1 comentarios

Necrosis de orejas

La explotación que nos ocupa este mes se encuentra localizada en Francia, en una zona de baja densidad porcina y sin ninguna explotación porcina en las cercanías.

Martes 5 agosto 2008 (hace 8 años 4 meses 3 días)

Descripción de la explotación

La explotación que nos ocupa este mes se encuentra localizada en Francia, en una zona de baja densidad porcina y sin ninguna explotación porcina en las cercanías.

Se trata de una explotación de ciclo cerrado con 200 madres con manejo en bandas de 3 semanas y destete a los 28 días.

Las primerizas se entran cada 3 semanas y se alojan en la cuarentena. La inseminación artificial se realiza con dosis compradas a un centro de inseminación y proceden de verracos Piétrain puros.

Tras el destete y hasta 18 a 21 días después (post-destete) los lechones se encuentran alojados sobre suelo de slat total mientras que en transición y crecimiento y engorde son alojados con cama de serrín.

El pienso se fabrica en la propia explotación salvo el de primera edad, que es blanco y se compra en el exterior.

Los lechones destetados son tratados a través del agua de bebida con flubendazol y colistina.

La explotación se encuentra distribuida de la siguiente forma:



Estatus sanitario

La explotación es indemne para Aujeszky y PRRS.
Vacunaciones: las cerdas se vacunan contra parvovirus y mal rojo y los lechones contra Mycoplasma.

Aparición del caso

Tras la detección de graves problemas de necrosis en las orejas y canibalismo en los lechones destetados que afecta a más de un 50% de los animales en la punta o base de las orejas, el ganadero se pone en contacto con el veterinario.

Primera visita a la explotación



Maternidad
  • Fertilidad del 85%.
  • 10,5 lechones destetados/cerda.
  • Elevado índice de mortalidad sobre los nacidos vivos: 15%, sin patología particular pero relacionado con un inicio difícil de la lactación.
Post-destete (hasta los 18-21 días tras el destete)
  • Los lechones se mezclan por lotes de 60 animales sin respetar la paridad de las madres.
  • No se observan diarreas, tos o mortalidad elevada (sólo un 1%).
  • Los animales presentan un buen aspecto.
  • No hay signos de canibalismo ni presencia de necrosis en las orejas.
Transición (hasta los 70-77 días de vida)
  • Los animales se alojan con cama de serrín.
  • Tras la formación de lotes aparecen peleas.
  • Se observan necrosis días después de la entrada en transición, siendo la problemática más importante hacia las 2 a 3 semanas de su entrada, o sea, a las 5 semanas tras el destete.
  • Las necrosis aparecen en la punta o base de las orejas y son origen del canibalismo.
  • Los lotes son muy heterogéneos.
  • Las lesiones debidas a canibalismo son una vía de entrada para diferentes gérmenes que provocan artritis u abscesos.

  • Algunos lechones presentan un aspecto deteriorado si bien no presentan ni necrosis ni signos de canibalismo.
  • El 50% de los lechones están afectados por estos problemas de necrosis y canibalismo y un 10% mueren o son sacrificados.
Crecimiento/Engorde

  • Animales alojados también sobre cama de serrín.
  • Se observa canibalismo al inicio de la fase de crecimiento así como artritis y algunas parálisis.
  • Las lesiones provocadas por el canibalismo acaban cicatrizando y los cerdos retoman un crecimiento normal durante la segunda mitad de la fase, si bien algunos cerdos no tiene orejas.
  • Se observan toses en los cerdos al final de la fase, lo que se considera relacionado con la presencia de amoniaco en las salas.



Primeras medidas

Tras la visita el veterinario aconseja llevar a cabo las siguientes medidas:

  • Tratar a los animales con amoxicilina.
  • Verificar si la explotación se encuentra indemne para el PRRS y controlar la circulación de circovirus.
  • Controlar el sistema de ventilación en transición.
  • Controlar la presencia o no de micotoxinas en el alimento.
  • Verificar si el serrín utilizado procede de un origen diferente al inicial.
  • Reforzar las medidas de higiene y limitar la mezcla de lechones.

Se toman muestras de suero de los animales para serología y de pienso para identificar micotoxinas.

Resultados de los análisis

Las serologías para PRRS son todas negativas en las muestras de los lechones a final de transición de forma que se descarta esta hipótesis.

Las PCR para circovirus realizadas sobre muestras de suero de 6 lechones que presentaban necrosis son positivas mientras que las realizadas sobre 5 lechones de 40 días son negativas y 3 de las 6 serologías de lechones de 60 días han dado también positivo.

Los resultados de los análisis para presencia de micotoxinas en los cereales son negativos.

El tratamiento con amoxicilina da resultados medios sobre las necrosis.

El control de la ventilación no ha evidenciado la presencia de anomalías en el sistema y por otra parte, el segundo edificio también está afectado. Se descarta esta vía.

Respecto al serrín utilizado, no ha habido cambio de proveedor y los cerdos de crecimiento/engorde, que utilizan el mismo serrín, no presentan necrosis. Se abandona también esta vía de investigación.

Con estos datos en la mano, todo ello hace pensar en la existencia de una circulación del circovirus en transición como origen de las necrosis. Esto permitiría explicar también la presencia de lechones sin lesiones pero con desmedro.


Medidas tomadas

Se decide vacunar a las cerdas contra el circovirus y reemplazar el tratamiento con amoxicilina en transición por un tratamiento a base de Trimetoprim-sulfa.

Segunda visita

El tratamiento con Trimetoprim-sulfa no está dando mejores resultados que los obtenidos con la amoxicilina.

Se decide enviar a analizar al laboratorio un lechón vivo con desmedro para confirmar la presencia de PMWS. Los resultados del examen histológico son los siguientes:

  • Ganglios: estructura histológica normal.
  • Íleon: ausencia de lesiones significativas a nivel de la mucosa y las placas de Peyer.
  • Amígdalas: nada remarcable.
  • Colon: ligera dilatación de las criptas.
  • Bazo: nada remarcable.
  • Riñones: rara presencia de pequeños infiltrados inflamatorios.


Conclusión: ausencia de lesiones típicas de PMWS.

A los 90 días de vida se vuelven a tomar muestras de suero de los lechones a los que se les había tomado muestra durante la transición para realizar nuevamente una serología para circovirus, obteniendo nuevamente resultados negativos. Los sueros de 8 cerdos a los 110 días fueron igualmente negativos.

Al estar los animales alojados con serrín, no se realizaron análisis bacteriológicos sobre muestras de lesiones de las orejas, debido a este contacto con el serrín que haría difícil la interpretación de los resultados.

Se decide inyectar a los animales con florfeniciol, dando buenos resultados.

Evolución del caso y diagnóstico final

Si bien los lotes procedentes de madres vacunadas contra la circovirosis presentan menos necrosis, el problema persiste.

Este nuevo dato va en la misma dirección que los anteriores reafirmando que no se trata de una circovirosis ya que, en este caso, las serologías habrían sido positivas en engorde y la eficacia de la vacuna de las cerdas contra el circovirus habría sido más elevada.

Finalmente se concluye que las las necrosis son debidas a una infección bacteriana, probablemente debida a Staphylococcus hyicus, agente responsable de la epidermitis exudativa.

Se decide utilizar un pienso de primera edad con incorporación de florfenicol así como un refuerzo de las medidas de higiene, en particular sobre la desinfección de las naves de transición.

Si estas medidas no funcionan el próximo paso será la utilización de una autovacuna estafilocócica.


Comentarios

La aparición de problemas de necrosis en orejas y canibalismo en los lechones destetados afectando a más de un 50% de los animales en una explotación de ciclo cerrado de 200 madres situada en una zona de baja densidad porcina de Francia, lleva al ganadero a ponerse en contacto con el veterinario. Los problemas aparecen en animales de transición (hacia los 50 días de vida) alojados en cama de serrín y persisten durante la primera mitad de la fase de crecimiento/engorde.

Si bien al principio se sospecha de una circovirosis, finalmente se descarta esta hipótesis.

Las necrosis aparecidas en las orejas son fruto de una infección bacteriana, probablemente debida a Staphylococcus hyicus.

Las necrosis de orejas son frecuentes y se tiende a pensar que el factor desencadenante sea una infección viral en transición. En este caso concreto, la presencia de desmedro y los resultados positivos para circovirosis de las PCR así como las primeras serologías realizadas así lo hacían pensar.

Este caso ilustra bien la importancia de llegar hasta el final del planteamiento y no limitarse a un enfoque parcial.

Por temor de tener demasiada contaminación en las muestras, en un inicio no se investigó la posible presencia de algún patógeno en las lesiones de las orejas. Esta vía se podía haber explorado desde el inicio lo que habría permitido seguramente la identificación del patógeno, el antibiograma correspondiente y la fabricación de una autovacuna.

Asombra los pocos casos de epidermitis exudativa que ha padecido esta explotación mientras que se ha atribuido la causa de las necrosis a Staphylococcus hyicus. La bacteriología deberá aclararlo.

Artículos relacionados

El caso clínico del mundo

Vacunación con PRRS 02-sep-2008 hace 8 años 3 meses 6 días
Intoxicación por sal01-jul-2008 hace 8 años 5 meses 7 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

ruben ramones24-oct-2015 (hace 1 años 1 meses 14 días)

me gustaria saber cual fue el resultado del antibiograma

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags