Agricultura productiva: Un extraño entre nosotros

Lunes 14 febrero 2000 (hace 16 años 9 meses 21 días)
El negocio de la agricultura ha seguido un largo proceso de adoptar nuevas tecnologías e intensificar el uso de nuestros recursos naturales. En principio se trata de cambiar la tecnología manual por la tecnología de apretar botones y ésta, por sistemas informáticos. La tecnología que dependía de brazos y espaldas fuertes fue reemplazada por el control digital y ahora funciona con inteligencia artificial. Algunas de las consecuencias son obvias: campos , tractores, invernaderos y naves más grandes. ¿Es, por lo tanto, la agricultura más intensificada y grande mejor? No exactamente, ser más grande es ser diferente: menos vacas que producen más leche, menos hectáreas que producen más toneladas, cerdos que consumen menos nutrientes por kg. ganado, pollos para consumo comercializado en cuestión de semanas y el metro cuadrado de invernadero que produce durante todo el año. Ordenadores, naves más grandes y cosechadoras que valen un cuarto de millón de dólares son los cambios más palpables en una red de transformación que poco a poco reemplaza a la gente trabajando por la tecnología trabajando. En el fondo, la intensificación agrícola significa que cada vez menos granjeros producen más alimentos. La agricultura productiva se ha convertido en un extraño entre nosotros. Mientras las granjas se intensifican, cada vez más personas ponen en duda la administración ambiental de la agricultura y su contribución a la cultura rural. La intensificación ha llevado a naves más grandes, equipos más grandes, uso más frecuente de carreteras públicas, uso más concentrado de nutrientes, densidades más altas de ganado y más terrenos en manos de menos dueños. Las características fundamentales de la producción agrícola moderna tienen cada vez menos en común con el resto de nuestro campo. Las circunstancias de la agricultura no son muy diferentes a las condiciones que se desarrollaron mucho antes en nuestros pueblos y ciudades. Cada vez más, las empresas que producen o venden productos se han marchado a parques industriales y zonas comerciales. La suposición que la agricultura productiva sea bienvenida en cualquier sitio donde exista un espacio abierto se está questionando. En algunas zonas rurales de Ontario, la agricultura cada vez más intensificada no está bien recibida. Otras zonas de Ontario tienen más que ganar con la planificación vigorosa del turismo rural, negocios familiares y ocio rural junto con granjas de hobby, residencias rurales o fincas y lugares de escape de fin de semana. Mientras tanto, las granjas familiares dedicadas a la agricultura productiva necesitan más que nunca garantías a largo plazo. Se puede tardar de 10 a 25 años en devolver las fuertes inversiones realizadas en terreno, edificios y maquinaria para la agricultura productiva. Necesitan la garantía de que las zonas en que invierten se mantendrán abiertas a la producción de alimentos a largo plazo. La agricultura productiva necesita su propio espacio rural - un espacio que cuenta con la intensificación. No obstante, gran parte del Ontario rural no se ha planificado así. Se planificó para la agricultura de antes - en escala moderada con muchas residencias esparcidas por las concesiones. No es nada sorprendente que la agricultura productiva se haya convertido en un extraño entre nosotros. Fuente: AnimaNet

28 de enero de 2000 / Corner Post - Farm & Rural Commentary / Elbert van Donkersgoed

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags