NS Equipo e Implementos SA De CV

Teléfono:+52 1 222 40552323

País:México

SeguidoresSiguiendo484
NS Equipo e Implementos SA De CV ha hecho una publicación
22-abr-2020 (hace 1 años 3 meses 6 días)

CONSIDERACIONES EN LA ALIMENTACIÓN DE LA HEMBRA EN GESTACIÓN.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Por: MVZ Jorge Perea | Coach en Producción.

En esta ocasión, hablaremos de los diferentes sistemas de alimentación, dando por sentado que al hablar de Nutrición, cada compañía de genética tendrá sus propias recomendaciones sobre el balance de los nutrientes que componen la ración y cada empresa tendrá un nutriólogo que realizará los ajustes pertinentes de acuerdo a los ingredientes que se encuentren disponibles. Estando las dietas en manos de expertos nos resta solamente “Proporcionar las cantidades de alimento en tiempo y forma a nuestras hembras”. A esto llamamos el proceso de alimentación de la marrana gestante.

Durante muchos años hemos seguido el modelo Americano, que consiste en alimentar a las marranas con más o menos 2 a 2.5 kilos como base durante toda la etapa de gestación y solamente al final, en las últimas 2 a 3 semanas se incrementa medio kilo, para darle más peso al lechón. La idea era solamente que las marranas entrarán en buena condición para parir, y que el costo no fuera muy alto, dándole al lechón un poco de oportunidad de ganar peso en su última etapa.

Este plan de alimentación tenía la flexibilidad de ofrecer un extra a las marranas delgadas, y restringir un poco a las gordas. Entonces comprendemos que la evaluación de la condición corporal es muy importante.

En general en Latinoamérica tenemos 4 fallas graves en el proceso de Alimentación de Hembras Gestantes.

1.- No definimos cual sistema utilizar para evaluar la condición corporal. (Entonces no lo hacemos)

2.- No pesamos el alimento, ni lo comparamos con nuestros cucharones o las cajas del sistema automático.

3.- No distinguimos la alimentación de las primerizas.

4.- No Evaluamos resultados.

 

1.- Aunque existen sistemas más complicados y costosos y posiblemente más exactos, para fines prácticos yo recomiendo utilizar el sistema visual de 5 puntos.

La diferencia es que lo recomiendo usar con un Caliper, para eliminar la subjetividad del sistema visual, y hacerlo más práctico y funcional.

2.- Recomiendo ampliamente pesar el alimento de nuestros cucharones, o de nuestras cajas del sistema automático, al menos 4 veces al año, para ajustar y proporcionar la cantidad de alimento correcta. He detectado diferencias hasta de 800 gr. por caja. En una granja de 1,000 marranas con un promedio de 750 hembras gestantes con un gasto extra de solo .500 gr, el excedente de alimento gastado por año serán de 137 Toneladas. Casi un millón de pesos anuales tirados a la fosa. (Las básculas deben estar calibradas.)

3.- Las primerizas deberán consumir alimento diferente, puesto que además de mantener la gestación, estas seguirán creciendo y más aún las hembras hiper-prolíficas, deberán llegar a parto con 20 a 22 mm de grasa dorsal.

4.-Evaluar los procesos de alimentación debe incluir la conversión del sitio uno, cuantos kilos de alimento ingresan y cuantos kilos de lechón salen. Además de medir el porcentaje de hembras en baja condición y el porcentaje de hembras pasadas de condición, estas hembras serán improductivas, así que ésta medición debe estar muy relacionada con la productividad de la granja. (Debemos hacerla al menos 4 veces al año.)

 

ESTRATEGIA:

La Alimentación de las Hembras Hiper-prolíficas, requiere que pongamos más atención al detalle.

La nueva estrategia para alimentar de acuerdo al tercio de gestación.

Primer Tercio. (1 a 35 días,) la alimentación base debe ser 2.5 kilos, o lo que el nutriólogo recomiende para esta etapa, donde se pretende recuperar a las hembras de la desgastante etapa de lactancia. Es importante no sobre alimentar a las hembras que están pasadas de peso, ya que el calor metabólico que generan es suficiente para quemar los embriones aún no fijados  al útero.

Por el contrario las hembras delgadas muchas veces continúan en catabolismo, por lo que necesitan el extra de alimento para hacer el cambio hacia el anabolismo y comenzar a recuperar sus reservas corporales cuanto antes.

Esta etapa es perfecta para ajustar la alimentación y estabilizar la condición corporal del grupo.

Se recomienda medir con Caliper una vez cerrado el grupo de montas y ajustar la cantidad de alimento de acuerdo a la tabla anexa.

Las hembras en buena condición deberán mantenerse como están.

La recomendación para esta etapa es

Se recomienda volver a medir a todas las marranas del grupo al concluir los 35 días de gestación, que coincide al diagnóstico de preñez, y muchas veces con la entrada de hembras a corrales. Por lo que se hace más importante que se tenga éxito en ésta primera etapa.

El éxito es tener al 95 % de las marranas entre 2.5 a 3.5 de condición corporal.

 

Segundo Tercio (35 a 90 días de preñez).

Este Tercio es lo que llamamos de Mantenimiento, tanto la hembra, como los embriones no son  exigidos metabólicamente, por lo que solamente se requiere mantener el metabolismo basal, y responder a las inmunizaciones. La cantidad de alimento en general se reduce casi 800 gr para evitar engrasamiento innecesario y un costo extra. Solamente las hembras  que aún no están en óptimas condiciones deben alimentarse diferente. Normalmente es sólo un 5%.  También se debe basar en la tabla anterior.

 

Último Tercio (90 a 114 días de preñez)

En este último tercio la cantidad adicional de alimento que se requiere, es muy importante para el crecimiento de los lechones, y para el desarrollo de la glándula mamaria. El alimento se incrementa casi un kilo en esta etapa. El objetivo es tener el 90 % de las hembras entre 3 a 3.5

Decaluwé et al. (2013, 2014), encontraron que la producción de calostro es dependiente del nivel alimenticio y condición corporal de la cerda. El aumento en el crecimiento de la glándula mamaria y células epiteliales durante el último tercio de la gestación determina la producción láctea. Por ello, es importante mantener una buena condición corporal para no comprometer la formación y desarrollo de las células secretoras que, a su vez, afectan la producción de calostro y de leche.

Aunque existen muchos documentos e investigaciones que decretan que el extra alimento no influye en el peso al nacimiento de los lechones, estos estudios no contemplan la mortalidad perinatal, ni la siguiente gestación, ya que los lechones crecen de todas maneras, y lo pueden hacer mediante el alimento extra proporcionado a la marrana, o bien comenzando el catabolismo de la marrana prematuramente aun en la gestación, lo que repercutirá gravemente en una perdida exagerada de condición de la hembra durante la lactación, afectando a los ciclos siguientes. Así que es muy recomendable adicionar este alimento en las últimas semanas de gestación.

 

EL TIP: Alimentar debe tener un objetivo. Poner el alimento en los comederos es simplemente la tarea, el objetivo es transformar el alimento en kilos de lechón, manteniendo a la hembra en condiciones para que siga siendo eficiente por el mayor tiempo posible.

Saludos.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
3 me gustacomenta