Ceva Salud Animal | Cono Sur

Teléfono:+5491156675807

País:Argentina

SeguidoresSiguiendo2017
Ceva Salud Animal | Cono Sur ha hecho una publicación
06-abr-2021 (hace 5 meses 16 días)

Coglapix. Uso racional de antibióticos

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
El uso racional de antibióticos para el tratamiento de enfermedades bacterianas tiende a considerar la prevención mediante vacunas eficaces como una solución adecuada.

La pleuroneumonía porcina, producida por Actinobacillus pleuropneumoniae es una enfermedad que causa importantes pérdidas económicas a nivel mundial.

El tratamiento y control se realiza frecuentemente con grandes cantidades de antibióticos, y puede resultar en muchas ocasiones decepcionante, debido a recidivas frecuentes o falta de eficacia.

El uso racional de antibióticos para el tratamiento de enfermedades bacterianas tiende a considerar la prevención mediante vacunas eficaces como una solución adecuada para mantener una producción porcina sostenible.

Diseño de la prueba nº 1

El estudio 1 se llevó a cabo en un criadero austríaco de 1.000 cerdos de una sola procedencia con problemas respiratorios y un uso relativamente alto de antibióticos.

En junio de 2017 un grupo de cerdos fue evaluado en relación con el uso de antibióticos, la salud pulmonar en el matadero (según la metodología de puntuación del Ceva Lung Program) y la mortalidad.

Los pulmones mostraron lesiones dorsocaudales fuertemente indicativas de App. Se logró aislar Actinobacillus pleuropneumoniae de estos pulmones y los cultivos fueron remitidos para realizar el serotipado que resultó ser el serotipo 2. Se decidió entonces vacunar al siguiente lote de cerdos con Coglapix. Los animales se vacunaron a las 7 y a las 10 semanas de vida, se evaluaron los parámetros al final del cebo y se compararon los resultados.

Resultados de la prueba nº 1

El uso de antibióticos (amoxicilina y enrofloxacina) en el grupo no vacunado ascendió a 12,26 g por cerdo (n=288), mientras que en el grupo vacunado este valor descendió a 0,07 g por cerdo (n=130). La mortalidad en el grupo no vacunado fue del 1,04 %, mientras que en el grupo vacunado se situó en el 0,77 % (p>0,05) (Tabla 1).

                             

Resultados en matadero

En el matadero, los pulmones de los cerdos no vacunados presentaron una frecuencia significativamente mayor (p<0,05) de pleuritis dorsocaudal que los pulmones de los cerdos vacunados: el porcentaje de pulmones afectados fue del 48 % (n=121) y el índice APP de 1,19 en el grupo no vacunado, mientras que en el grupo vacunado el porcentaje de pulmones afectados se redujo al 2 % (n=99) y el índice APP a 0,05. (Tabla 2).

                                          

Diseño de la prueba nº 2 

El estudio 2 tuvo lugar en un cebadero afectado por A. pleuropneumoniae Se examinaron en paralelo tres grupos de cerdos de la misma procedencia. El grupo 1 (n=60) no recibió tratamiento profiláctico. El grupo 2 (n=224) recibió profilaxis vacunal  con . Y el tercero (n=75) recibió tratamiento antibiótico preventivo en el pienso (amoxicilina). A los grupos 1 y 3 se les administraron antibióticos inyectables frente a sintomatología respiratoria y cojeras (amoxicilina, penicilina-estreptomicina) y al grupo 2 para las cojeras (amoxicilina). Se registraron los signos clínicos y la mortalidad. El uso de antibióticos se expresó mediante la cantidad de principio activo recibida a diario por cada animal.

 

En el matadero se evaluaron los pulmones siguiendo la metodología Ceva Lung Program. Entre otros parámetros, en los pulmones de cada grupo se evaluó la frecuencia relativa de  pleuritis dorsocaudal y el índice App (APPI).

Resultados de la prueba nº 2

Al acabar la prueba se recogieron los datos de consumos de antibióticos de los tres grupos y se comprobó que el consumo más elevado se había producido en el grupo 3, seguido del grupo 1 y finalmente el grupo vacunado con Coglapix (fig 1.). La mortalidad también resultó ser mayor en el grupo 3 (1,33 %), seguido del grupo 2 (0,89 %) y del grupo 1 (0,00 %). En cuanto a las pleuritis dorsocaudales fueron significativamente menores en el grupo vacunado en comparación con los otros dos (p<0,0001) (fig.2).

                    

                             

                                                                      

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
3 me gustacomenta