Diarrea debida principalmente a Clostridium

Tras la aparición repentina de diarreas neonatales en todo tipo de camadas y de aplastamiento y viendo que los tratamientos tradicionales (inyección con espiramicina en cerdas y colistina oral o inyección de amoxicilina en lechones) no da resultados, el ganadero decide avisar al veterinario.

Lunes 11 julio 2005 (hace 11 años 4 meses 23 días)

Descripción de la explotación

El presente caso apareció en una explotación de ciclo cerrado con 150 madres situada en la Bretaña francesa.

El manejo se realiza en bandas de 3 semanas y los animales se destetan a los 28 días de vida.

Las maternidades están formadas por 6 salas de 10 plazas y los lechones se alojan en maternidad hasta las 3 semanas post-destete ya que dos de las salas equivalen a una transición.

La reposición se realiza mediante la compra de primerizas y su incorporación en las bandas suele ser bastante irregular.

Respecto a la alimentación, la explotación se fabrica su propio pienso para madres y cerdos de engorde y compra el pienso de 1ª y 2ª edad.

El agua que utiliza procede de un pozo y está clorada.

Respecto al status sanitario, la explotación es negativa a Aujeszky y positiva para PRRS. El protocolo contra la sarna es insuficiente ya que hay casos en cerdas.

El plan vacunal es el siguiente:

Madres
• Vacunadas frente a Aujeszky, parvovirosis, mal rojo y rinitis atrófica además de una autovacuna contra Streptoccocus suis.

• La vacunación contra el PRRSV, realizada en primerizas, ya no se realiza ya que el productor no lo encuentra eficaz.
Lechones
• Vacunados contra micoplasma y Aujeszky.
Otros
• Tres veces al año se realiza vermifugación en cerdas.

• Los lechones reciben una inyección de amoxicilina en el momento del nacimiento y de toltrazurilo durante la primera semana de vida.

Aparición del caso (día 0)

Tras la aparición repentina de diarreas neonatales en todo tipo de camadas y de aplastamiento y viendo que los tratamientos tradicionales (inyección con espiramicina en cerdas y colistina oral o inyección de amoxicilina en lechones) no da resultados, el ganadero decide avisar al veterinario. Aunque las madres no parecen enfermas, se observan dificultades en la subida de la leche.

Visita a la explotación y primeras medidas tomadas

Visita a la explotación (día 1)

Las cerdas paren a término de forma espontánea excepto si cae en fin de semana, entonces se les provoca el parto. Los datos reproductivos de la explotación son normales, con un índice de fecundidad satisfactorio y una prolificidad alrededor de los 14 nacidos totales. Sin embargo, el número de lechones destetados es bajo (9) debido a los problemas en la subida de la leche y a la presencia de las diarreas neonatales.

Las diarreas aparecen hacia los 3 días de vida y de forma intensa. El aspecto de los lechones es "espectacular" ya que presentan un color amarillento debido a la diarrea y la piel presenta pliegues debido a la deshidratación.

Las maternidades son relativamente viejas y, debido a la presencia de algunos bebederos defectuosos, en algunos casos se retiró la compartimentación para permitir beber a los lechones.

En las naves de post-destete y engorde, donde el tipo de construcción no permite trabajar en bandas únicas por salas, debido a un problema de coherencia en el tamaño de las salas, hay presencia de desmedro (PMWS) con un deterioro del aspecto de los animales que aparece al final del post-destete o inicio del engorde.

Se observa también presencia de rinitis y tos en engorde así como diarreas de color marrón. El veterinario decide realizar una necropsia en 2 lechones realizando las siguientes observaciones:

• Presencia de estómagos vacíos.
• Pocas lesiones macroscópicas a nivel intestinal.
• Importante edema a nivel del mesocolon.

Medidas tomadas a la espera de los resultados de laboratorio

• Se toma muestra del agua para posterior análisis.
• Aumento del control de la toma de calostro para mejorar los índices de supervivencia tras el parto.
• Inyección de tiamulina en lugar de amoxicilina en los lechones tras el parto debido a la sospecha de presencia de Clostridium difficile tras la observación de edema del mesocolon y de presencia anterior de este germen en la explotación cuando hace un año se dieron casos de diarrea.

Debido a los problemas de lactación y de descargas vulvares en las cerdas se decidió administrar marbofloxacina en cerdas en el momento del parto.

Análisis y diagnóstico de laboratorio

Se decide enviar dos lechones al laboratorio. Los resultados muestran presencia de aislados de Escherichia coli no hemolítica y de Clostridium perfringens en las heces.

La tabla siguiente muestra los factores de virulencia y de fijación para Escherichia coli:

STa STb K99 987P F41
Negativo Negativo Negativo Negativo Negativo

Además se observa:

• ELISA rotavirus: negativo (sobre heces)
• ELISA Clostridium difficile (toxina): positivo
• La PCR para toxinas de Clostridium perfringens muestra:

Toxina alfa Toxina beta Toxina beta 2
Positivo
Negativo
Positivo

• Análisis bacteriológico del agua: potable

Se tomaron también muestras de sangre en post-destete, engorde y cerdas para conocer el status frente a PRRS.

Se observa una circulación viral en la explotación que puede calificarse como inestable. La contaminación de las primerizas es precoz y los cerdos de engorde son muy positivos.

Tratamiento y evolución

Protocolo terapéutico

• Lechones: inyección sistemática en el momento del nacimiento con ceftiofur o tiamulina (para comparación).
• Cerdas: inyección de marbofloxacina tras el parto para solventar los eventuales problemas de lactación. Intervención inyectable con tiamulina en los lechones tras la aparición de síntomas.

Prevención

• Vacunación anti clostridios.
• Se recomienda retomar la vacunación contra el PRRSV al menos en las primerizas (este procedimiento no se realizará de forma inmediata).

Resultados obtenidos y evolución del caso

El veterinario se muestra perplejo al observar que en las bandas donde se instauró el protocolo antibiótico y la vacunación contra clostridios no se observa una gran mejora respecto a las precedentes. Cree que parte de este resultado puede ser debido a la presencia de PRRS.

Debido al hecho de que las maternidades son viejas y difíciles de desinfectar, el veterinario decide, a modo de prueba, realizar una desinfección por termonebulización con un desinfectante a base de peróxidos como complemento de la desinfección con espuma a base de glutaraldehído y amonios cuaternarios.

Tras obtener unos primeros resultados espectaculares se decide desinfectar las demás salas utilizando el mismo protocolo.

La presencia de diarreas disminuyó significativamente hasta casi desaparecer y se mantuvo aunque el ganadero no pudo comprar el termonebulizador y retomó el protocolo de limpieza y desinfección clásico.


Con el paso del tiempo, aparecieron algunos casos nuevos, en particular sobre lechones de primerizas pero se pudieron controlar más fácilmente en comparación con los primeros episodios.

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo es diarrea debida principalmente a presencia de clostridios agravada por la presencia de PRRS con, probablemente, una importante contaminación de los lechones relacionada con la persistencia de esporas en el medio exterior.

Comentarios

El caso aparece en una explotación de 150 madres situada en la Bretaña francesa. El conjunto de la explotación se encuentra desestabilizado, excepto los parámetros reproductivos (con sólo irregularidades en los resultados entre bandas). La aparición de las diarreas se presentó de forma espectacular aunque finalmente la mortalidad de los lechones no fue tan importante como hacía prever el mal aspecto de los animales.

Tras la aparición de las diarreas se visita la explotación y se observa la presencia de otros problemas en la explotación como la presencia de PMWS o la probable circulación de PRRS.

La visita constata que no se respetan de forma global los principios de limitación de la contaminación (varias camadas juntas en maternidad, 2 bandas en una misma sala post-destete...).

El aspecto de los animales y los resultados de la necropsia (edema a nivel del mesocolon) que se orientaron hacia presencia de Clostridium difficile, hicieron pensar que los resultados de laboratorio darían lugar a una asociación de gérmenes.

Las medidas tomadas fueron las clásicas con la vacunación para clostridios que le ha dado al veterinario buenos resultados en varios casos. La administración de tiamulina fue resultado de varias experiencias de campo donde ésta fue la única molécula que se mostró eficaz contra Clostridium difficile. Después, diferentes experiencias llevaron al veterinario a tratar antes a las cerdas con tiamulina por vía oral durante el parto.

El efecto de la termonebulización fue muy bueno, más allá de los esperados por el propio veterinario.

La explotación no ha vuelto a experimentar una situación tan dramática debida a diarreas neonatales. El ganadero mantuvo una vacunación anticlostridio de seguridad. Sí han aparecido, con posterioridad algunos casos raros de diarreas en lechones neonatos débiles por circulación de PRRSV.

Artículos relacionados

El caso clínico del mundo

Problemas respiratorios por H. parasuis07-sep-2005 hace 11 años 2 meses 27 días
Síndrome gripal debido a H1N2 con complicaciones bacterianas05-jul-2005 hace 11 años 4 meses 29 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags