Biomin Latinoamérica

Teléfono:

País:Brasil

SeguidoresSiguiendo50
Biomin Latinoamérica ha hecho una publicación
27-ago-2021 (hace 25 días)

¿Cómo la zearalenona afecta el desempeño reproductivo de cerdos?

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Descubre cómo la ZEN afecta negativamente el potencial reproductivo de los cerdos, los signos y síntomas que indican problemas en el rebaño, y las acciones que se puede tomar.

El desempeño reproductivo es fundamental para el éxito económico de las operaciones de producción de cerdos. Si se presentan problemas reproductivos, los productores sufren tremendas pérdidas debido a la reducción del número de lechones. Además, tanto al determinar la causa de la disminución del desempeño reproductivo como al implementar medidas correctivas se puede incurrir en altos costos.

La zearalenona (ZEN) puede tener un gran impacto en el desempeño reproductivo de cerdos debido a sus efectos estrogénicos (Zinedine et al., 2006). Por lo tanto, la ZEN debe siempre considerarse como un diagnóstico diferencial en caso de trastornos reproductivos. Comprender cómo la ZEN daña la reproducción de los animales, estar consciente de qué síntomas buscar y saber cómo prevenir los problemas antes de que ocurran es fundamental para maximizar el desempeño y las ganancias en las operaciones de cerdos.

Esto significa que la contaminación del alimento con ZEN y otras micotoxinas relevantes debe supervisarse sistemáticamente. Tener un profundo conocimiento de la carga de toxinas en un lote específico de alimento es la base para revisar las estrategias de gestión del riesgo de micotoxinas. Si procede, cambios en la dosis o producto pueden realizarse en base a los resultados.

Efectos de ZEN sobre el desempeño reproductivo de cerdos

Los cerdos son la especie de animales de producción más afectada por los efectos estrogénicos de la ZEN. La ZEN se adhiere a receptores específicos de estrógeno y simula los efectos de esta hormona (Osweiler, 2000). Posteriormente, el sistema endocrino se ve afectado, lo que conduce a resultados diferentes en función del sexo, edad y estado reproductivo. La alta susceptibilidad de los cerdos a la ZEN puede deberse al menos en parte a sus vías metabólicas, llevando al metabolito más estrogénico α-ZEL (Biehl et al., 1993; Malekinejad et al. 2006). En realidad, los primeros registros publicados de hiperestrogenismo, que retrospectivamente se supone que ha sido causado por ZEN, se hicieron en cerdos (MacNutt et al., 1928; Pullar y Lerew, 1937; McErlean, 1952).

La Comisión Europea (CE) identificó el riesgo procedente de la ZEN y definió umbrales de referencia para alimentos complementarios y completos (2006/576/EG). Las diferencias de susceptibilidad en los diferentes grupos de edad se reflejan en los niveles de orientación, que son 100 (cerdas jóvenes y lechones) y 250 ppb (cerdas y cerdos de engorde), respectivamente.

Figuras 1a+1b: Comparación del útero de cerdas jóvenes.

         

           Figura 1a: Cerda expuesta a la ZEN                    Figura 1b: Cerda alimentada con dieta no contaminada

La presentación clínica en cerdas es extremadamente variable dependiendo de la etapa del ciclo reproductivo en la que se ingiere la ZEN, de la dosis y de la duración de la exposición (Osweiler, 2000). Especialmente, aunque no exclusivamente, el sistema reproductivo de cerdas sexualmente inmaduras también se ve afectado por esta sustancia estrogénica, con efectos que incluyen:

  • Hinchazón y enrojecimiento de la vulva (Christensen et al., 1972; Edwards et al., 1987; Obremski et al., 2003; Zwierzchowski et al., 2005; Teixeira et al., 2011; Oliver et al., 2012; Grenier et al., 2019)
  • Aumento del tamaño y peso del tracto genital (Figuras 1a y 1b) (Christensen et al., 1972; Oliver et al., 2012; Chen et al., 2015; Zhou et al., 2018)
  • Alteración de la estructura histológica del tracto genital (útero y ovarios) (Gajecka et al., 2012; Chen et al., 2015; Zhou et al., 2018)
  • Alteraciones del desarrollo fisiológico de los folículos (Obremski et al., 2003; Zwierzchowski et al., 2005; Gajecka et al., 2011; Yang et al., 2018)
  • Impacto negativo en la maduración de los ovocitos y desarrollo embrionario (in vitro) (Alm et al., 2006)

Figura 2: Hiperestrogenismo juvenil en la progenie de cerdas expuestas a la ZEN.
©Traunkreis Vet Clinic, Ried im Traunkreis

Los efectos negativos de la ZEN también pueden observarse en cerdas sexualmente maduras. La presentación clínica varía en función de la etapa del ciclo reproductivo en la que se ingiere la ZEN, de la dosis y de la duración de la exposición, pero incluye:

 

  • Retraso del primer estro (Edwards et al., 1987)
  • Prolongación del intervalo destete-estro (Edwards et al., 1987; Young et al., 1990)
  • Infertilidad (Chang et al., 1979)
  • Estro constante (Chang et al., 1979)
  • Pseudo-preñez (Chang et al., 1979; Etienne y Jemmali, 1982; Young y King, 1986)
  • Hiperestrogenismo juvenil de la progenie (Figura 2) (Chang et al., 1979)
  • Menor peso de la progenie (Chang et al., 1979)
  • Reducción del número de fetos o embriones vivos por cerda (Young et al., 1990, Kordić et al., 1992)
  • Mayor mortalidad embrionaria (Young et al., 1990)
  • Degeneración de los blastocistos (Long et al., 1992)
  • Aborto (Kordić et al., 1992)
  • Inhibición de la maduración de los folículos preovulatorios (Osweiler, 2000)

Presentación en verracos

Además del impacto de la ZEN en hembras, se han reportado efectos negativos de la micotoxina sobre el desempeño reproductivo de verracos. Sus efectos observables incluyen:

  • Reducción de la libido (Berger et al., 1981)
  • Reducción del nivel plasmático de testosterona (Berger et al., 1981)
  • Reducción de la motilidad espermática (Young y King, 1986; Bielas et al., 2017)
  • Aumento del tamaño de las glándulas mamarias (feminización) (Revisado por Liu y Applegate, 2020)
  • Atrofia de los testículos (Christensen et al., 1972; Revisado por Liu y Applegate, 2020)

El impacto se debe posiblemente a la reducción de la producción de testosterona por las células de Leydig (productoras de la hormona) en los testículos (Yang et al., 2007).

Figura 3: Espermatozoides expuestos a la ZEN: Diferenciación basada en fluorescencia en espermatozoides vivos (flecha) y muertos (forma de estrella) (Tassis et al., 2020)

Además de los efectos observables en verracos, algunos efectos directos de la ZEA sobre los espermatozoides se comprobaron in vitro (Figura 3), como:

  • Reducción de la motilidad espermática (Tsakmakidis et al., 2006; Tassis et al., 2020)
  • Aumento de las anomalías de la cabeza de los espermatozoides (Tassis et al., 2020)
  • Disminución de la viabilidad de los espermatozoides (Figura 3) (Tsakmakidis et al., 2006; Benzoni et al., 2008; Tassis et al., 2020)
  • Alteración de la funcionalidad de la membrana espermática (Tassis et al., 2020)
  • Alteración de la estabilidad de la estructura de la cromatina (Benzoni et al., 2008)
  • Efecto negativo sobre la reacción acrosómica (Tsakmakidis et al., 2006)

Esto puede estar mediado por la adherencia de la ZEN a los receptores de estrógeno presentes en los espermatozoides, como ha sido reportado por Rago et al. (2007).

Ocurrencia de ZEN en alimentos para cerdos en Asia

La Encuesta Mundial de Micotoxinas de BIOMIN revela que la ZEN es la tercera micotoxina más prevalente en Asia, después de la fumonisina (FUM) y del deoxinivalenol (DON). En los últimos 10 años, la prevalencia de muestras positivas para ZEN era de aproximadamente el 50%, pero en los últimos tres años pasó al 65-72%, siguiendo la tendencia de otras micotoxinas de Fusarium (Figura 4). La concentración media durante el mismo período de tiempo varió entre 108 y 415 ppb. El maíz y la soja están entre los commodities más contaminados, con prevalencias del 77% y 62%, respectivamente.

Dado que el alimento balanceado es una mezcla de diferentes materias primas con distintos grados de contaminación, la prevalencia de ZEN sigue siendo elevada y se ha registrado como el 71% de las muestras positivas en 2020 (Figura 4). Especialmente en años de condiciones climática favorables para el crecimiento fúngico y producción de toxinas, normalmente resulta difícil comprar alimentos no contaminados. La reducción de la carga de toxinas a través del uso de productos detoxificantes comprobados constituye la última línea de defensa contra los metabolitos tóxicos.

Figura 4: Tendencias de la ZEN en Asia en los últimos 10 años. Las barras representan las muestras positivas; la línea gris indica las concentraciones medias (en ppb) en los diferentes años. Fuente: Encuesta de Micotoxinas de BIOMIN.

Problemas con la contaminación por ZEN en bajos niveles

Es importante saber que bajos niveles de micotoxinas, normalmente inferiores a los límites reglamentarios de la UE, pueden afectar negativamente el desempeño de cerdos. Esto puede deberse a:

  • Ocurrencia combinada con otras micotoxinas
  • Subestimación de la carga de toxinas
  • Trastornos multifactoriales
  • Fitoestrógeno

Puedes seguir leyendo el artículo aquí.

¿Te gustaría participar en el evento en el que Biomin presentará su nueva solución para la ZEN? Haz click aquí.

                                                                                   

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
me gustacomenta