Averiguar el origen del fallo reproductivo no infeccioso

Lunes 12 febrero 2001 (hace 15 años 9 meses 27 días)
Diagnosticar el fallo reproductivo debido a causas no infecciosas puede resultar difícil. Esto se debe a la creencia de que el fallo reproductivo sólo puede ser causado por enfermedades infecciosas, una falta de supervisión de los trabajadores que manejan los animales, la falta de cumplimiento de los requisitos para conseguir una buena reproducción y las diferentes opiniones acerca de la salud y bienestar de los animales, sobre todo en relación con las cerdas. Según el autor se deben considerar orígenes no infecciosos si el problema dura mucho tiempo, si los abortos, momificados y nacidos muertos no son muy abundantes y si no se observan síntomas claros en otros cerdos. Existen seis pasos a seguir para averiguar las causas de los problemas reproductivos no infecciosos. 1- Definir la naturaleza del problema mediante el análisis de los datos de producción. Buscar las siguientes pistas: bajo número de cerdos destetados por camada, bajo índice de partos, retraso en la aparición del celo, un número muy alto de días no productivos. Después, analizar los datos acerca del rendimiento de los trabajadores. Buscar: - Intervalos de estro prolongados o demasiado cortos - Cubriciones por semana - Montas por cubrición - Intervalos de repeticiones - Problemas al final de la gestación, como por ejemplo abortos y pseudogestación. - Número total bajo de cerdos nacidos - Mortalidad alta 2- Entrevistar al personal. Esto ayudará a determinar el plan de manejo practicado por el personal, lo que piensa el personal acerca de la causa del problema, identificar actitudes de los trabajadores que puedan aumentar el problema y caracterizar aspectos de la producción como la genética, alimentación, instalaciones y enfermedades. 3- Observación de los animales. Considerar la condición de las cerdas, salud, descargas vulvares así como factores ambientales (temperatura, humedad, luz) y factores de manejo (sanidad, fichas de las cerdas, material). 4- Observar los procedimientos reproductivos. Asegurar la estimulación del celo, la detección del celo y los factores de manejo de cubriciones. Estos incluyen: momento de la cubrición y la frecuencia durante el estro, sanidad, estimulación y técnica. También se deben observar las técnicas de manejo de la gestación, como por ejemplo la detección de celo post-cubrición, diagnosis de gestación y manejo del censo. 5- Diagnósticos especiales, como la diagnosis del anoestro, estudio de los ovarios o aparato reproductivo al sacrificio, análisis para presencia de micotoxinas y análisis del agua. Con la monta natural, puede resultar muy difícil determinar el origen del fallo reproductivo. Además de muchos de los factores asociados con la IA, los productores deben considerar el número de verracos, espacio de comederos, cama, refrigeración, tamaño y edad de grupo, intervalos destete y monitorización con ultrasonidos. Los estudios actuales apoyan el hecho de limitar el número de montas por cubrición. También se debe tener en cuenta la calidad de la cubrición. 6- Mejorar la fertilidad. En la mayoría de fallos reproductivos existen problemas múltiples que contribuyen al fallo. Es casi imposible determinar cada factor individualmente. La estrategia más efectiva es crear un nuevo plan general de manejo para la explotación.

Thacker B / Swine Practitioner, pp. 14-17, Sept. 2000 / --

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags