Efectos de la densidad energética y el ratio lisina:caloria de la dieta en el índice de crecimiento y las características de la canal

Viernes 10 marzo 2000 (hace 16 años 8 meses 28 días)
Se realizaron dos experimentos para evaluar los efectos de la densidad energética en la dieta y el ratio lisina:caloria en el índice de crecimiento y características de la canal de cerdos de crecimiento y de engorde. En el Experimento 1, 80 cerdos castrados híbridos (peso inicial 44,5 kg) se alimentaron con un pienso de control o piensos con 1,5, 3,0, 4,5 o 6,0% de manteca de alta calidad (MAC). Todos los piensos contenian 3,2 y 2,47 g. de lisina/Mcal EM durante la fase de crecimiento (44,5 a 73 kg) y engorde (73 a 104 kg), respectivamente. El aumento de la densidad energética no afectó la GMD de forma global, sin embargo, la IMD descendió y el índice de transformación (ratio ganancia:consumo pienso; IT) aumentó (lineal). El aumento de la densidad de energía hizo descender y después aumentar (cuadrática) el grosor de grasa subcutánea y el porcentaje de magro. En el Experimento 2, 120 primerizas híbridas (peso inicial 29,2 kg) se utilizaron para determinar los efectos de incrementar los niveles de MAC y el ratio lisina:caloría suministrados durante la fase de crecimiento en el índice de crecimiento y el crecimiento posterior en engordes. Las cerdas se alimentaron con pienso de una densidad energética de (3,31, 3,44, o 3,57 EM/kg/comida) y un ratio lisina:caloría (2,75, 3,10, 3,45, o 3,80 g lisina/Mcal EM). No se observó ninguna interación densidad energética x ratio lisina:caloria. El aumento de la densidad energética provocó un aumento de la GMD y del IT y una disminución de la IMD de las cerdas desde los 29,5 a los 72,6 kg (lineal). Al aumentar el ratio lisina:caloria aumentó la GMD y la IMD (lineal) pero no tuvo ningún efecto en el IT. Desde los 72,6 a los 90,7 kg, todas las cerdas se alimentaron con la misma dieta con 0,90% lisina y 2,72 g lisina/Mcal EM. Las cerdas alimentadas anteriormente con un ratio lisina:caloria aumentado tuvieron una GMD e IT más bajos (lineal). Además, los animales alimentados anteriormente con una cantidad incrementada de MAC sufrieron un descenso (lineal) en la GMD y IMD. Desde los 90,7 a los 107 kg cuando todas las cerdas se alimentaron con una dieta con 0,70% lisina y 2,1 g lisina/Mcal EM, el índice de crecimiento no se vio afectado por el tratamiento alimentario anterior. Las características de las canales no se vieron afectadas por la MAC o el ratio lisina:caloria suministrado desde los 29,5 a los 72,6 kg. El aumento de la densidad energética en la dieta y el ratio lisina:caloria mejoró la GMD e IT de los cerdos de engorde; sin embargo, los cerdos alimentados con una dieta baja en energía o un ratio lisina:caloria bajo desde los 29 a los 72 kg tuvieron un crecimiento compensatorio desde los 72 a los 90 kg.

Smith JW, Tokach MD, OQuinn PR, Nelssen JL, Goodband RD. Journal of Animal Science 77(11):3007-3015, 1999

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags