PROINSERGA

 DOLORES FUERTES DE CABEZA

1 28-jun-2007 22:17 (hace 9 años 5 meses 9 días)


Vacas flacas en el porcino
La crisis de Proinserga deja al descubierto los frágiles equilibrios de un sector que ha venido nadando en la abundancia y para el que se vaticina una severa reestructuración
FERNANDO ARANGUREN/SEGOVIA

Varios cochinillos durmiendo en una granja de ganado porcino. / AP

ImprimirEnviar


Publicidad



La más brillante página de la historia económica de la provincia, Proinserga, podría cerrarse con un clamoroso borrón. Su futuro y el de una ingente cantidad de sectores -ganadería, agricultura, veterinaria, transporte y servicios varios- penden de la inyección financiera de 40 millones de euros que en créditos y avales ha prometido la Junta de Castilla y León para salvar una crisis que en menos de un año podría enterrar el trabajo de cuatro décadas.

«Nos hemos metido como sardinas en un mar de tiburones». dice el vicepresidente de Proinserga Inversiones, Daniel Manso, de 34 años, en el primer reconocimiento público de los errores cometidos por el principal grupo empresarial segoviano y segundo de España en producción y comercialización de porcino. Es también, la primera muestra de humildad de una empresa que hoy, con nuevos gestores al frente, admite una trayectoria «prepotente» que le ha distanciado de la sociedad segoviana.

ORÍGENES

EL PAPEL DE ABRIL MARTOREL

Éxito, desmesura y saturación

La nueva dirección intenta, contrarreloj, enderezar el rumbo económico torcido en los últimos años al tiempo que la imagen de una sociedad cuya historia empezó a escribirse en la segunda mitad de la década de los 60, impulsada por el ingeniero agrónomo destinado en Segovia por el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (Iryda) Fernando Abril Martorell, quien años más tarde y siguiendo la estela política del que fuera gobernador civil de la provincia, Adolfo Suárez, llegaría a ser vicepresidente económico del primer Gobierno democrático de España.

Concibe Abril el Plan Pirón para, mediante la creación en régimen de semicooperativas de granjas de porcino, ofrecer a los agricultores de la zona centro de la provincia una alternativa con la que complementar sus depauperadas rentas. El éxito es tal y tan rápido que, a los pocos años, en 1968 nace, con 22 socios y un capital social de 5,5 millones de pesetas, el Grupo Sindical de Colonización nº 10.601 Proinserga, (Promoción e Integración de Servicios Ganaderos) con el objetivo de cubrir las necesidades de alimentación, veterinaria y genética de los nuevos ganaderos.

Los primeros treinta años son de vertiginoso y sostenido crecimiento. Aumentan los socios hasta los 280 actuales, las granjas y las necesidades; se multiplica la capacidad productiva de la fábrica de piensos de Fuentepelayo inaugurada en 1971 -el año pasado produjo 400.000 toneladas-; se amplían los servicios de genética y nacen los de inseminación. Se combaten y erradican las enfermedades -con el paréntesis de la peste porcina clásica de 1995- y se logran unos índices de producción inimaginables. Los beneficios se disparan.

Son los años de la desmesura. Las creaciones de granjas se deciden en una tarde durante una partida de cartas en el bar de un pueblo o en una noche de copas en la barra de un local de la avenida Fernández Ladreda de Segovia. Dentro o fuera de Proinserga el sector se multiplica y llegan a él, tanto modestos hombres de campo como inversionistas ajenos al medio rural atraídos por los elevados márgenes de beneficios. Sobreviene la ostentación: las casas-museo del medio rural, los pisos en Segovia, Madrid y la costa y los coches de lujo. Pagan al contado, con voluminosos fajos de billetes que codician los promotores inmobiliarios necesitados de liquidez para acabar unos pisos que los ganaderos consiguen así más baratos.

Pero el mercado del porcino comienza a complicarse. Empieza a sobrar carne en España y también en Europa; los márgenes se estrechan y los precios entran en fases cíclicas donde se alternan ganancias y pérdidas. «No puedes parar, si lo haces es para cerrar. Sacas y metes animales cada semana confiando en la bonanza de un mercado complejo donde el cliente final está muy lejos de las granjas, comprando en los pasillos de las grandes superficies y en las carnicerías», explica Manso.



OTRA GESTIÓN

Llega Martín Bustamante

Profesionalización y diversificación

Proinserga decide profesionalizar la cada vez más compleja gestión de una cooperativa que se transforma en sociedad anónima. Es cuando, en 1996, entra en escena Gustavo Martín Bustamante - hermano la que fuera gobernadora civil del PSOE en Segovia-, quien es fichado como director general y empieza a especializar y parcelar la actividad. Es así como nace Incoporc, dedicada a la comercialización de los animales, y más tarde Proinserga Inversiones (Pisa) con dos áreas, una ganadera y otra cárnica. A la primera se adscriben nuevas inversiones, como Digesnor, la planta de eliminación de cadáveres de animales de Navas de Oro; Arc Profeed, que fábrica piensos para primeras edades en Guadalajara y Pigchamp, dedicada a investigación y desarrollo, entre otras. También Castileón 2000, en Guardo (Palencia), una macroexplotación con 7.500 reproductoras en ciclo cerrado que produce 150.000 animales al año. Se adquiere en el 2003, en suspensión de pagos, a un ex socio de Proinserga, con 80 trabajadores y una deficiente productividad corregida en tres años de gestión, pero afectada por el \'tsunami\' financiero que atenaza al grupo desde hace un año.

La operación palentina establece el primer contacto comercial entre la compañía segoviana y la todopoderosa Campofrío de Burgos. Las hasta entonces tibias relaciones entre ambas sociedades se funden en un acuerdo por el que Proinserga Inversiones adquiere al grupo burgalés Primayor Foods, una red de ocho mataderos distribuidos por toda España. «Fueron ocho meses de negociaciones con cara de póker», recuerda Manso y, al final, la operación, que se cierra en enero del 2004. El caramelo envenenado sale casi gratis. Proinserga sabe que, en su conjunto, los mataderos son una ruina, que solo merece la pena mantener los de Burgos, Murcia y Lérida y que el resto, los de Zaragoza, Valencia, Jaén,Albacete y Teruel, es mejor venderlos o cerrarlos e intentar especular con su valor inmobiliario.



LA COMPRA DE PRIMAYOR

Razones y consecuencias

La ruleta del infortunio

Pero el grupo segoviano tiene una importante razón para comprarlos: dar salida a la producción de sus socios, que supera el millón de cerdos. La saturación del mercado se hace notar y en septiembre del 2003 llega a cotas imposibles con 75.000 animales retenidos en las granjas por no tener comprador. «Nos quedamos en manos de los cuatreros de turno a los que, o vendes por debajo de costes, o te quedas con los animales, con los gastos que eso tiene, no solo de alimento, sino de penalización, porque, por encima de los cien kilos de peso, el kilo de carne de paga peor», explica el vicepresidente de Proinserga Inversiones.

Así pues, el grupo segoviano se decide a buscar salidas propias a los animales de sus socios con la división cárnica de Pisa. Meses antes había iniciado esta senda entrando en el accionariado de Alresa, la fábrica segoviana de embutidos de la marca El Acueducto, de la que ahora es única propietaria. Con más de trescientos trabajadores, procesa más de 10 millones de kilogramos de carne al año y tiene un matadero propio, Alfrese, con capacidad para sacrificar 250.000 cerdos al año.

Pero es insuficiente. Se integra en el proyecto del Centro Integral Cárnico (CIC) que proyecta construir un gran matadero con salas de despiece y fileteado en la provincia para satisfacer las necesidades de sacrificio y transformación de varias empresas ganaderas segovianas. Coincide este periodo con sus coqueteos con Campofrío, por lo que, para desesperación de otros impulsores de la iniciativa, se mantiene en CIC sin convicción, a la expectativa.

La definitiva compra de Primayor empuja a tomar dos decisiones de la que ahora se arrepienten: el abandono de CIC -lo que no impide que, liderada por Avigase, esté en construcción en el término municipal de Villacastín- y el cierre de Alfrese para trasladar los cerdos segovianos al moderno matadero de Burgos donde los costes de sacrificio son menores.

Crea Consorcio Ganadero para asociar en ella a los productores de las zonas de los restantes mataderos y garantizarse volumen de sacrificio en Lérida, Murcia, Jaén y Albacete. La operación aumenta la facturación de todo el grupo, que pasa de unos 130 millones anuales a 800 millones en el 2005, pero los beneficios se recortan por las pérdidas de los mataderos, cuyos cierres o ventas no se ejecutan a su debido tiempo por los directivos de la compañía.

Pero la situación de Primayor está sujeta con alfileres cuando en julio y agosto del 2006 sufre el boicot de los ganaderos leridanos y murcianos. Muchos de ellos abandonan Consorcio Ganadero y dejan de suministrar animales. Manso cree que la actitud obedeció a un problema de «regionalismo». «Les molestaba que la propiedad de los mataderos estuvieran en manos de una compañía de fuera y nos acogotan», explica.

La debacle corre en cascada y sacude los cimientos del grupo. Sin sacrificios no hay ventas, se corta el capital circulante y afloran las pérdidas de ejercicios anteriores. Primayor deja de pagar a Incoporc, ésta a los ganaderos, estos a Proinserga y ésta a todo el entramado de proveedores, especialmente a los cerealistas segovianos y castellanos.

La ruleta del infortunio está en marcha para todo el entramado, que pierde crédito bancario. Alresa no encuentra circulante para mantener su actividad ordinaria. Cierran los mataderos de Zaragoza y Valencia (que sufre un escape de amoniaco que es noticia de alcance nacional) y la sala de despiece de Mercamadrid; se venden los de Teruel y Murcia y el de Burgos retorna a Campofrío que era titular de su arrendamiento. Primayor, hoy en concurso de acreedores con una deuda de 60 millones, solo mantiene operativos los de Lérida, Jaén y Albacete.

BUSCANDO SOLUCIONES

Un fiasco y una tabla de salvación

En manos de la Junta

«El 14 de septiembre me llaman a la granja de Encinillas para que acuda a la sede de Segovia porque ha surgido un problemilla. Cuando llego el problemón es que no hay dinero para pagar a nadie. Desde entonces casi no he salido de las oficinas», relata Manso. Ese mismo mes se incorpora como segundo de Martín Bustamante, quien en noviembre cesa en Proinserga, S. A., para hacerse cargo de Proinserga Inversiones, en la que cesa meses más tarde.

Se diseña una operación a varias bandas para inyectar dinero y salvar el escollo. Se pide a los socios una aportación de capital de 20 millones, que se quedó en doce; a la Junta de Castilla y León que ponga catorce; a Madrigal, la sociedad de inversiones estratégicas que comparten las cajas de la región y la Administración regional, que entre con ocho, y se cuenta con el respaldo exterior del empresario vasco José Luis Arregui (Iberdrola, Gamesa, Ence) que está dispuesto a poner otros catorce millones. Pero Madrigal, presidida entonces por el director general de Caja Segovia -con la que Proinserga reconoce que no ha habido nunca buena química-, Manuel Escribano, pone unas condiciones «difíciles de aceptar» en opinión de Manso, al querer ubicar, primero en la dirección y luego en el accionariado, a un gestor de su confianza. Proinserga está dispuesta a tragar, pero Arregui se enoja y rompe la baraja.

Es de esta forma como, al día de hoy, la suerte de Proinserga, sus socios y sus proveedores depende en exclusiva de los 40 millones (28 este año y 12 en el 2008) prometidos por la Junta. Su destino: pagar deudas; recuperar la liquidez y la confianza de los bancos; poner a tono una actividad ganadera que sigue siendo rentable; reestructurar la planta y la plantilla de Alresa, en cuyo futuro se confía, y seguir enderezando el rumbo


 DOLORES FUERTES DE CABEZA

2 28-jun-2007 22:20 (hace 9 años 5 meses 9 días)


La deuda reconocida en las empresas supera los 230 millones de euros

Sólo una parte de las sociedades participadas se salvan de momento, de las suspensiones de pago
F.D. - Segovia

La deuda económica reconocida hasta ahora por las empresas que forman el grupo Proinserga y de las que se han ido presentado solicitudes de proceso concursal superan, por el momento, los 230 millones de euros.

La primera empresa en acudir a la intervención judicial por no poder hacer frente a los débitos fue Primayor Foods, con un quebranto económico de unos cien millones de euros. El proceso concursal ha sido ya admitido a trámite por parte del Juzgado de lo Mercantil de Segovia y ha nombrado a los tres administradores judiciales que harán cargo de las gestiones en los próximos meses.

Posteriormente fue Incoporc, la comercializadora de ganado, la que presentó la solicitud de proceso concursal con unos 28 millones de euros en deudas. Al día siguiente se tramitó la de Proinserga S.A. que reconoció un déficit de 30 millones.

El pasado martes se presentaron en el Juzgado las solicitudes concursales para Proinserga Inversiones S.A., Alresa, Primayor Elaborados, Castileón 2000 y Primayor Andalucía, con más de 60 millones de pérdidas.


 DOLORES FUERTES DE CABEZA

3 28-jun-2007 22:26 (hace 9 años 5 meses 9 días)


Problemas de suministros dejan sin actividad a la fábrica de piensos de Fuentepelayo




Los acreedores creen que la declaración de insolvencia se produce en el peor momento porque no podrán almacenarse los cereales necesarios para la producción de pienso


Las dos fábricas de Proinserga cuentan con medio centenar de trabajadores y producen 400.000 toneladas cada año que suponen una facturación de casi 80 millones de euros. Además inciden de forma especial en la comarca en empleo indirecto como transportistas, granjas y otros servicios.

Fuentes de la empresa Proinserga S. A. reconocieron que la actividad productiva se detuvo el pasado lunes 25 de junio por lo que al menos ha permanecido tres días sin generar pienso para los cerdos.

Los responsables de la empresa atribuyeron el parón en las fábricas a una “actuación sorpresiva y no comprendida de una entidad bancaria”. En todo caso señalaron que confían en que a lo largo de la semana se pueda retomar la actividad y recuperar de forma gradual una parte de la ‘normalidad’, para lo que reclamaron la confianza de todo el sector.

La misma petición de comprensión se está haciendo estos días desde las distintas cooperativas dde agricultores de la provincia a muchas de las cuales se las deben importantes cantidades económicas. Por este motivo diversos productores están celebrando reuniones en diferentes puntos de la provincia a la vez que reclaman a la Administración regional que agilice sus trámites para que desbloquee la situación de parón que puede sufrir el entramado económico que representa Proinserga.

Tanto agricultores como ganaderos reconocen que el momento en que se ha presentado la solicitud de proceso concursal puede ser clave ya que se ha comenzado a recoger la cosecha y es ahora cuando se debe negociar la venta y almacenaje de las materias primas, base de la producción de pienso para los cerdos.

«La incertidumbre crea más desasosiego en el sector porque no se ha hecho todavía ningún cálculo de la quita que se va a producir», aseguró ayer un responsable de una de las agrupaciones cerealistas acreedoras de Proinserga más importantes.

La plantilla asegura mantener la confianza

Reunión en la fábrica. Los trabajadores de Proinserga S.A., Incoporc y Transproin se reunieron ayer en la fábrica de Fuentepelayo donde expresaron su confianza en la empresa y su deseo de «continuar trabajando y haciendo líder a Proinserga, porque es rentable y no está en venta». Además alertaron de que las granjas de porcino están «viendo comprometida la alimentación y el cuidado de sus animales si en las próximas horas no se pudiesen satisfacer los piensos y tratamientos veterinarios». Advirtieron de que las ayudas de la Junta pueden llegar tarde «y serán para pagar al enterrador». Por último recordaron al consejero Valín y a la Junta que tienen la máxima responsabilidad y les piden que actúen «inmediatamente porque estamos todos en juego».




 DOLORES FUERTES DE CABEZA

4 08-jul-2007 13:37 (hace 9 años 4 meses 29 días)


Más de 300 trabajadores del grupo Proinserga protestan en la calle

Los manifestantes exigieron a las administraciones un mayor esfuerzo para aclarar el futuro de las distintas sociedades de la mayor empresa segoviana


Más de 300 trabajadores de las distintas empresas del grupo Proinserga reclamaron ayer soluciones a su futuro laboral en una manifestación conjunta que recorrió la avenida Fernández Ladreda de Segovia a primera hora de la tarde y que finalizó a los pies del Acueducto con la lectura de un manifiesto. La concentración, en la que también participaron trabajadores de las empresas de Castilleón, con sede en Guardo (Palencia), contó con el apoyo de algunas autoridades políticas, como los alcaldes de Segovia, de El Espinar, de Palazuelos de Eresma y de Fuentepelayo, entre otros, así como líderes sindicalistas provinciales y regionales del sector agroalimentario, y representantes de algunos partidos políticos.

La manifestación se desarrolló bajo un intenso sol en la que se corearon gritos como “Queremos cobrar”, “Primayor, origen del terror” y “Guerra, guerra, Proinserga no se cierra”. A la cabeza se colocaron pancartas con los lemas ‘Por la defensa del empleo en Proinserga y del sector agroalimentario en Castilla y León’ y ‘Los trabajadores de Castileón, en defensa de los puestos de trabajo’. Además, los diversos centenares de empleados lanzaron gritos y pitidos y enarbolaron banderas con los símbolos sindicales.

La primera manifestación conjunta de los diversos trabajadores de las empresas del grupo Proinserga se vio ensombrecida por el enfrentamiento y falta de unidad de acción entre las centrales sindicales, donde se lanzaron incluso críticas internas.

En la concentración se dio cita gran parte de la plantilla de Alresa y Primayor Elaborados, agrupados enn la conocida fábrica de La Choricera, pero también los trabajadores de las fábricas de pienso de Proinserga S.A. y de las diversas granjas porcinas pertenecientes a la empresa.

La crisis del grupo Proinserga saltó a la luz pública en septiembre pasado en que se reconoció un déficit de unos 60 millones de euros que se ha ido elevando en los últimos meses. La Junta prometió a comienzos de año una ayuda de 40 millones en avales y créditos participativos para 2007 y 2008. Sin embargo, la inyección se condicionó a que la empresa solicitara el proceso concursal, trámite que se ha iniciado hace dos semanas y que ha supuesto la ralentización de la actividad en las diferentes empresas del grupo.

En total, la principal sociedad económica e industrial de Segovia cuenta con más de 2.000 puestos de trabajo directos en toda Castilla y León, de los que más 1.000 se encuentran en Segovia, buena parte de ellos en la fábrica conocida como ‘La choricera’ con cerca de 350 empleados que pertenecen a las empresas Alresa y Primayor Elaborados. En la fábrica de pienso de Fuentepelayo hay unos 50 trabajadores, pero operan con ella numerosos transportistas de la zona. A ellos se unen los 25 empleados de granjas de La Celadas, en Sebúlcor, o los numerosos operarios que se encuentran distribuidos por las más de 200 granjas de los socios ganaderos. También pertenecen al grupo Proinserga los 90 puestos de trabajo de Castileón 2000, situada en en Guardo (Palencia), y los 70 de Enervisa y Picos de Europa, en Cistierna (León). Ambas empresas entraron en proceso concursal hace varias semanas.



 DOLORES FUERTES DE CABEZA

5 14-jul-2007 0:03 (hace 9 años 4 meses 23 días)

Preocupación en la comarca de Fuentepelayo por la crisis de Proinserga

La industria de piensos segoviana ha pasado de producir hasta el año pasado 1,5 millones de kilos al día a los 120.000 kilos actuales, con una de las dos plantas completamente parada y la otra en funcionamiento sólo por la noche


La situación actual de crisis que está viviendo el grupo empresarial Proinserga, que ha iniciado el proceso concursal en varias de sus factorías ante la falta de capital, está afectando especialmente a la comarca de Fuentepelayo, donde está ubicada una de las mayores plantas productoras de pienso de Proinserga, que hace no muchos meses, con unos 230 socios, suponía el 61 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la provincia.

Mientras que hasta hace unos meses la producción de Proinserga S.A. llegaba al 1,5 millón de kilogramos de pienso al día, a fecha de hoy ha descendido hasta unos 120.000 kilos diarios, que son transportados por unos ocho camiones, en comparación a los cerca de 70 camiones diarios que antes cargaban con el pienso que se producía en Fuentepelayo.

En estos momentos la mitad de la plantilla de Proinserga S.A. (35 trabajadores) se encuentra de vacaciones, y el resto mantiene la producción a medio gas en una de las dos plantas, únicamente por la noche, para reducir el consumo energético.

“Lo que más impresiona es el silencio”, afirmaba uno de los pocos trabajadores que ayer se encontraba en una nave de pienso, prácticamente vacía. Entre lágrimas, recordaba con emoción el movimiento de camiones, de personas y de maquinaria que durante unos diez años ha llevado a Proinserga a convertirse en la segunda productora de pienso a nivel nacional.

El caso de este trabajador es similar al de sus compañeros, muchos de los cuales ya piensan en buscar empleo en otros pueblos e incluso provincias para poder mantener a sus familias.

Las instalaciones de Proinserga parecen una empresa fanasma, medio vacías de personal y de género. Únicamente se ven en la fachada las numerosas pancartas reivindicativas que han colocado los propios empleados.

Los representantes del comité de empresa son menos pesimistas. Agradecen el apoyo que están recibiendo del Ayuntamiento de Fuentepelayo, de los ganaderos y agricultores que aún confían en Proinserga, e incluso de la empresa, “que está haciendo todo lo posible para seguir pagándonos mes a mes”. Son optimistas, aseguran que la empresa es viable y esperan que el proceso concursal aclare la situación. Antonio Olombrada y Emilio Siegfried, dos de los miembros del comité de empresa, critican la actitud de la Junta de Castilla y León en el conflicto de Proinserga. “Nos sentimos engañados por la Junta, que no nos ha dado los 40 millones de euros comprometidos. Todos hemos confiado en ese dinero, que es un aval que habrá que devolver”, manifestó Olombrada. “Nadie duda de la rentabilidad y el sistema de producción de esta empresa. Por eso, no entendemos que se demore la situación”, apuntó.

La crisis de Proinserga afecta, no sólo a los trabajadores que conforman su plantilla, sino a todos los proveedores de la empresa, como ganaderos, agricultores, transportistas, etc., y a otros sectores de la comarca, como el de servicios, que también se beneficiaba de la prosperidad de la empresa. Los proveedores llevan sin cobrar prácticamente desde mayo de 2006, alrededor de 200 millones de kilos de pienso que aún no se han abonado.

El comité de empresa de Proinserga S.A. ha convocado una concentración el próximo 28 de julio en Fuentepelayo, a la que invitan a todos los afectados.

Comisión de seguimiento

El secretario provincial de CCOO, Ignacio Velasco, anunció ayer que a través de responsables regionales del sindicato, está previsto que la semana que viene se constituya la comisión de seguimiento de Proinserga, que estará integrada por Proinserga, Junta de Castilla y León y sindicatos.

Por otro lado, en cuanto al plan de viabilidad presentado por Proinserga al comité de empresa de la choricera Alresa, que prevé prescindir prácticamente de la mitad de su plantilla, desde CCOO quieren expresar su rechazo. “Creemos que no se pueden ofrecer unos datos en cuatro folios que ni siquiera tienen membrete. No es serio ni formal. Seguimos manteniendo que la empresa es viable, y además aseguramos que de los 40 millones de euros comprometidos por la Junta, parte de ese dinero vendrá a Alresa”, añadió.

El comité de la choricera iniciará sus movilizaciones el próximo martes, con varias protestas en el Azoguejo, Juzgados, y delegación territorial de la Junta de Castilla y León.


 DOLORES FUERTES DE CABEZA

6 03-ago-2007 0:59 (hace 9 años 4 meses 4 días)


El aval de la Junta podría llegar hoy a los bancos

Las previsiones de la empresa apuntan a que hoy viernes llegue el aval financiero de la Junta de Castilla y León a las entidades bancarias con las que opera Proinserga habitualmente y poder recuperar así la actividad económica.

Los diez millones de euros en avales bancarios que liberará hoy la Administración regional servirán para afrontar las principales compras necesarias e iniciar el plan de choque a seis meses consensuado con los administradores judiciales. De estos 10 millones de euros en avales liberados por la Junta, 5 se destinarán a Proinserga S.A.; 2,6 a Primayor Elaborados; y el resto (2,4) a las granjas de Castileón, en Guardo (Palencia).

El hecho de que se trate de una empresa verticalizada, donde la actividad comprende todos los pasos —desde la producción porcina, hasta la transformación de los derivados cárnicos— hace que la recuperación de la normalidad se haga en cascada. Así, las primeras ayudas se destinarán a la producción de pienso con el que alimentar los animales de las granjas de Guardo —empresa en la que no se prevén despidos— y con los que obtener la materia prima que sirva para abastecer a la planta de Alresa y Primayor Elaborados.

Mientras tanto, las distintas partes que han firmado el acuerdo (empresa, sindicatos y Junta) trabajarán para que los expedientes laborales en las empresas afectadas se pacten antes del próximo día 10 de agosto.

En este tiempo se deberán ejecutar negociaciones que han de plantearse ahora en las distintas empresas para dirimir quiénes se acogen a esa suspensión temporal de empleo, algo que no parece ser fácil y dependerá de los distintos comités de empresa.

300.000 euros y nueva jurisprudencia

La clave en las negociaciones para conseguir evitar los 200 despidos que ya estaban contemplados tendrá un valoración económica de 300.000 euros, ya que es la diferencia que suponen los despidos temporales frente a los definitivos. Sin embargo la rigidez legal del proceso concursal supuso un fuerte impedimento que finalmente se salvó y los administradores concursales consideraron nimia la cifra frente a los diez millones en avales que estaban en juego. Los sindicatos consideraron un logro en la labor en defensa del empleo y además estimaron que puede sentar jurisprudencia. Además, tanto la Junta como los sindicatos destacaron que se trata de la primera vez que una Administración aporta un apoyo económico tan elevado a una empresa en crisis, conocida como ‘ayuda de salvamento’ y que es la máxima que permite la normativa europea.


piruleta67Usuariopiruleta67

7 22-ago-2007 12:40 (hace 9 años 3 meses 15 días)

¿En que acabará todo esto?, ¿Que pasará con los ganaderos? ¿Y con los trabajadores?..... Al final todo al "garete"
 DOLORES FUERTES DE CABEZA

8 23-ago-2007 14:45 (hace 9 años 3 meses 14 días)

nortecastilla.es

La sociedad ganadera escindida de Proinserga pujará por entrar en la planta de piensos de Fuentepelayo
La agrupación de cerca de cien ganaderos pretende ganar poder con el fin de negociar los convenios que surjan de los procesos concursales


Nuevo nombre, nueva ubicación, nueva sede, nuevas oficinas y renovados objetivos, entre ellos, el principal consiste en conseguir resucitar la actividad que hasta ahora ha desarrollado el entramado empresarial agroalimentario de Proinserga y sus divisiones, especialmente aquella dedicada a las granjas porcinas, la genética, la inseminación, la comercialización y la fabricación de piensos. Esta meta, que de momento se observa más en la lejanía, ya ha dado pasos contundentes y firmes para convertirse en una realidad independiente de la problemática en la que se haya inmersa Proinserga desde hace meses.

Más de un centenar de socios ganaderos de Proinserga S. A. y de la comercializadora del grupo, Incopor S. A. T., han acordado constituir una sociedad limitada que no tendrá nada que ver con la actual compañía en crisis. Esta agrupación tendrá una nueva identidad, como han señalado fuentes cercanas al proceso de escisión, que rompe con la actual dirección de la empresa para iniciar el vuelo en solitario.

Como ya publicó ayer EL NORTE, la primera tarea de la futura sociedad es reactivar la comercialización, cuestión que acometerá «de manera inmediata» una vez se constituya. Se trata de ganar en poder de negociación en un escenario que califican de «vorágine» por parte de los mataderos, «que se están aprovechando de los ganaderos de Proinserga de una manera salvaje».

Más servicios

En la mente de los cerca de cien socios está seguir dando pasos mediante el incremento de la actividad y del negocio con servicios técnicos, veterinarios, de investigación genética o de inseminación, que, en definitiva, es lo que se integraba en Proinserga S. A.

En esta misma línea, representantes de la futura sociedad han añadido que la compañía segoviana inmersa en una crisis laboral y financiera desde hace meses va a dejar de abordar este tipo de actividades.

Asimismo, esta nueva asociación de ganaderos también permitirá posicionarse en los posibles convenios que puedan surgir con respecto a los diferentes procedimientos concursales existentes sobre las empresas integradas dentro de la primera industria segoviana.

En este sentido, la creación de la sociedad les dotará de capacidad suficiente para entrar en la puja por la planta de fábrica de piensos de Fuentepelayo, han declarado fuentes próximas a la asociación ganadera.

Para noviembre

Los visos de que la nueva sociedad esté definitivamente en funcionamiento apuntan al próximo mes de noviembre, cuando se espera que se diluciden los procesos concursales que recaen sobre las distintas empresas del entramado de Proinserga. Para esa fecha se aguardan los preceptivos informes de los administradores concursales y se podrá «entrever la realidad de las empresas Proinserga S. A. e Incopor S. A. T., así como sus posibilidades de futuro», señalan desde la incipiente sociedad ganadera.

El futurible escenario que se plantearía dentro de tres meses depende del dictamen del juzgado, que puede derivar en la liquidación de las compañías o en un acuerdo entre acreedores. De darse esta posibilidad, la nueva sociedad, que aglutina al 40% de la rama de Proinserga S. A. e Incopor S. A. T., obtendría el poder de negociación suficiente como para posicionarse y entrar a pujar en los convenios, que en el caso de la fabricación de piensos consistiría en entrar en la planta ubicada en Fuentepelayo.

Capacidad de negociación

En la actualidad, según han manifestado fuentes próximas a la futura sociedad, los ganaderos integrados en Proinserga están vendiendo el género «entre 10 y 15 pesetas por debajo del precio de lonja», lo que supone una auténtica sangría económica que han de frenar.

El hecho de formar una nueva sociedad otorga a este grupo segregado de Proinserga capacidad de presión en la negociación de los precios de los cerdos. «Por fin los ganaderos pequeños van a unificar sus criterios», concluyen representantes de esta sociedad en ciernes.
 dfc

9 15-sep-2007 14:04 (hace 9 años 2 meses 22 días)

El juez autoriza los 190 despidos en Primayor Elaborados y Proinserga



Los sindicatos pedirán a la empresa que anule la reducción de plantilla en ‘La Choricera’ por considerar inviable la fábrica al quedarse sin personal algunos departamentos


Tal como era previsible, el titular del Juzgado no ha modificado ni un ápice del expediente de regulación de empleo (ERE) planteado en un principio y que prevé la reducción en alrededor de un 50 por ciento de las plantillas de las dos empresas que aún quedan operativas en el grupo Proinserga.

El juez da así por finalizado el periodo de negociación y las sociedades comenzarán la próxima semana a hacer efectivos los despidos programados.

Los ERE plantean la extinción de 121 empleos en Primayor Elaborados, otras 44 extinciones en Proinserga S.A., donde además se contemplan 21 suspensiones temporales de empleo; si bien algunos de éstos últimos han solicitado personalmente que sean extinciones definitivas.

En el caso de Primayor Elaborados, el auto judicial hace hincapié en que los trabajadores afectados por el ERE «lo son en su modalidad de extinción de contratos de trabajo, sin perjuicio de que antes de producirse la extinción suspendan sus contratos con la compañía por un periodo de tres meses para facilitar su posible recolocación».

Los afectados por los despidos recibirán las indemnizaciones mínimas establecidas en la ley, que es de 20 días por año trabajado, con un máximo de doce mensualidades.

Además, el auto judicial recuerda que a los trabajadores que se mantengan en la empresa se les aplicará una reducción del 25 por ciento en el salario bruto, durante un periodo de seis meses. Añade también que si durante los próximos tres años se produjeran nuevos expedientes de regulación de empleo se aplicarán, como mínimo, las mismas condiciones de extinción del acuerdo.

El juez argumenta en su auto que su decisión está basada en el acuerdo previo entre los administradores concursales y los representantes de los trabajadores el pasado mes de agosto. Además, indica que no «concurren vicios» en el procedimiento y que el «criterio legal es claro».

Sin embargo, la decisión judicial no ha sido bien acogida por las centrales sindicales, que confiaban en que se modificara el proceso de despidos. Y ayer mismo por la tarde solicitaron a las empresas que anulen las reducciones de plantillas previstas.

El secretario provincial de CCOO, Ignacio Velasco, acusó a los representantes judiciales de «falta de sensibilidad» hacia los trabajadores y de no tener en cuenta situaciones personales. Además advirtió de que Primayor Elaborados será inviable «porque algunos departamentos enteros van a la calle».

Por su parte, desde el sindicato CGT se calificó de «decisión salvaje de consecuencias dramáticas» la actuación del titular del Juzgado de lo Mercantil. Y además de anunciar que tratarán de impugnar el auto, no descartan adoptar otro tipo de medidas. De hecho, ha convocado una recogida de firmas para mañana domingo a los pies del Azoguejo a partir de las 11.30 horas.

Problema difícil

De «complejo problema» ha calificado el juez de lo Mercantil de Segovia la crisis que supone Proinserga. Y reduce su responsabilidad en el ERE, y por tanto, de los despidos, argumentando que la suspensión temporal era algo ajeno al procedimiento concursal y establecido entre los propios representantes sindicales. Recuerda también que algunos de los asesores de los comités de empresa que presentaron luego alegaciones firmaron el expediente y participaron en las negociaciones con la empresa y los administradores judiciales. Además justifica su actuación en que el magistrado ha de pronunciarse entre aprobar el acuerdo presentado por los representantes laborales y la empresa, o aprobar la propuesta inicial de la empresa, que contemplaba de principio reducir la plantilla como forma de rebajar las pérdidas económicas,


 DOLORES FUERTES CABEZA

10 20-oct-2007 14:17 (hace 9 años 1 meses 17 días)

Los administradores concursales del Grupo Proinserga reclaman 1,5 millones a cuatro ex directivos
Solicitan la anulación de las hipotecas de los bancos Castilla, Popular Español, Santander Central Hispano, BBVA y Español de Crédito y contra Caja Segovia y la Caja de Ahorros de Alicante, Castellón y Valencia que suman 44,5 millones Las cantidades reclamadas a los anteriores apoderados corresponden a los pagos satisfechos por liquidaciones sin justificación jurídica ni documental






No es frecuente que los técnicos designados en los procedimientos de concursos de acreedores comparezcan ante los medios de comunicación, pero ayer lo hicieron dos de los nombrados por el Juzgado de lo Mercantil de Segovia en los procesos en que están inmersas las sociedades del Grupo Proinserga dada la trascendencia de su última decisión, la reclamación a varias entidades financieras y a cuatro ex directivos de las empresas de un total de 46 millones de euros.

Estos dos administradores concursales designados en los concursos de acreedores de las sociedades que forman el Grupo Proinserga (Proinserga S.A., Primayor Elaborados, Primayor Foods, Castileón y Proinserga Inversiones) son los letrados Emilio Fuentetaja y Dionisio Sáez, que ayer presentaron ante el Juzgado de lo Mercantil de Segovia varias demandas de reintegración contra las entidades financieras que, unos meses antes de que se declarasen en situación concursal a las empresas pero cuando ya era pública la crisis económica, suscribieron contratos de préstamos hipotecarios para situarse en una situación de privilegio frente al resto de los acreedores. El montante total de las operaciones asciende a 44,5 millones de euros. Las otras cinco demandas son contra cuatro apoderados y ex directivos de las citadas compañías y suman 1,5 millones de euros.

Contra los bancos

En el primer caso, las reclamaciones van dirigidas contra los bancos de Castilla, Popular Español, Santander Central Hispano, BBVA y Español de Crédito y contra Caja Segovia y la Caja de Ahorros de Alicante, Castellón y Valencia y piden la anulación de las hipotecas constituidas con varias sociedades del Grupo Proinserga en los meses anteriores a la declaración de los concursos de acreedores (en el año 2006 y los primeros del 2007), «cuando la crisis era patente».

Estas hipotecas se realizaron únicamente para tener una garantía privilegiada (a costa del patrimonio de las sociedades del grupo) sobre los créditos ordinarios ya concedidos antes por las mismas entidades sin garantías, y no para financiar actividad alguna de las empresas. Además, estas demandas incidentales de reintegración reclaman también la devolución de diversas cantidades.

Con estas operaciones, en opinión de los administradores judiciales, las entidades financieras se posicionaban «mucho mejor que cualquier otro acreedor», pues todos los bienes de las empresas fueron hipotecados como garantía con la idea de dejar sin efecto los créditos anteriores. La finalidad de la reclamación que han iniciado es, por tanto, que sean anulados estos créditos hipotecarios para que los bienes de las sociedades de Proinserga queden libres de cargas y puedan formar parte del activo de las sociedades, restableciendo además el equilibrio con el resto de los acreedores.

Entre los acreedores hay socios del grupo y proveedores y, para ilustrar la situación de estos últimos, los administradores comentaron que hay laboratorios farmacéuticos dedicados a sanidad animal a los que Proinserga les adeuda cantidades que oscilan entre 300.000 y 600.000 euros. Con las hipotecas constituidas cuando ya había dificultades financieras en el grupo estos acreedores quedaron «en situación de desventaja», pues las entidades bancarias contaban con el patrimonio de las empresas como garantía real.

Pagos indebidos

Las demandas contra los ex directivos suman 1.528.884 euros y se dirigen dos de ellas contra el gerente Gustavo Martín Bustamante y el resto contra los apoderados José Luis Fraiz Fernández, Javier Vedoya Raimondi y Ramón Portal María. En estos casos, las reclamaciones pretenden la devolución de las cantidades pagadas como liquidaciones sin que estuvieran justificadas ni jurídica ni documentalmente, por lo que los administradores califican estos pagos como «presuntamente indebidos».

Además, destacaron que estos pagos, en todos los casos, corresponden a las liquidaciones por la terminación de los contratos respectivos de estos altos cargos, si bien podría haber más reclamaciones contra ellos en el futuro, ya que los administradores están estudiando otras cantidades que han percibido, debidamente documentadas y establecidas en los contratos firmados.

Y siguen investigando si debieron percibir estas segundas cantidades porque, aún estando pactadas en los contratos de alta dirección, es obvio que la situación de las sociedades no avala que realizaran una gestión adecuada. En palabras de los administradores concursales, «si las empresas están en concurso de acreedores con un pasivo brutal, creemos inicialmente que los pagos de indemnizaciones por el fin de los contratos no están justificados». Lo que persiguen pues estas demandas es la devolución de estas cantidades y cuentan con que el juzgado adoptará las medidas cautelares necesarias.

Así las cosas, los administradores judiciales no descartan plantear otras demandas ante el juzgado, esta vez por la posible responsabilidad patrimonial de los directivos. Pero deben esperar a que los economistas del equipo designado por el Juzgado de lo Mercantil de Segovia terminen sus informes económicos.


 AAB

11 23-oct-2007 12:20 (hace 9 años 1 meses 14 días)

Que curioso, ni un sólo nombre de nadie de Segovia. ¿Están todos los que son?, ¿son todos los que están?, ¿Autorizó alguién esas indeminzaciones? ¿Las cobraron sólitos? en fin tantas preguntas y tan pocas respuestas.
 fco. felipe

12 02-mar-2009 23:49 (hace 7 años 9 meses 5 días)

El mensaje ha sido eliminado por el moderador del foro.

Sólo los usuarios registrados pueden añadir mensajes en el foro

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí