La medición del espesor de grasa dorsal como base para la modificación de las raciones alimentarias en cerdas

Lunes 18 diciembre 2000 (hace 15 años 11 meses 23 días)
Los productores disponen de dos estrategias de alimentación para reproductoras: pueden ajustar los regímenes de alimentación mediante la valoración visual de la condición física de la cerda, o mediante la medición de los cambios en el espesor de la grasa dorsal. Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado un CD-ROM acerca del manejo reproductivo donde trata esta cuestión. Este programa utiliza la técnica de la medición del espesor de grasa dorsal para determinar los niveles de alimentación para todas las fases del ciclo reproductivo. El CD-ROM se presentó durante el International Pig Veterinary Society Congress en Melbourne, Australia. "Puntuar la condición corporal no es una idea para el siglo XXI," comentó el director del equipo, el profesor Paul Hughes de la University of Melbourne. "Deberíamos intentar medir la condición corporal en lugar de valorarla visualmente." Mediante la técnica de medición del espesor de la grasa dorsal con un equipo de ultrasonidos, los objetivos recomendados para primerizas a la primera cubrición son un mínimo de 130 kg y un espesor de grasa dorsal de 18-20 mm en el punto P2. Hughes reconoce que estos objetivos parecen muy difíciles de conseguir, particularmente en los genotipos con un crecimiento muy rápido, sin embargo añade que la confusión que existe acerca de las dietas para el desarrollo de las primerizas los hacen parecer más complicados de lo que son realidad. Algunos productores suministran más vitaminas y minerales a las primerizas, otros reducen el nivel de lisina al tiempo que aumentan el contenido energético. Hughes advierte contra la producción de cerdas más gordas. La medición del espesor de grasa dorsal es una herramienta para valorar la condición física global. El equipo de Hughes recomienda una estrategia de alimentación que tiene como objetivo alcanzar un espesor de grasa dorsal de 20-22 mm en el punto P2 a la primera cubrición, con un mínimo de 18 mm. Conviene realizar más mediciones al cubrir a la cerda o durante la detección de gestación, de forma que se puedan determinar los niveles de alimentación para el siguiente período de gestación. Los objetivos a la cubrición son de 18-20 mm en el P2, o un mínimo de 16 mm. Estos objetivos tienen en cuenta la pérdida normal de 2 mm de espesor de grasa dorsal en el P2 entre el parto y el destete. La condición física y el éxito reproductivo de la cerda están muy relacionados entre sí. Hughes cree que si se sigue su programa de manejo reproductivo, los productores podrán reducir el número de cerdas sacrificadas debido a una condición física pobre. Considera que los productores pueden reducir el índice de sacrificio de una media de 50-60% a un más óptimo 38%. Los objetivos finales de este sistema de manejo son aumentar la longevidad y productividad de las cerdas. Un mejor manejo de la condición física de la cerda mediante la medición del espesor de grasa dorsal reducirá el índice de sacrificio y los costos de reposición. Apuntó también que las cerdas no deben ser sacrificadas según edad o número de parto hasta después de alcanzar su octavo parto.

Feed sows by their backfat: The authors of a CD-Rom on reproductive management argue the case for using fat depth as the basis for modifying feed allo

Abstracts

3 La musculación fija el programa de alimentación de cerdas19-dic-2000 hace 15 años 11 meses 22 días
Aceite de canola para reducir el polvo en las naves de cerdos15-dic-2000 hace 15 años 11 meses 26 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags