Lee este artículo en:

Aclimatación de la reposición al virus PRRS (1/2). ¿Hay diferentes enfoques en distintos países?

¿Cuál es el método preferido de exposición?, ¿y el mejor estatus de la reposición?, ¿deben ser criadas en la granja o compradas?,… Veterinarios de Alemania, Norte América, China y España comparten sus opiniones.

Como discutimos en el primer artículo de esta serie sobre PRRS, el grupo de veterinarios que hemos entrevistado de todas las partes del mundo considera que el virus PRRS tiene una gran repercusión en muchos de los problemas que ven a diario. Sin excepciones, todos ellos confían en las estrategias de aclimatación para adaptar el sistema inmune de la reposición al de las granjas de sus clientes. Estas estrategias son aún más importantes con tasas de reposición altas en sistemas de producción grandes donde las nulíparas representan una proporción importante de las reproductoras. Como dice mi gran amiga, la Dr. Laura Batista, la aclimatación de la reposición es el primer punto de los “no negociables” a la hora de luchar contra esta enfermedad. Controlar la circulación del virus en la reposición nos llevará a la estabilización de la granja y a conseguir el principal objetivo que es el destetar cerdos negativos al virus PRRS. En este segundo artículo, describiremos las diferentes estrategias de aclimatación implementadas por nuestros 4 veterinarios especialistas en porcino de Alemania, Norte América, China y España.

Estamos interesados en conocer sus protocolos estándar. Para comenzar, les preguntamos sobre el estatus frente al virus PRRS de la reposición a su llegada a la explotación. En España, no es raro recibir reposición positiva a anticuerpos del virus PRRS. Vidal asegura que el 50% de la reposición de sus sistemas de multiplicación recibe primalas seropositivas frente al virus PRRS. Sea cual sea el estatus, todas las primalas reciben una dosis de vacuna viva modificada (MLV) a la llegada y una segunda dosis 4 semanas después durante el periodo de aclimatación. En Alemania, Böhne nos explica que la mayoría de productores recibe reposición negativa y que se vacuna con PRRS MLV durante la aclimatación. En China, Wang tiene dos escenarios muy diferentes. La mayoría de las granjas tradicionales familiares no tienen opción para recibir reposición negativa y todavía hay una falta de conocimiento sobre el impacto que esta situación podría tener en sus granjas. En sistemas de producción más grandes, se tiende a seguir un proceso de aclimatación bien definido y a entrar reposición naïve frente al virus PRRS, sin embargo, el suministro de reposición naïve no está siempre garantizado. Pitkin es muy clara en este primer punto y afirma que tener una fuente de reposición negativa es una obligación y que nadie se plantea entrar reposición positiva en sus granjas.

Los 4 veterinarios estuvieron de acuerdo en que la estrategia más común es tener la instalación de aclimatación en la misma granja (foto 1). Estas instalaciones pueden estar juntas o separadas de la instalación principal, con un acceso del personal restringido o no pero de alguna manera se separa la reposición durante los periodos de cuarentena (aunque no siempre) y adaptación. Pitkin nos explica que, aunque parezca que tener la instalación de aclimatación en la misma granja puede aumentar el riesgo para las reproductoras de la granja, es más fácil de vigilar y controlar que un sitio fuera de la granja. Ella afirma que: “otras granjas cercanas a tu cuarentena, cuando la cuarentena está fuera del recinto de tu granja, suponen un riesgo potencial difícil de controlar. Al menos, cuando está cerca, este riesgo se puede controlar mejor”. También explica que los trabajadores tienden a adaptar sus protocoles de bioseguridad en función de si la reposición está en periodo de cuarentena o aclimatación tras la llegada de cada grupo. Durante las cuarentenas, el personal siempre asume que el grupo recién llegado de animales tiene un estado sanitario más bajo y, como resultado, se modifican los protocolos de bioseguridad para proteger a las cerdas ya presentes en la granja. Durante las aclimataciones, el personal generalmente considera que el grupo de reposición tiene el mismo estado sanitario que las cerdas reproductoras y tiende a tener menor número de movimientos restringidos.

Foto 1. Unidad de cría de reposición (gilt development unit, GDU, por sus siglas en inglés). Cortesía de María José Clavijo.

Foto 1. Unidad de cría de reposición (gilt development unit, GDU, por sus siglas en inglés). Cortesía de María José Clavijo.

¿Los productores prefieren criar su propia reposición, o comprarla externamente? Wang responde que la mayor parte de granjeros chinos compran la reposición a proveedores externos. Böhne afirma que mientras que la mayoría de productores compra reposición externa, hay áreas en Alemania, con granjas de menor tamaño, donde los granjeros producen su propia reposición por razones de bioseguridad. Vall Companys, el grupo en el que Vidal ha estado trabajando durante los últimos 16 años, tiene unidades de cría de reposición (gilt development unit, GDU, por sus siglas en inglés) externas a las granjas que trabajan todo-dentro-todo-fuera. Estos sitios están dedicados a criar la reposición y a las 22 semanas de edad se llevan a las salas de cuarentena-aclimatación en las granjas de cerdas. Este enfoque del manejo contribuye significativamente a la bioseguridad global del sistema. Pitkin explica que este mismo enfoque es cada vez más común en Norte América donde suele llevarse a cabo en sistemas de producción que tienen su propia multiplicación interna y dedican estas unidades exclusivamente a la cría de reposición para otras granjas del mismo grupo.

En base a las respuestas a las preguntas anteriores, nos interesamos por conocer cuál es el método y también el tipo de virus para la exposición preferido (virus vivo modificado (MLV) vs inoculación del virus vivo de campo (LVI)) como el estándar en el proceso de aclimatación. Vidal y Böhne, nuestros representantes europeos, prefieren sin duda el uso de MLV para la aclimatación de la reposición. Por otra parte, Pitkin y Wang tienen más experiencia con LVI. Pitkin estima que aproximadamente el 40% de los productores americanos usa LVI en sus granjas. Los productores, a menudo, se encuentran más confiados con este enfoque, particularmente cuando el virus vacunal no se parece al virus campo existente en la granja. “La inoculación del virus vivo solía ser más común hace un tiempo, es una decisión que depende del veterinario asesor, sin embargo, la tendencia está cambiando hacia un mayor uso de vacunas MLV”- dice Pitkin. Wang diferencia entre tipos de explotaciones: las que tienen las instalaciones para la reposición fuera de la granja tienden a usar más LVI, mientras que las que tienen las instalaciones en la propia granja tienden a usar mas vacunas MLV. La decisión de si usar las opciones MLV o LVI también influye en los protocolos de adaptación y en la duración de éstos. El próximo artículo de esta serie estará dedicado a este tema.

Artículos

¿Se están complicando los destetes? (1/3)27-ago-2018 hace 2 meses 21 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags