Lee este artículo en:

Estudio de la flora bacteriana presente en la piel de la glándula mamaria y calostro

Lunes 16 mayo 2011 (hace 5 años 6 meses 18 días)
Teniendo en cuenta que las mastitis por coliformes en cerdas, como parte de la disgalaxia post-parto representa un complejo de enfermedades de gran importancia económica y que la mastitis coliforme es una enfermedad multifactorial y que las bacterias patógenas no sólo son ubicuas en el ambiente de los animales sino que también pueden estar presentes en la piel, el presente estudio tuvo como objetivo determinar la flora bacteriana en la piel y en las muestras de calostro de un número limitado de cerdas con glándulas mamarias clínicamente sanas.

Se analizaron 8 cerdas alojadas junto a otras 120 en una estación experimental. Una semana antes de la fecha prevista de parto las cerdas fueron lavadas y alojadas en salas de parto individuales limpias y desinfectadas con slat parcial y sin aporte de paja. Durante el período comprendido entre el inicio del parto y el nacimiento del último lechón se tomaron muestras de piel de las glándulas mamarias en un diámetro de 10 cm. alrededor del centro del pezón (96 muestras). Se tomaron también, mediante ordeño manual, muestras de calostro antes de que los lechones empezaran a mamar (19 muestras en total), descartando el primer chorro. Ninguna cerda mostró fiebre ni signos clínicos de mastitis durante el período de muestreo, y ninguna desarrolló posteriormente mastitis.

Las 96 muestras de piel fueron bacteriológicamente positivas, obteniendo 496 cepas y 5,2 aislados en promedio por muestra. Sólo tres muestras de piel, todas ellas de una misma cerda, fueron negativas para Staphylococcaceae. Entre 1 y 5 especies diferentes de Staphylococcaceae fueron aisladas de las otras 93 muestras de piel con 2,7 especies de Staphylococcus por muestra en promedio. Staphylococcaceae fueron aisladas con más frecuencia en la piel (50,4% de todas las muestras en piel) siendo Staphylococcus simulans la especie predominante. Se aislaron también Streptococcaceae de 61 de las 96 muestras de piel (63,5% de todas las muestras de piel, 14,1% de todos los aislados de la piel), siendo Aerococcus viridans la especie dominante. Se aislaron también 7 especies de enterobacterias en 64 de las 96 muestras de piel (66,7% de todas las muestras de piel, 19,4% de todos los aislamientos de la piel) siendo Escherichia coli la especie dominante.

Respecto a las muestras de calostro, 16 de las 77 muestras (20,8%) fueron negativas, mientras el resto (61; 79,2%) fueron bacteriológicamente positivas, obteniendo 122 cepas en total y 2 aislados de media por muestra positiva. Staphylococcaceae fue el género aislado con mayor frecuencia (54,1%) tanto en el calostro como en la piel, siendo S. simulans la especie dominante. Streptococcaceae, con un S. viridans como especie dominante representó el 30,3% de todos los aislados en calostro mientras que las enterobacterias fueron aisladas en sólo 4 muestras de calostro (3,9% de todos los aislados), con E. coli como especie dominante.

La diferencia entre el número total de aislados bacterianos en piel y calostro fue significativa, con un número mayor en las muestras de piel. En cuanto a la relación entre los aislados en las muestras de calostro y de piel, en 35 de las 61 muestras de calostro positivas (57,4%), por lo menos una de las especies aisladas también había sido aislada en las muestras de piel del pezón correspondiente. A nivel de aislado, 54 de las 122 especies aisladas del calostro (44,3%) se encontraban en la piel del pezón correspondiente. Esta correlación fue especialmente clara en el caso de S. stimulans (13 de 54 especies; 24,1%) y Staphylococcus warneri (12 de 54 especies; 22,4%). Sin embargo, el análisis de pares para cada cerda y pezón no revelaron una relación significativa entre las familias de bacterias en la flora de la piel y en calostro.

Este estudio muestra claramente que existen varias especies de bacterias presentes tanto en la piel como en el calostro de cerdas clínicamente sanas, siendo Staphylococcaceae la familia predominante mientras que Streptococcaceae y enterobacterias, incluyendo E. coli, pueden estar presentes de forma transitoria en la piel de las glándulas mamarias. Además, los resultados del cultivo de las muestras de calostro indican que la flora bacteriana difiere entre las tetinas individuales. Para aclarar la posible relación entre la flora de la piel y del calostro y su posible influencia en la aparición de mastitis clínica se hace necesario realizar más estudios como por ejemplo una bacteriología cuantitativa entre animales sanos y enfermos.

Kemper N, Preissler R. Bacterial flora on the mammary gland skin of sows and in their colostrum. J Swine Health Prod. 2011;19(2):112–115.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags