Dimensionado de una explotación para el funcionamiento en bandas cada 3 semanas

Debemos planificar la distribución del espacio para cada zona productiva (cubrición, gestación, maternidad y transición), teniendo en cuenta que la granja funcionará en bandas cada 3 semanas e intentando minimizar los principales problemas de la granja.

Jueves 14 febrero 2002 (hace 14 años 9 meses 19 días)
luz.bernal

Situación actual

Una empresa que dispone de varias granjas de cerdas desea actualizar una de sus explotaciones. Se trata de unas instalaciones con más de 30 años, donde prácticamente no se han realizado reformas durante este tiempo. La explotación consta de 2 naves completamente iguales con la siguiente distribución:

Cada nave dispone de 2 salas de transición, 7 salas de maternidad (28 plazas) y 2 salas de gestación (64 plazas). También dispone de un almacén de superficie considerable (10 x 7,5 m).

Principales problemas actuales de la explotación

La distribución y el estado actual de las instalaciones conlleva dificultades serias en el manejo debido a que:

  • Cada nave funciona prácticamente como una granja independiente, lo que complica especialmente el manejo durante la recela, al tener las gestaciones divididas entre las 2 naves. Actualmente el movimiento de cerdas de una nave a la otra no es sencillo, pero la distancia no es excesiva (unos 30 metros) y sería posible construir una manga de manejo que comunicara ambas naves.
  • La recela presenta dificultades añadidas al no disponerse de una buena Área de Detección de Celo (ADC). Los patios externos están muy deteriorados, lo que impide que en ellos se puedan emplazar cerdas permanentemente. Además esta zona no dispone de tejado. A priori, la reforma de este espacio parece demasiado cara y difícil.
  • Al no disponer de los patios externos, la granja queda mal dimensionada: Faltan plazas de gestación, con lo que no puede extraerse el máximo partido de las plazas de maternidad (las cerdas pueden llegar a entrar en maternidad hasta 4 semanas antes del parto). Esta situación lleva a que la explotación quede limitada a unas 175 cerdas (cuando en condiciones ideales debería tener capacidad para 240).
  • Actualmente disponemos de muchas salas de maternidad (7 por nave) de muy baja capacidad (4 plazas). Esto implica tener que entrar en muchas salas diariamente, limpiar muchas salas cada vez que se desteta, no poder invertir demasiado en control ambiental…
  • Las 4 salas de transición (2 en cada nave) no permiten un manejo Todo Dentro - Todo Fuera al trabajar con lotes semanales.

Objetivo

Factores a tener en cuenta en la reforma

Actualmente disponemos de permiso para un máximo de 250 cerdas. Sobrepasar este límite de cerdas conllevaría que el proyecto dejara de ser una simple reforma, con lo que deberíamos solicitar permisos, realizar estudios ambientales…, lo que complica bastante el tema.

La granja no dispone de engorde y la empresa dispone de engordes integrados externos que interesa llenar con el mínimo de orígenes posible. Este hecho, unido al relativamente bajo volumen de cerdas de la explotación aconseja el que nos planteemos un funcionamiento en bandas. Dentro de las distintas opciones, se escoge el manejo en bandas cada 3 semanas debido a la sencillez de su uso, porque nos empieza a aportar un volumen de lechones por lote atractivo y porque tal como veremos en la propuesta del proyecto, permite una distribución del espacio muy buena.

Un factor muy importante a tener en cuenta es que no existe ninguna pared maestra en ambas naves. El techo se sujeta mediante vigas, por lo que con relativa facilidad podemos tirar paredes intermedias y tener una mayor flexibilidad en la distribución del espacio.

También debemos fijarnos en que las plazas de maternidad actuales son muy anchas (2,5 m). En las granjas modernas las plazas de maternidad suelen tener 1,60 m de ancho, con lo que donde teníamos 4 plazas podríamos pasar a tener 6.

Planteamiento del problema

Debemos planificar la distribución del espacio para cada zona productiva (cubrición, gestación, maternidad y transición), teniendo en cuenta que la granja funcionará en bandas cada 3 semanas e intentando minimizar los principales problemas descritos anteriormente:
  • Dimensionar correctamente la granja para una capacidad de unas 250 cerdas, con salas de maternidad y transición que permitan un manejo Todo dentro - Todo fuera.
  • Diseñar salas de maternidad y transición de mayor capacidad a la actual, que permitan un manejo más sencillo y una mayor inversión en control ambiental.
  • Conseguir que toda la gestación quede en una única nave.
  • Diseñar una buena Área de Detección de Celo, prescindiendo de los corrales externos.

Posible solución del caso

Probablemente, en este caso puedan existir varias soluciones viables; una de ellas es la que se plantea a continuación:



Funcionando en bandas cada 3 semanas, una granja de entre 230 y 250 cerdas, debe tener un objetivo de partos de 30 partos / banda:

230 cerdas x 2,3 partos / cerda - año = 529 partos / año

529 partos anuales / 52 semanas al año = 10,2 partos / semana

10,2 partos semanales x 3 semanas por banda = 30 partos / banda

a) Salas de maternidad

Con un manejo en bandas cada 3 semanas, necesitamos tan solo 2 salas de maternidad. Cada 3 semanas llenaremos la mitad de las salas, es decir, 2 salas de 12 y una sala de 6 (en total, el objetivo de los 30 partos / banda). Al cabo de 3 semanas se empezarán a llenar la otra mitad de las salas con la siguiente banda, con lo que garantizamos un manejo Todo dentro - Todo fuera de la maternidad y obtenemos un lechón recién destetado de bastante calidad (con 28 días de vida).

Como vemos, tan solo tiramos 4 paredes actuales y construimos una nueva para separar el antiguo almacén de la futura sala de transición, lo que no representa demasiado gasto en obras.

Tirando más paredes podríamos haber reducido el número de salas (de hecho con tan solo 2 salas de 30 ya bastaría), pero preferimos mantener la distribución planteada porque siempre permite la vuelta al manejo en lotes semanales y porque las salas pequeñas de 6 plazas pueden usarse como comodín en aquellos lotes en los que no se cumpla el objetivo de partos establecido. El espacio destinado al almacén podría ser empleado para construir las nuevas plazas de transición requeridas.

b) Salas de transición

Funcionando en bandas cada 3 semanas tan solo necesitamos 2 salas de transición. El tiempo de ocupación será de 6 semanas (aproximadamente 5,5 de estancia y media de limpieza - vacío sanitario).

De todas formas siempre nos quedaría la opción de construir una nueva sala de transición en la zona donde se ha diseñado el almacén (que tiene las mismas dimensiones que las otras 2 salas). De esta forma nos iríamos a un tiempo de ocupación de 9 semanas en transición.

Cumpliendo el objetivo de 30 partos / banda, nos llegarán aproximadamente 300 lechones / 3 semanas, con lo que llenaremos una sala por banda con una densidad de 0,22 lechones / m2 (contando un pasillo central de 0,8 m).

c) Cubrición y gestación

Como vemos, una de las naves se utiliza para ubicar la maternidad y la transición, mientras que en la segunda nave se va a emplazar toda la zona de cubrición, gestación temprana y gestación confirmada. En esta nave se deberán tirar todas las paredes intermedias y abrir nuevas fosas de purines.

La nueva nave consta de un Área de Detección de Celo de 80 plazas, 132 plazas de gestación confirmada, dos corrales para machos y dos corrales de 9,6 para m2 ubicar primerizas, cerdas cojas… en casos puntuales.

La intención es que en la ADC se ubiquen 2 lotes de animales, con un tiempo de estancia de 6 semanas. Esto permite que las cerdas puedan ser receladas, cubiertas, chequeadas con el ecógrafo y ser trasladadas a la gestación confirmada con aproximadamente 5 semanas de gestación (una edad en la que el movimiento de cerdas gestantes ya no resulta demasiado problemático).

En la ADC contamos un espacio extra (40 plazas / lote, cuando el objetivo de partos es de 30 / lote) porque debemos contar con cerdas repetidoras, retrasadas, nuevas primerizas que entran en la explotación…

En la gestación confirmada tenemos 132 plazas, lo que significa disponer de espacio para 4 lotes (30 cerdas x 4 = 120 cerdas), además de 12 plazas extra para posibles repeticiones tardías, cerdas vacías o abortos.

e) Dimensionado general de la granja

Aplicando un manejo en bandas cada 3 semanas necesitamos distribuir a las cerdas en 7 lotes productivos. Como podemos ver, en el diseño de la granja, disponemos del siguiente espacio:

· Espacio para 2 lotes en el Área de Detección de Celo (80 plazas)

· Espacio para 4 lotes en la Zona de Gestación Confirmada (132 plazas)

· Espacio para 2 lotes en maternidad (60 plazas)

Evidentemente necesitamos espacio para 8 lotes para poder realizar movimientos de animales entre las distintas fases productivas.

Comentarios

En este caso debíamos planificar la distribución del espacio para una explotación con un máximo de 250 cerdas, produciendo un lechón de 18 Kg y funcionando en bandas cada 3 semanas.

1. ¿Por qué se ha escogido el manejo en bandas (MEB) cada 3 semanas?

El manejo en bandas cada 3 semanas tiene las siguientes ventajas y desventajas:

VENTAJAS
INCONVENIENTES
Necesitamos tan solo 2 salas de maternidad. El tiempo de ocupación de cada sala es de 6 semanas, con lo que tenemos 1 semana para llenar la paridera, 4 semanas de lactación y 1 semana para vaciar y limpiar la sala. Este elevado tiempo de ocupación de cada sala lleva a un menor rendimiento por plaza de maternidad. Recordemos que la plaza de maternidad es la más cara de una explotación…

Otras opciones como el MEB cada 2, 4 ó 5 semanas permiten obtener mayores rendimientos por plaza de maternidad.
Al vernos forzados a tener un tiempo de ocupación por sala de maternidad de 6 semanas, obtenemos un lechón recién destetado de bastante calidad (con 28 días de vida). Además las cerdas también dispondrán de mayor tiempo para recuperarse después del parto, por lo que la salida en celo y la prolificidad también suele ser mejor.
Tan solo necesitamos 2 salas de transición para garantizar un manejo Todo dentro - Todo fuera. Al igual que en el caso de la maternidad, esto significa un tiempo de ocupación de 6 semanas (aproximadamente 5,5 de estancia y media de limpieza - vacío sanitario). Como destetamos un lechón con 28 días de vida, el hecho de ofrecerle tan solo 5,5 semanas de destete no es excesivamente problemático y debemos ser capaces de conseguir que llegue a los 18 - 20 kg
El espacio entre lotes coincide con el ciclo reproductivo de la cerda (3 semanas), con lo que la mayoría de las cerdas repetidoras suelen encajar en el siguiente lote sin excesivas dificultades. Las cerdas que quedan entre bandas pueden ser acopladas a una banda con relativa facilidad jugando con la edad al destete y con el uso de hormonas (progesterona post-destete).

Hemos escogido el MEB cada 3 semanas debido a su facilidad de uso y a que empieza a aportarnos un buen volumen de lechones del mismo peso. Las bandas a 4 y 5 semanas nos aportan un mayor número de lechones del mismo peso y son capaces de ofrecernos una mayor productividad teórica, pero su funcionamiento también resulta más complicado.

Sin embargo, tal como se plantea la distribución del espacio en el proyecto, siempre podríamos readaptarnos a un sistema de producción con bandas cada 4 semanas o cada 5 semanas con relativa facilidad:

Tipo de banda
Objetivo de partos
Censo de la granja
MEB cada 3 semanas
30 cada 3 semanas
240 - 250 cerdas
MEB cada 4 semanas
60 cada 4 semanas
340 - 350 cerdas
MEB cada 5 semanas
60 cada 5 semanas
270 - 280 cerdas

El Área de Detección de Celo diseñada permitiría la ubicación de las 60 cerdas destetadas por banda en el caso del MEB cada 4 ó 5 semanas. También dispondríamos de 20 plazas de ADC extra para cerdas repetidoras, primerizas… Sin embargo, necesitaríamos más plazas de gestación confirmada porque el volumen de cerdas de la granja sería superior, lo que además supondría ampliar el censo límite de la explotación, por lo que el proyecto dejaría de ser una simple reforma.

En el caso de querernos adaptar a un MEB cada 4 semanas también necesitaríamos más espacio de transición, porque destetaríamos un lechón de menos días (menos de 21) y tan solo tendríamos espacio para 4 semanas (con vacío sanitario incluido). Así pues, deberíamos doblar la transición planteada en el proyecto. También andaríamos muy justos de transición poniendo en práctica un MEB cada 5 semanas. Los lechones tendrían menos de 5 semanas de estancia en transición, siendo destetados a una edad media de unos 23 días.

2. Dimensionado general de la granja

Aplicando un manejo en bandas cada 3 semanas necesitamos distribuir a las cerdas en 7 lotes productivos. Esto es así porque destetando a los 28 días, la cerda tarda 21 semanas en completar el ciclo productivo (16 de gestación, 4 de lactación y 1 de salida en celo), con lo que necesitaremos 7 lotes distribuidos cada 3 semanas (3 semanas x 7 lotes = 21 semanas). Como podemos ver, en el diseño de la granja, disponemos del siguiente espacio:

  • Espacio para 2 lotes en el Área de Detección de Celo (ADC) (80 plazas).
  • Espacio para 4 lotes en la Zona de Gestación Confirmada (132 plazas).
  • Espacio para 2 lotes en maternidad (60 plazas).

Podría parecer un error el hecho de que dispongamos de espacio para 8 lotes de cerdas, cuando en realidad tan solo tenemos 7 lotes. Sin embargo, este espacio extra es necesario para poder realizar movimientos de animales. No podremos trasladar las cerdas de la gestación a la maternidad sin haber vaciado las salas de parto previamente. Así pues, este espacio extra se utiliza para poder "mover ficha".

3. Ventajas de la Área de Detección de Celo propuesta

La nueva nave consta de un Área de Detección de Celo de 80 plazas, lo que representa las siguientes ventajas:

  • Disponemos de espacio extra (40 plazas / lote, cuando el objetivo de partos es de 30 / lote), donde podemos ubicar cerdas repetidoras, retrasadas, nuevas primerizas que entran en la explotación…
  • El tiempo de estancia en esta zona se alarga a 6 semanas, con lo que las cerdas puedan ser receladas, cubiertas, chequeadas con el ecógrafo y ser trasladadas a la gestación confirmada con aproximadamente 5 semanas de gestación (una edad en la que el movimiento de cerdas gestantes ya no resulta demasiado problemático).
  • en el caso de querer trabajar con bandas cada 4 ó semanas, también disponemos de un volumen suficiente para acomodar a un lote de cerdas durante la recela, cubrición y gestación temprana.

En esta ADC disponemos de 2 hileras de 20 cerdas enfrentadas cara a cara y con un espacio entre ellas de 3,6 metros. Los machos se encuentran en medio de la ADC, ubicados en 2 corrales y además disponemos de 2 jaulas extra intercaladas a los corrales donde podríamos alojar 2 verracos más puntualmente durante la recela (estos verracos podrían estar habitualmente enjaulados en uno de los boxes de la gestación confirmada). Esta situación supone las siguientes ventajas:

  • Podemos recelar con uno de los machos por la parte delantera de los corrales con las cerdas dentro de los boxes. Mediante este sistema podemos detectar el celo de la mayoría de las cerdas.
  • Las cerdas que queden como dudosas pueden hacerse salir por la parte delantera de la jaula, permitiendo un contacto total con el verraco en un espacio amplio. Estas cerdas incluso se pueden trasladar al corral del macho o se pueden encarar a 4 machos distintos, dejando que ella escoja el que más le gusta y estimulándolas al máximo.
  • El hecho de que todos los animales vean como otros montan, intensifica la demostración de los signos del celo por parte de aquellas cerdas más conflictivas, con lo que muchas de las cerdas que se darían como negativas, se detectan de forma correcta.

Un inconveniente de esta ADC es que los machos siempre están en contacto con las cerdas a recelar, lo que supone un efecto de "habituamiento" en las cerdas que puede llevar a que algunas muestren los signos de celo con menor intensidad. Esto podría mejorarse fácilmente si dejamos la última pared de la izquierda de la nave sin tirar. De esta forma dispondremos de una pequeña sala de 3,7 x 10 donde alojar a 4 machos en corrales (aproximadamente 6,5 m2 por animal). Podemos comunicar esta sala con el resto de la nave mediante una puerta central por donde saldrán los verracos durante la recela. De esta forma las cerdas tan solo ven a los verracos puntualmente durante 2 veces diarias, lo que estimula mucho más la expresión de los signos del celo.

El caso clínico del mundo

Incremento en el porcentaje de momificados08-mar-2002 hace 14 años 8 meses 25 días
Infección por E. coli14-ene-2002 hace 14 años 10 meses 19 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags