Diferencias en el coste de alimentación en dos granjas de la misma empresa

¿Como es posible que exista tanta variación en el coste de alimentación por kilo de incremento entre la granja A y B?

Viernes 10 agosto 2001 (hace 15 años 3 meses 23 días)

Introducción

Nuestro problema ocurre en una empresa que gestiona varias explotaciones propias que producen lechones de unos 15 a 20 kilos, estos animales se destinan posteriormente a engorde hasta unos 100 kilos de peso vivo en varias integraciones.

Las transiciones funcionan con el sistema todo dentro - todo fuera por naves, pero el llenado de las distintas naves se realiza de forma continua por semanas, ya que en el manejo de madres se trabaja destetando cada jueves.

Semestralmente se elaboran los resultados de los costes de producción de las granjas de lechones, al revisar los resultados del coste de alimentación de la fase de transición nos encontramos con la siguiente sorpresa:

Granja A Granja B % Variación
Coste alimentación / lechón 950 994 4,6
Coste alimentación / kilo repuesto 76,5 117,0 35,2

Teniendo en cuenta que se utilizan los mismos piensos, los mismos criterios de alimentación y las 2 explotaciones tienen instalaciones muy similares: ¿Como es posible que exista tanta variación en el coste de alimentación por kilo de incremento entre la granja A y B?

Veamos los resultados obtenidos en el conjunto de las explotaciones de la empresa y en las 2 granjas en concreto:

Año 1.999 Granja A Granja B
Peso inicial 5,5 5,0 5,7
Peso final 15,8 17,4 14,2
Mortalidad 1,5 1,8 3,8
Índice conversión 1,48 1,41 1,82
Precio medio del kilo de pienso 59,3 54,2 64,9
Coste alimentación / lechón 899 950 994
Coste alimentación / kilo repuesto 87,8 76,5 117,0

A la vista de los resultados vemos que existen varias causas que explican los peores resultados obtenidos por la granja B: 1) Mayor mortalidad, 2) Peor conversión, 3) Precio medio de la mezcla de piensos más alto.

Objetivos de alimentación

El primer paso que debemos realizar para encontrar las diferencias entre las 2 explotaciones es conocer los objetivos nutricionales del técnico en alimentación de la Empresa, que son los siguientes:

Objetivos 1.999
Peso inicial 6
Peso final 18
Mortalidad 1,5
Índice conversión 1,39
Precio medio del kilo de pienso 54,9
Coste alimentación / lechón 990
Coste alimentación / kilo repuesto 82,8

El programa de alimentación de la empresa para conseguir dichos objetivos es el siguiente:

Pienso Consumo por lechón Índice conversión previsto
Iniciador 0,2 1,1
Pre-starter 2,0 1,2
Starter 5,0 1,3
Pre-engorde 9,5 1,5
Total 16,7 1,39

Una vez conocemos los objetivos globales de la empresa debemos de encontrar cuales son los objetivos previstos en cada una de las 2 explotaciones en función de sus incrementos de peso reales:

Granja A Granja B Diferencia
Peso inicial 5,0 5,7 + 0,7
Peso final 17,4 14,2 - 3,2
Objetivo A Objetivo B Diferencia
Consumo (Kg.) 17,3 11,4 - 5,9
Índice de conversión 1,40 1,34 - 0,06
Precio pienso (Ptas.) 58,7 66,9 + 8,2
Coste lechón 1,016 763 - 253
Coste kilo repuesto 81,9 89,8 + 7,9

A pesar de pertenecer a la misma empresa las 2 explotaciones producen unos lechones bastante diferentes en cuanto al incremento de peso esperado. Por este motivo los objetivos de consumo y coste de alimentación varían en cada explotación, y es a partir de esta información que estamos en condiciones de saber la repercusión económica de los diferentes factores (mortalidad, conversión y precio del pienso) que son los que determinan el resultado final.

Mortalidad

La mortalidad repercute en el coste de alimentación al incrementar el índice de conversión (perdemos lo que han comido las bajas). En nuestro caso trabajamos en condiciones comerciales de producción, por tanto no disponemos del peso real de las bajas y debemos de aproximar el consumo medio de los distintos piensos que puede haber tenido el lechón baja, para ello preguntamos a los responsables de las explotaciones y obtenemos como respuesta los siguientes porcentajes:

Iniciador Pre-starter Starter Pre-engorde
% Consumo 80 60 40 20

Aplicando estos porcentajes de consumo a las 2 explotaciones obtenemos los siguientes consumos de pienso y coste por animal muerto:

Bajas Granja A Granja B
Consumo (kg.) 5,36 4,16
Coste (Ptas.) 382 331

Al aplicar los porcentajes de mortalidad real a los consumos y costes anteriores se obtienen los siguientes incrementos en consumo y coste por lechón producido:

Granja A Granja B
% Bajas 1,8 3,8
Consumo (kg.) 0,10 0,16
Coste (Ptas.) 7 13

A pesar de que en la granja B tienen el doble de bajas que en la granja A, su repercusión en el consumo de pienso y en el coste de alimentación por kilo aumentado no es significativa.

Índice de conversión

Una vez hemos visto que los niveles de mortalidad no tienen un efecto importante sobre el índice de conversión debemos de retomar los objetivos de cada explotación y compararlos con su realidad.

Consumo (Kg.)
Índice de conversión
Objetivo A Real A Diferencia
17,3 17,5 0,2
1,40 1,41 0,01
Objetivo B Real B Diferencia
11,4 15,3 3,9
1,34 1,82 0,48

La explotación A se ha ajustado perfectamente a los objetivos de transformación del pienso, la desviación por lechón es de 12 pesetas y por kilo repuesto de 0,9 pesetas.

En la explotación B el índice de conversión está muy desviado de sus objetivos, repercutiendo en 261 pesetas por lechón y 30,7 pesetas en el coste del kilo repuesto. Hemos perdido una gran cantidad de pienso por lo que debemos investigar las causas:

  • Peso de las bajas.
  • Tipo y estado de las tolvas.
  • Estado de los silos.
  • Condiciones ambientales de los animales.
  • Todo lo que pueda estar relacionado con el consumo de pienso.

Precio del pienso

El precio medio del pienso nos puede variar por 2 motivos: 1) por la proporción de piensos utilizados, es decir por el mejor o peor ajuste al programa de alimentación y 2) por las variaciones del precio de su composición.

1. Proporción de piensos utilizados

Comparación de los consumos reales de los distintos piensos con el objetivo:

Kg. / lechón Objetivo Granja A Granja B
Iniciador 0,2 0,15 0,15
Pre-starter 2 1,13 1,58
Starter 5 3,79 8,75
Pre-engorde Según peso 12,46 4,83

En la granja A, el manejo del pienso ha conseguido un precio medio de 52,9 pesetas, mientras que en la granja B el precio conseguido es de 62,4. Si revisamos los precios objetivos, vemos que eran de 58,7 y 66,9 respectivamente, por tanto las 2 explotaciones han realizado un buen manejo del pienso, ahorrando 5,8 (A) y 4,5 (B) pesetas por kilo de pienso consumido.

2. Variaciones de precio

Finalmente debemos de revisar que no existan diferencias importantes entre los precios de los distintos piensos consumidos, en el siguiente cuadro podemos ver el objetivo y los precios reales de los distintos piensos:

Precios Objetivo Granja A Granja B
Iniciador 150 169,6 170
Pre-starter 126 125,7 146,5
Starter 60 59,7 59,6
Pre-engorde 43 44,7 44,5
Precio medio Según peso 54,2 64,9

En primer lugar vemos una diferencia importante en el precio del Pre-starter, el motivo es la utilización de medicaciones especiales en la explotación B, en esta explotación el porcentaje de mortalidad era el doble que en A.

En cuanto al precio podemos decir que en la explotación A el objetivo era de 52,9, mientras que el real ha sido de 54,2, lo que representa un incremento de 22,3 pesetas por lechón, y en la explotación B el precio medio objetivo era de 62,4 y en realidad ha sido 64,9, representando 36,3 pesetas más por lechón.

Comentarios

Este caso ocurre en una empresa que gestiona varias explotaciones propias que producen lechones de unos 15 a 20 kilos, estos animales se destinan posteriormente a engorde hasta unos 100 kilos de peso vivo en varias integraciones.

Las transiciones funcionan con el sistema todo dentro - todo fuera por naves, pero el llenado de las distintas naves se realiza de forma continua por semanas, ya que en el manejo de madres se trabaja destetando cada jueves.

Los análisis semestrales de los costes de producción en dos granjas de la misma empresa revelan los siguientes resultados para el coste de la alimentación de la fase de transición:

Granja A Granja B % Variación
Coste alimentación / lechón 950 994 4,6
Coste alimentación / kilo repuesto 76,5 117,0 35,2

Los resultados obtenidos en el conjunto de las explotaciones y en las dos granjas en concreto son:

Año 1.999 Granja A Granja B
Peso inicial 5,5 5,0 5,7
Peso final 15,8 17,4 14,2
Mortalidad 1,5 1,8 3,8
Índice conversión 1,48 1,41 1,82
Precio medio del kilo de pienso 59,3 54,2 64,9
Coste alimentación / lechón 899 950 994
Coste alimentación / kilo repuesto 87,8 76,5 117,0

Pueden ser varias las causas que explican los peores resultados obtenidos por la granja B:

  1. Mayor mortalidad
  2. Peor conversión
  3. Precio medio de la mezcla de piensos más alto

Para averiguar cúal es la repercusión económica de cada uno de estos factores en el coste final vamos a transformar en pesetas todos los factores que determinan el coste de alimentación por lechón y por kilo repuesto.

Coste lechón Granja A Granja B Diferencia
Objetivo 1.016 763 - 253
Mortalidad - - -
Consumo + 12 + 261 + 249
Proporción piensos - 100 - 66 + 34
Precio pienso + 22 + 36 + 14
Coste lechón 950 994 + 44

Coste kilo repuesto Granja A Granja B Diferencia
Objetivo 81,9 89,8 + 7,9
Mortalidad - - -
Consumo + 0,9 + 30,7 + 29,8
Proporción piensos - 8,1 - 7,8 + 0,3
Precio pienso + 1,8 + 4,2 + 2,4
Coste lechón 76,5 117,0 + 40,5

Ante estos resultados podemos decir que:

  1. En la granja A el coste de alimentación por animal debería de ser 253 más alto que en la granja B. Por otra parte el coste de alimento por kilo repuesto debería de ser 7,9 pesetas más barato que en la granja B.
  2. El índice de conversión es el responsable de la gran diferencia entre las 2 explotaciones, mientras que en A prácticamente se mantiene sobre el objetivo esperado, en B provoca un incremento de coste del lechón de 261 pesetas que suponen 30,7 pesetas por del kilo repuesto.
  3. Las 2 explotaciones consiguen reducir el precio medio objetivo del kilo de pienso, ya que el ahorro que consiguen en la proporción de piensos utilizados supera el incremento del precio de la composición del pienso.
  4. No obstante la explotación A ha sido más eficiente al conseguir un ahorro global de 6,3 pesetas por kilo, mientras que en la granja B solamente ha conseguido un ahorro de 3,6 pesetas por kilo. El principal motivo es la utilización de un Pre-starter con una medicación especial en la granja B.

El caso clínico del mundo

Leptospirosis14-sep-2001 hace 15 años 2 meses 19 días
Aujeszky06-jul-2001 hace 15 años 4 meses 27 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags