Lee este artículo en:

¿Qué sucede cuando M. hyopneumoniae entra en una población? Evaluación de la infección natural en primerizas

Algunos de los principales mensajes a recordar de este artículo son: M. hyo se transmite lentamente dentro de las poblaciones expuestas, pero los cerdos pueden excretar durante largos períodos de tiempo.

Introducción

Un componente esencial en el control y la eliminación de Mycoplasma hyopneumoniae (M. hyo) es la evaluación de la duración de la excreción de la bacteria en las poblaciones porcinas, ya que eso determinará el momento de la introducción de las hembras de reemplazo, y por lo tanto la duración del cierre de la granja. Incluso más importante, dicha información permitirá el desarrollo de mejores estrategias para la adaptación sanitaria de primerizas. Aunque se ha evaluado la duración de la excreción en cerdos infectados experimentalmente, la epidemiología de M. hyo en poblaciones de primerizas infectadas de forma natural sigue siendo en gran medida desconocida (Pieters et al, 2009; Pieters et al, en prensa). El objetivo de este estudio fue describir el patrón de infección por M. hyo y su persistencia en una población de primerizas expuesta de manera natural.

Materiales y métodos

La granja donde se realizó este estudio había experimentado recientemente un brote de M. hyo, después de haberse mantenido negativa durante más de 5 años. En este estudio prospectivo de cohorte, se seleccionó al azar un grupo de 63 primerizas a los 21 días de edad, se identificaron mediante crotal y se tomaron muestras mediante hisopado laríngeo de forma semanal durante 5 semanas y mensualmente después.Se recogieron muestras de suero a los 21, 110 y 140 días de edad. Se realizó una toma de muestras final durante su estancia en la sala de partos, donde se recolectó una muestra traqueal de las cerdas del estudio y de 5 de sus lechones. Preocupados por la escasa sensibilidad del método de muestreo laríngeo en las fases de infección media a tardía, se decidió adoptar la toma de muestras a nivel de traquea a partir de los 200 días de vida (Fablet et al, 2010). Las muestras traqueales se tomaron introduciendo el extremo de una cánula para inseminación artificial post cervical (PCAI) en la tráquea. Después de tomar la muestra, se separó la pieza de conexión de la cánula y se insertó en un tubo estéril tapado con 0,5 ml de PBS y se refrigeró a 4°C. Con el objetivo de evaluar la infección a nivel de pulmón, un total de 20 primerizas del estudio fueron eutanasiadas y sometidas a un exámen patológico completo. Todas las muestras laríngeas, traqueales y pulmonares se enviaron al Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de la Universidad Estatal de Iowa y se analizaron mediante PCR cuantitativa de M. hyopneumoniae, las muestras de suero se analizaron para anticuerpos contra M. hyo mediante ELISA IDEXX.

Resultados preliminares y discusión

En el transcurso del estudio, 19 primerizas murieron o fueron descartadas en diferentes etapas debido a que no cumplían con los criterios de selección de primerizas (figura 1). Al destete, el 11% de las primerizas estaban infectadas y la última cerda positiva se detectó como positiva 284 días mas tarde. A pesar del reciente brote de M. hyopneumoniae, la prevalencia al destete fue baja. Se estableció la hipótesis de que la menor prevalencia podría deberse a la administración de antibiótico via pienso en las cerdas, a una cepa de M. hyo menos virulenta o a la falta de sensibilidad del método laríngeo para la detección temprana. La prevalencia a los 80, 110, 140 y 170 días de edad fue del 14,5%, 29,7%, 28,8% y 4,2%, respectivamente. Esta transmisión lenta y el bajo nivel de exposición, incluso en un escenario de brote, representa uno de los mayores desafíos para el control de M. hyo.

Figura 1: Gráfico que muestra la detección longitudinal de M. hyopneumoniae en primerizas. 

Figura 1: Gráfico que muestra la detección longitudinal de M. hyopneumoniae en primerizas. 

La rápida reducción de la capacidad de detección llevó a la decisión de utilizar un método de diagnóstico más invasivo y sensible. Se realizó una comparación en paralelo utilizando hisopos laríngeos y muestras traqueales. La detección de M. hyo en hisopos laríngeos fue del 8,8% en comparación con el 42,2% en muestras traqueales a los 200 días de edad. A los 215 días, el 5,2% de los hisopos laríngeos dieron positivo a PCR en comparación con el 52% en muestras traqueales. Este último método de muestreo parece ser una metodología más sensible para la detección de M. hyo durante la infección crónica (Pieters et al, en prensa, Fablet et al., 2010). La prevalencia disminuyó al 33,3%, 18,75%, 5,80%, 0% y 0% a 245, 275, 305, 325 y 340 días de edad, respectivamente. Cuatro cerdas (6,3%) permanecieron negativas por PCR a lo largo del estudio; sin embargo; hubo evidencia de seroconversión en el 100% de las primerizas a los 140 días. Esto revela que, aunque el 93,4% de las primerizas mostraron al menos una muestra laríngea o traqueal positiva a PCR, no todas las primerizas expuestas fueron detectadas como positivas, incluso después de muestreos consecutivos. Esta limitación de la sensibilidad debe tenerse en cuenta al diseñar estrategias de muestreo para M. hyo (es decir, al determinar el día "cero" o el de detección antes de reabrir una población). Finalmente, en el momento de entrar a partos, 20 cerdas y 5 de sus lechones, a punto de destetar, fueron negativos a PCR.

La seroprevalencia a los 21 días de vida fue del 100%, lo que evidencia una sólida transferencia de anticuerpos maternos de la cerda al lechón. La seroprevalencia a los 110 días fue del 59,5%. De estas primerizas seropositivas, el 39% fueron negativas a PCR utilizando hisopos laríngeos. La seroconversión generalmente se observa entre 4 y 8 semanas después de la infección, por lo tanto, estos resultados indican que el método de hisopado laríngeo no fue efectivo para la detección de infección en los muestreos anteriores. Por el contrario, el 38% de las primerizas fueron serológicamente negativas a los 110 días de edad, de estas, el 27% habían sido previamente positivas a PCR mediante hisopos laríngeos entre los días 21 y 49 de vida. Esto muestra la variabilidad en la seroconversión para M. hyo y respalda el hecho de que la respuesta de anticuerpos es un indicador retardado de exposición. La seroprevalencia a los 140 días reveló que el 100% de las primerizas había seroconvertido, aunque el 30% de las primerizas seropositivas no dieron un resultado positivo a PCR mediante hisopos laríngeos tomados en 8 muestreos diferentes.

La histopatología realizada en los pulmones de 2 primerizas necropsiadas a los 215 días de edad mostró peribronquiolitis linfocítica, congestión, con una bronconeumonía previa de etiología desconocida (foto 1). Todas las muestras de pulmón y tráquea fueron PCR negativas para M. hyo. A 245 y 275 días de edad, las muestras de pulmón de 3 primerizas no mostraron evidencias macroscópicas o histopatológicas de enfermedad por M. hyo y todas las muestras dieron negativo a PCR. Sin embargo, las muestras traqueales de estas primerizas recogidas antes de la eutanasia fueron PCR positivas. Esta última observación podría indicar una sensibilidad potencialmente más baja de las muestras bronquiales tomadas para la detección de M. hyo en comparación con las muestras traqueales durante la etapa de infección crónica.

Foto 1: Neumonía enzoótica: lesiones pulmonares macroscópicas.  Fuente: conferencia de patología, contribución de Pat Halbur

Foto 1: Neumonía enzoótica: lesiones pulmonares macroscópicas.  Fuente: conferencia de patología, contribución de Pat Halbur

Puntos a recordar

  1. La excreción y exposición de los lechones a M. hyo en la sala de partos, incluso tras una introducción reciente en una población negativa, pueden ser bajas.
  2. El pico de infección aguda mediante hisopos laríngeos se observó a los 49 días de edad (39%). El pico de infección crónica se observó a los 215 días (52%).
  3. M. hyo se transmite lentamente dentro de las poblaciones expuestas. Incluso durante un brote, la proporción de primerizas positivas al mismo tiempo nunca superó el 52%.
  4. La última primeriza positiva se detectó a los 284 días. Esto proporciona más evidencia de que las poblaciones pueden excretar durante largos períodos de tiempo.
  5. Los hisopos laríngeos parecen carecer de sensibilidad para la detección de M. hyo en la infección media a tardía, como lo demuestra la seroconversión junto con hisopados de laringe negativos mediante PCR.
  6. Las muestras traqueales parecen ser una herramienta de diagnóstico más sensible en comparación con los hisopos laríngeos.
  7. La respuesta de anticuerpos a M. hyo es un indicador retardado de exposición.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags