Alltech Chile

Teléfono:+56 9-52170784

País:Chile

SeguidoresSiguiendo130
Alltech Chile ha hecho una publicación
19-jul-2021 (hace 6 días)

10 signos de advertencia de la presencia de micotoxinas en sus cerdos

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Con la detección temprana de los riesgos, se pueden adoptar las medidas necesarias para mitigar el impacto de las micotoxinas sobre el sistema inmune de sus cerdos.

¿Por qué las micotoxinas son un problema en la producción porcina?

Las micotoxinas son sustancias producidas por los hongos filamentosos (mohos) que están siempre presentes en la naturaleza y, en condiciones propicias, tienen el potencial de contaminar casi todos los ingredientes utilizados en las dietas para los cerdos. Las micotoxinas no crecen únicamente por determinados mohos, lo que significa que distintas especies de hongos pueden generar la misma micotoxina. Además, encontramos algunos géneros de hongos que producen numerosos tipos de micotoxinas. Si bien la presencia dominante de una sola micotoxina puede perjudicar el bienestar animal; igual bajos niveles de múltiples toxinas  pueden provocar problemas más serios.

Los mohos crecen utilizando los nutrientes de las plantas o de las materias primas contaminadas que ellos mismos infectan (lo que disminuye su valor nutritivo y cambia su sabor y/o su olor). Sin embargo, las micotoxinas producidas por ellos representan un riesgo mucho mayor para los animales, siendo los cerdos, la especie más sensible a esta contaminación. La mayoría de las guías de los organismos reguladores, dan a conocer los niveles seguros de cada micotoxina. No obstante, estos no toman en cuenta los efectos acumulativos de una exposición a múltiples micotoxinas presentes en una ración, que se ha demostrado hoy en día.

¿Qué impacto tienen las micotoxinas sobre los cerdos?

Las micotoxinas deterioran la integridad de las células y de los tejidos en los cerdos, lo que provoca un desequilibrio que perjudica diferentes sistemas fisiológicos. Esto produce un mal funcionamiento de los órganos; lo que conlleva a un deficiente desempeño animal, una depresión del sistema inmune y una reducción del estado de salud. Además, la mayoría de las micotoxinas pueden causar una toxicosis aguda en los cerdos, pero con mayor frecuencia una toxicosis crónica. Asimismo, muchos tipos de toxinas son conocidas por sus efectos toxicológicos propios y pueden causar determinados síntomas (dependiendo de la especie, sexo, edad, nivel de contaminación, tiempo de exposición, etc.).

¿Cómo manejar las micotoxinas en la producción de cerdos?

Una contaminación por micotoxinas no es una condición invariable, ya que experimenta cambios dinámicos a diario. Además, debido a la naturaleza invisible de estos compuestos tóxicos, incluso sin indicios visibles de la presencia de mohos, puede haber una amenaza de contaminación; lo que hace que la detección sea más compleja.

Adoptar una estrategia de prevención permanente y bien implementada ayudará a mitigar los efectos negativos de esta amenaza. Esta deberá basarse en los principios del Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés): que abarca el proceso completo de abastecimiento del alimento balanceado, alojamiento, manejo de la granja y control del estado de salud de los animales.

Con la detección temprana de los riesgos, se pueden adoptar las medidas necesarias para mitigar el impacto de las micotoxinas sobre el sistema inmune de sus cerdos y así proteger la rentabilidad de su producción.

Le presentamos 10 signos de advertencia que todo productor porcino debe vigilar:

  • Mohos visibles en los ingredientes del alimento balanceado

Los mohos pueden crecer antes o después de la cosecha, o durante el almacenamiento; y contaminar así casi todos los ingredientes utilizados en el alimento balanceado de los cerdos. Por lo que debemos estar atentos a una posible contaminación durante la producción, el transporte y la distribución de las dietas. Algunas veces, la infección por mohos es visible, lo que le permite determinar el riesgo potencial y adoptar medidas preventivas.

Sin embargo, las micotoxinas no son visibles a simple vista; por lo que se requiere tecnologías especializadas de detección. 

  • Cambio en los parámetros de desempeño

Con frecuencia no percibimos los signos de la presencia de micotoxinas en los animales, hasta que ya están afectando negativamente su desempeño. Un registro de datos basados en mediciones detalladas y precisas proporciona un buen punto de partida para analizar el problema correctamente y desarrollar una estrategia de prevención eficaz.

Una ligera fluctuación en la tasa de conversión alimenticia puede provocar fácilmente considerables pérdidas económicas (este es solo un ejemplo de los diferentes parámetros de desempeño que puede señalarle la posible presencia de micotoxinas).

  • Reducción de la ingesta de alimento

Muchas veces, la sola presencia de mohos puede producir cambios desfavorables en la palatabilidad y/o en el olor del alimento balanceado. Pero en muchos otros casos, sus metabolitos secundarios tóxicos afectan directamente el apetito de los cerdos. En casos más graves, el rechazo de la dieta es total o presenciamos un hozar intenso del animal al comer.

Con mucha frecuencia, además, una ligera caída en el consumo diario de alimento genera una reducción importante del desempeño del cerdo (especialmente en la ganancia media diaria de peso). Por lo que todos los días se debe realizar un control del consumo de alimento.

  • Heces sin consistencia

Signos más visibles de enfermedades entéricas en un lote numeroso e, incluso, acompañados de una consistencia irregular de las heces (incluyendo el cambio de la excreta ligeramente blanda a una textura muy acuosa con sangre o con alimento balanceado no digerido) pueden indicar el desafío de una contaminación por múltiples micotoxinas.

La gravedad de algunos patógenos (como E. coli, Salmonella spp., Lawsonia spp. o Serpulina spp.) también puede aumentar y exacerbar el efecto de las micotoxinas

  • Fallas reproductivas

Una contaminación por múltiples toxinas en el alimento balanceado puede provocar descensos inesperados del rendimiento reproductivo. Además, las cerdas nulíparas (primerizas), los verracos y las cerdas multíparas pueden verse también afectados negativamente. Mientras que los lechones pueden mostrar signos de una exposición intrauterina a las micotoxinas (dada a través de la vulvovaginitis o la necrosis mamaria). Los verracos, por su lado, pueden presentar una disminución tanto de la libido como del número de espermatozoides.

El celo irregular en las cerdas, o un mayor intervalo entre el destete y el estro, deben ser considerados como problemas potenciales relacionados. Asimismo, un aumento del número de mortinatos, un tamaño de la camada menor de lo normal, o una reducción de la vitalidad de los lechones; pueden contarse entre los signos de una contaminación por micotoxinas. Una menor producción láctea de la cerda también puede provocar un comportamiento productivo deficiente en los lechones. Además, las micotoxinas se pueden transmitir al lechón a través de la leche.

  • Cerdos deprimidos

Este es uno de los aspectos donde es más difícil determinar los efectos perjudiciales de una ingesta de micotoxinas. Sin embargo, un aumento en el número de animales sacrificados y una mayor mortalidad pueden indicarnos posibles problemas causados por micotoxinas en el ganado porcino. Asimismo, un bajo éxito de los programas de vacunación, un aumento de los brotes de infecciones por patógenos o simplemente un aumento de los gastos médicos; pueden significar también problemas relacionados con la toxicosis.

  • Mayor incidencia de prolapso

Un aumento de prolapsos rectales y/o urogenitales puede indicar enseguida un problema de micotoxinas. Si bien podrían existir otras causas para estos signos, el prolapso es uno de los cuadros clínicos que se asocia con más frecuencia a la ingestión de micotoxinas en los cerdos.

Además, las alteraciones de los ligamentos que sostienen a los órganos son otro efecto directo. Mientras que una diarrea frecuente producida por la aflicción abdominal es uno de los efectos indirectos más comunes.

  • Comportamiento alterado del cerdo (vómitos)

El letargo o, incluso, un estrés visible en lotes grandes de animales pueden estar relacionados con dietas contaminadas por micotoxinas. Masticación con la boca vacía, saliva espumosa alrededor de la boca y (con más frecuencia) un aumento de vómitos; pueden indicarnos un problema potencial de micotoxinas.

  • Mayor sensibilidad de la piel

Un aumento de la sensibilidad de la piel (que da lugar a lesiones cutáneas en la parte superior de las orejas o en las colas) puede deberse a la participación de varios factores. Pero una contaminación por micotoxinas no debe descartarse como una posible causa.

  • Caída en los parámetros de desempeño porcino

Diversos estudios científicos han ido demostrando los efectos negativos de las micotoxinas en el desempeño animal. Sin embargo, no siempre es evidente este impacto en el ganado porcino.

La pérdida de homogeneidad en lotes de la misma edad, ligeros cambios en la ingesta diaria de alimento y en los parámetros de crecimiento, o una menor eficiencia alimenticia; pueden señalar un problema sutil de micotoxinas y dar como resultado importantes pérdidas económicas. Además, cambios repentinos más graves como una mayor mortalidad, podrían indicar una contaminación aguda y deben ser analizados inmediatamente.

Detección y mitigación

Las micotoxinas son un problema inevitable en la producción porcina; y no existe actualmente un método efectivo para eliminar su presencia por completo. Sin embargo, esto no significa que no puede hacerse nada para mitigar sus efectos adversos.

Alltech proporciona una serie de tecnologías de detección de última generación, que le permite a los productores conocer la amenaza oculta de las micotoxinas en su alimento balanceado.

¿Busca un análisis rápido y preciso para la detección de las micotoxinas?

Con Alltech® RAPIREAD™ los porcicultores cuentan con una tecnología para una rápida detección de las micotoxinas. Es ideal para identificar hasta siete de las principales micotoxinas presentes en los ingredientes individuales del alimento balanceado. Alltech® RAPIREAD™ comprende tanto herramientas en línea como el dispositivo de análisis integrado Raptor® de Neogen. Esta plataforma de pruebas rápidas proporciona análisis detallados junto con recomendaciones prácticas en tiempo real, que están respaldadas por datos confiables.

¿Desea un análisis completo del riesgo de las micotoxinas?

Para los productores que buscan conocer el estado general de los contaminantes presentes en las raciones de sus explotaciones pecuarias, la prueba de análisis de micotoxinas Alltech 37+® puede mostrar los distintos riesgos ocultos de una contaminación.

Siendo la piedra angular del programa de Manejo de Micotoxinas de Alltech, esta prueba de análisis –realizada en los laboratorios de la compañía– examina muestras de alimento balanceado, pudiendo identificar hasta 54 tipos de micotoxinas.

¿Desea mitigar el impacto negativo de las micotoxinas sobre sus cerdos?

Después de identificar a las micotoxinas que están contaminando las materias primas o el alimento balanceado de sus cerdos, el siguiente paso consiste en mitigar sus efectos adversos a través de la inclusión de un adsorbente de micotoxinas –como Mycosorb A+® de Alltech– en la dieta de sus animales. Mycosorb A+® reduce de forma rápida la absorción de múltiples micotoxinas en los cerdos, contrarrestando los riesgos para la salud y el desempeño animal; que están asociados con el daño ocasionado por las micotoxinas.

Los problemas relacionados con las micotoxinas no siempre son fáciles de identificar en los animales, sin embargo, existen algunos signos clave que nos deben alertar y, para ello, contamos con herramientas eficaces para contrarrestar este desafío.

Regístrese para descargar el póster de un protocolo que nuestros expertos en micotoxinas han elaborado para guiarlo en la revisión diaria de su producción porcina, en busca de signos de potenciales problemas provocados por las micotoxinas.

                          

 

                                                                   

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
me gustacomenta