Mezcla de enfermedades

El propietario de la granja A llama al veterinario porque existen problemas en animales de entre 6 y 8 semanas de vida (mediados y finales de transición). Estos problemas consisten alteraciones respiratorias graves en 20-25% de los animales, aunque con casi ausencia de mortalidad. No obstante, en la granja receptora de cerdos de engorde (granja B), estos animales presentan casos de muerte súbita y también problemas respiratorios graves con morbilidad entre el 30-35%.

Sábado 1 enero 2000 (hace 16 años 11 meses 10 días)

Descripción de la granja

Se trata de una granja de 320 cerdas (granja A) de la zona noreste española, en régimen de ciclo cerrado, con manejo en lotes todo dentro-todo fuera estricto.

El destete se realiza con una media de 22-24 días de vida, y el paso al engorde se suele realizar sobre los 2-2.5 meses de vida.

El programa vacunal incluye vacunación frente al virus de la enfermedad de Aujeszky (vacuna viva 3 veces al año en sábana en cerdas y 1 vacunación intramuscular en cerdos de engorde, aproximadamente a las 10 semanas de vida; no obstante, últimamente se había abandonado la vacunación de cerdos de engorde) y Parvovirosis y mal rojo (vacunación conjunta unos 10-15 días después del parto en cerdas). No se vacuna ni se ha vacunado frente al virus del PRRS. Serológicamente, la granja es positiva frente al virus de la enfermedad de Aujeszky, el virus del PRRS y Mycoplasma hyopneumoniae.

Las instalaciones de la granja son del año 1975, aunque se han realizado distintas remodelaciones y reformas. Existen 2 trabajadores, que no se reparten las funciones. El pienso que consumen los animales es de fabricación propia.

En esta granja solamente se engorda un porcentaje de los animales que produce; el resto se engordan en unas naves cercanas a la granja, que corresponden a otro propietario (granja B).

Aparición del caso

El propietario de la granja A llama al veterinario porque existen problemas en animales de entre 6 y 8 semanas de vida (mediados y finales de transición). Estos problemas consisten alteraciones respiratorias graves en 20-25% de los animales, aunque con casi ausencia de mortalidad. No obstante, en la granja receptora de cerdos de engorde (granja B), estos animales presentan casos de muerte súbita y también problemas respiratorios graves con morbilidad entre el 30-35%. Tanto en una como otra granja se ha medicado con amoxicilina en pienso y vía parenteral, y otros antibióticos ("porro"). Estos tratamientos parecen no haber funcionado.

Primera visista a la explotación (Día 0 - Granja A)

En la primera visita se constata la presencia de cerdos con fiebre elevada, disnea, respiración abdominal y tendencia al hacinamiento. Algunos animales presentan sintomatología nerviosa y artritis. También se detecta un exceso de cerdos por corralina en algunas naves de transición. Se realizan unas necropsias y se observan lesiones de poliserositis fibrinosa, compatibles con una infección por Haemophilus parasuis. Se recomienda un tratamiento a base de amoxicilina a 300-400 ppm en pienso, también inyectable del mismo antibiótico, y aspirina en agua. No se detectan problemas en gestación, paridera ni engorde.

Segunda visita a la explotación (Día 7- Granjas A y B)

Parece ser que el cuadro clínico ha empeorado en la granja A, y se observa una sintomatología clínica similar a la inicial pero con un porcentaje superior de animales afectados. La morbilidad en uno de los lotes está llegando al 30-40% de los animales entre 6 y 10 semanas de vida, con una letalidad cercana al 50-60%. En la granja B, por cuestiones de llenado de granja, se entró un lote de animales mucho más jóvenes del normal (1.5 meses de vida), con un peso de 12-13 kg. de peso. En este grupo de cerdos la morbilidad llega al 50%, y la letalidad del 70-80%.

Se realiza una nueva necropsia en un animal de la granja B y se observan lesiones compatibles con una infección por Actinobacillus pleuropneumoniae. Se instaura inmediatamente una terapia con tilmicosin en pienso tanto en la granja A como en la B.

Se decide enviar 7 cerdos de 2 meses de vida de la granja A a un laboratorio de diagnóstico el día siguiente.

Resultados de la necropsia

 

  CERDO Nº
LESIÓN 1 2 3 4 5 6 7
Necrosis punta orejas + - - - - + -
Edema palpebral (Foto 1) - + - + -/+ + -/+
Incremento tamaño linfonodo/s (Foto 2) - + - + - - +
Ausencia colapso pulmonar (Foto 3) + - + + - + +
Consolidación pulmonar* + + + + - - -
Hemorragias miocárdicas - - - - + - -
Hidrotórax - - - - + - -
Poliserositis fibrinosa (Foto 4) - - + - - - -
Edema de pared gástrica (Foto 5) + + - - - + -
Ileitis fibrinosa + - - - - - -
* Bronconeumonía catarral-purulenta (neumonía bacteriana de distribución cráneo-ventral)
+ = presencia de lesión; - = ausencia de lesión.

 

Foto 1

Foto 2

Foto 3

Foto 4

Foto 5

 


Resultados (Día 15)

Histopatología:

  1. Ninguno de los animales examinados presentan las lesiones características de la enfermedad de los edemas (poliencefalomielitis simétrica bilateral del tronco del encéfalo).
  2. Lesiones linfoides características de la infección por circovirus porcino en los cerdos nº 1, 3, 4, 6 y 7.
  3. Neumonía intersticial subaguda multifocal, compatible con una infección de tipo vírico, en los cerdos nº 1, 3, 4, 5 y 6.
  4. Hemorragias miocárdicas con degeneración multifocal de fibras musculares cardíacas en el cerdo nº 5. Este animal presentaba a la vez necrosis centrolobulillar hepática multifocal.
  5. Meningitis fibrino-purulenta en el cerdo nº 3.

Detección de agentes víricos:

  CERDO Nº
AGENTE 1 2 3> 4 5 6 7
Virus del PRRS* - - + + - + -
Circovirus porcino tipo 2** + - + + - + +

*Utilizando una técnica de inmunohistoquímica (detección de antígeno vírico)
**Utilizando una técnica de hibridación in situ (detección de ácido nucleico vírico)

Aislamiento microbiológico:

Se tomaron muestras de intestino (cerdos nº 1, 2, 5 y 6), hisopo torácico (cerdos nº 3 y 6) e hisopo de meninges (cerdo nº 3).

Se aislaron dos cepas de Escherichia coli beta-hemolíticas (intestino de los cerdos nº 1 y 6), dos cepas de E. coli no hemolíticas (intestino de los cerdos nº 2 y 5) y una cepa de Haemophilus spp. (hisopo cerebral del cerdo nº 3).

Antibiograma:

ANTIBIÓTICO E. coli cerdo nº 1 E. coli cerdo nº 6 Haemophilus cerdo nº 3
Colistina Sensible Sensible NR
Ceftiofur Sensible Intermedio NR
Apramicina Sensible Sensible NR
Enrofloxacina Sensible Sensible Sensible
Sulfamida+Trimetroprim Sensible Sensible NR
Neomicina Sensible Sensible NR
Flumequine Sensible Sensible NR
Lincoespectin Sensible Sensible NR
Amoxicilina Resistente Resistente Sensible
Doxiciclina Resistente Resistente NR
Ampicilina NR NR Sensible
Cefalexina NR NR Sensible
Gentamicina NR NR Intermedio

 


Nueva visita a las granjas (Día 16)

 

En este momento la sintomatología nerviosa o casos de muerte súbita prácticamente no se observan en la granja A. Actualmente, el cuadro dominante es de cerdos con retraso en el crecimiento, grupos de animales desiguales y alteraciones respiratorias. Este cuadro afecta aproximadamente a un 30-35% de los animales en la granja A, pero en uno de los lotes de la granja B (los cerdos que fueron entrados con un peso menor del normal) se observa mayor afectación, con una morbilidad de cerca del 50% y una letalidad del 70-80%. El resto de animales que no muestran sintomatología presentan un estado de salud muy bueno. A partir del conocimiento del antibiograma se mantiene la medicación en pienso con amoxicilina y se incluye colistina en los correctores.

Aparte de las cuestiones medicamentosas, se implementan una serie de medidas de manejo que incluyen:

  • Adecuar la densidad de las corralinas al número correcto de animales (manteniendo unas proporciones de 0.7 m2/cerdo en engorde y 0.2 m2/cerdo en transición). Eso supone disminuir en 2-3 animales por corralina tanto en transición como en engorde.
  • Se habilita una nave separada del resto de animales para ser utilizada como enfermería. Cuando se detectan casos de enfermedad, los animales son conducidos a esta enfermería y se medican tres días (utilizando amoxicilina+ácido clavulámico) consecutivos. Si no se observa mejora, los animales son eutanasiados.
  • Ropa y botas de uso exclusivo en la enfermería.
  • Pediluvios de sosa cáustica a la entrada de cada nave.
  • Se consideró que la limpieza y desinfección se realizaba correctamente. No obstante, ahora se limpian las fosas y el período de vaciado ha pasado de 3-4 días a 7-10 días (siempre que sea posible).
  • Vacunación frente al virus de la enfermedad de Aujeszky, vía intramuscular, a las 10 y 13 semanas de vida en cerdos de engorde.

Evolución del caso (Día 50)

Actualmente no se observan problemas en la transición, y en los últimos lotes la mortalidad no ha superado el 2%. No obstante, en el último lote de entrada al engorde ya se ha separado hacia la enfermería un 4% de los animales. La situación demuestra una clara mejoría respecto el cuadro clínico observado inicialmente, pero el granjero aún piensa que "el problema está dentro", y que han logrado minimizar el problema pero no erradicarlo. Probablemente tenga razón!!

Comentarios

Aparición del caso

Cuando el granjero llama al veterinario por un problema determinado en una explotación, normalmente éste realiza una composición mental muy concreta de lo que probablemente esté sucediendo en la granja. En este caso existía una problemática en dos granjas muy relacionadas entre si, y aparentemente los cuadros clínicos podían ser debidos a una misma etiología. Dentro de un diagnóstico diferencial de problemas respiratorios con mortalidad en transición y principios de engorde cabría destacar infecciones víricas complicadas con infecciones bacterianas e infecciones bacterianas primarias graves como las opciones más frecuentes y habituales. No obstante, el hecho de que los tratamientos antibióticos no funcionaran aparentemente, además de posibles resistencias bacterianas y componente vírico importante en el proceso, también debería sugerir la posibilidad de que otras causas, probablemente no infecciosas, puedan asociarse a la problemática observada.

Visitas a la explotación

La visita en muchos casos cambía la composición mental que el veterinario se había hecho. La existencia de problemas neurológicos y articulares en concomitancia con problemas respiratorios ya permite afinar más en el diagnóstico presuntivo. Por otro lado, el hallazgo de un animal con una posible enfermedad de Glässer sugiere un cuadro compatible con infección por un virus, probablemente virus del PRRS, y una complicación bacteriana secundaria, especialmente por Haemophilus parasuis. Solamente con estos agentes y una situación de sobre-densidad de animales por corralina podríamos explicar el cuadro clínico observado. En la segunda visita a granja se complica la composición mental; se realiza una necropsia y se observan lesiones típicas de infección por Actinobacillus pleuropneumoniae. Ante el posible hecho de que un brote de pleuroneumonía contagiosa se esté dando en la granja, se medicó en consecuencia, pero se decidió a la vez realizar algunos estudios laboratoriales con el objeto de precisar la problemática.

Necropsias y estudios laboratoriales

La realización de las necropsias aún pareció complicar más el cuadro. El resultado macróscopico indicó que al menos un porcentaje de los animales (cerdos nº 1, 2, 4 y 6) tenían lesiones altamente compatibles con enfermedad de los edemas. Uno de los animales, además, presentó lesiones típicas de la enfermedad de Glässer. Las lesiones pulmonares de consolidación pulmonar craneo-ventral eran compatibles con neumonías de origen bacteriano, típicamente neumonía enzoótica. Con esta idea, y a la espera de los resultados del resto de estudios laboratoriales (histopatología, aislamiento microbiológico y detección de agentes víricos), se mantuvo el tratamiento con amoxicilina en pienso en la granja.

En el estudio histopatológico, ninguno de los animales examinados presentaron las lesiones características de la enfermedad de los edemas (poliencefalomalacia simétrica bilateral del tronco del encéfalo). Este hecho no descarta esta enfermedad, dado que el desarrollo de estas lesiones en el sistema nervioso tardan al menos dos o tres días en aparecer desde el inicio de la sintomatología nerviosa, y muchos de los animales mueren con anterioridad. Por otro lado, el cerdo nº 5 presentó hemorragias miocárdicas con degeneración multifocal de fibras musculares cardíacas y necrosis centrolobulillar hepática multifocal.Estas dos lesiones pueden ser relativamente inespecíficas por separado, pero la presencia concomitante indican una posible deficiencia de vitamina E y selenio (o falta de poder reductor del origen que sea), correspondiendo a las formas de enfermedad del corazón de mora y hepatosis dietética, respectivamente. El cerdo nº 3 tenía además de poliserositis fibrinosa, una meningitis fibrino-purulenta, hecho relativamente frecuente en casos de enfermedad de Glässer.

En varios de los animales examinados se observaron lesiones características de infecciones víricas, y las técnicas realizadas confirmaron la infección por circovirus porcino tipo 2 (PCV-2) y virus del PRRS.

Todos estos resultados conjuntamente con los del aislamiento microbiológico confirmaron la presencia de una mezcla de enfermedades en la granja: enfermedad de los edemas, enfermedad de Glässer, PRRS en su forma respiratoria, circovirosis porcina, y una posible deficiencia de vitamina E y selenio. No obstante, la analítica realizada difícilmente nos permitiría establecer un orden de importancia de las distintas enfermedades, pero si nos orienta muy claramente hacia que posibilidades terapéuticas y de manejo se puedan implementar.

Evolución del caso (día 50)

Actualmente no se observan problemas en la transición, y en los últimos lotes la mortalidad no ha superado el 2%. No obstante, en el último lote de entrada al engorde ya se ha separado hacia la enfermería un 4% de los animales. La situación demuestra una clara mejoría respecto el cuadro clínico observado inicialmente, pero el granjero aún piensa que "el problema está dentro", y que han logrado minimizar el problema pero no erradicarlo. Probablemente tenga razón!!

Conclusión

Probablemente el interés de este caso radica en la existencia de una mezcla de enfermedades y procesos en las granjas convencionales, y su interacción con los sistemas de manejo y las instalaciones presentes. También pone de manifiesto la dificultad en el establecimiento de una terapia efectiva si no se realiza otro tipo de aproximación al problema tal como son cambios o re-estructuraciones del manejo rutinario en la granja. Por otro lado, también es importante destacar la utilidad que puede tener el análisis laboratorial para el control de estos procesos, dado que permite detectar la amplia variedad de procesos que pueden estar afectando a la vez en la granja.

Una de las impresiones más claras que actualmente se tienen tanto desde el punto de vista clínico como laboratorial es que las entidades patológicas únicas son escasas o casi inexistentes, y que la lucha sistemáticamente tiene que plantearse desde el punto de vista terapeutico/profiláctico y de manejo, siendo éste último probablemente el factor más importante.

El caso clínico del mundo

Apofisiolisis y sobrecrecimiento de pezuñas01-feb-2000 hace 16 años 10 meses 10 días
Intoxicación por cobre02-dic-1999 hace 17 años 9 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags