Lee este artículo en:

El bajo peso al nacimiento afecta al rendimiento reproductivo y longevidad de las cerdas

Los resultados de este estudio muestran que un bajo peso al nacimiento (<1 kg) influye negativamente en la producción de lechones y en la longevidad de las cerdas.

Viernes 1 julio 2016 (hace 5 meses 4 días)
R. Cubillos G.

Es sabido que camadas de gran tamaño van relacionadas con menores pesos medios al nacer y con más lechones nacidos con un peso inferior a 1 kg, afectando de forma negativa al crecimiento de los lechones. Por contra, hay pocos estudios que examinen el impacto a largo plazo del bajo peso al nacimiento en el comportamiento productivo de los lechones hembras seleccionados para ser reproductoras. El presente estudio evaluó los efectos del peso al nacer sobre el rendimiento reproductivo y la longevidad hasta el tercer parto de cerdas Landrace x Large White. Para el total de variables, se utilizaron datos procedentes de 835 primerizas mientras que cuando el análisis se refería al número de días en la explotación desde nacimiento se analizaron los datos de 1.495 primerizas. Las primerizas fueron clasificadas de forma retrospectiva en ocho clases de peso al nacer (BiW), con aproximadamente el 12,5% de las cerdas en cada grupo.

En general, las hembras tenían 196,8 ± 0,6 días de edad en la primera manifestación del estro, que se produjo en el 23,8%, 44,4% y 64,6% de las primerizas dentro de los 10, 20 y 30 días de exposición al verraco, respectivamente, sin diferencias entre los grupos BiW. La edad de la pubertad fue similar entre los grupos BiW en las cerdas que mostraron estro dentro de los 30 días de exposición al verraco pero las primerizas tratadas con PG600 con un BiW de 410 hasta 1160 g llegaron a la pubertad más tarde que aquellas con un peso superior a los 1400 g. La eliminación debido a anoestro fue mayor en las cerdas con un BiW de 410 a 990 g (22,9%) en comparación con las otras clases BiW (en general 9,6%). No hubo diferencias en el índice de partos entre las clases BiW en el primer y segundo parto si bien la tasa de partos para las cerdas nacidas con un peso entre 1000 a 1160 g y 1510 a 1610 g fue menor en el tercero en comparación con las cerdas con un peso al nacimiento superior a los 1620 g. El número total de lechones nacidos y nacidos vivos fue menor para el grupo BiW de menor peso en el primer parto pero similar entre los diferentes grupos BiW en el segundo y tercer parto. El porcentaje de primíparas que alcanzaron el tercer parto (68,7%) no se vio afectado por el BiW. El tercer parto se alcanzó a los 627,4 ± 1,17 días de edad en promedio, sin diferencias significativas entre las clases BiW. Las hembras que nacieron con un peso inferior a 1 kg produjeron alrededor de 4,5 lechones menos a lo largo de las tres paridades en comparación con las otras clases BiW. Las cerdas que nacieron con un peso entre 1,0 y 1,28 g también se vieron afectadas negativamente en términos de días de vida en la explotación, aunque en menor medida que aquellas con un peso al nacimiento inferior a 1 kg, en comparación con las nacidas con un peso > 1,28 kg. Sin embargo, el número de días desde la selección para la entrada en el hato reproductor hasta el tercer parto o eliminación no fue diferente entre las clases BiW.

Los resultados de este estudio muestran que un bajo peso al nacimiento (<1 kg) influye negativamente en la producción de lechones y en la longevidad de las cerdas.

D. Magnabosco, M.L. Bernardi, I. Wentz, E.C.P. Cunha, F.P. Bortolozzo. Low birth weight affects lifetime productive performance and longevity of female swine. Livestock Science. Volume 184, February 2016, Pages 119–125. doi:10.1016/j.livsci.2015.12.008

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags