Lee este artículo en:

PPA en una explotación china

Este caso clínico describe cómo, después de encontrar un gran número de cerdos muertos y moribundos en las cuadras a lo largo de un periodo de 4 días, un equipo experto de veterinarios diagnosticó peste porcina africana.

Martes 23 octubre 2018 (hace 24 días)
5 me gusta

Descripción de la explotación

La explotación de este caso clínico es una granja de reproducción-multiplicación ubicada en la región de Dongbei, en el noreste de China, que tiene una alta densidad porcina y que está situada cerca de Shenyang, en la provincia de Liaoning. La explotación empezó hace 3 años, con naves de nueva construcción en sitio único, y está delimitada por una valla perimetral.

Los lechones se destetan, tanto de las cerdas como de las primerizas, a los 21 días, y luego se crían en naves adyacentes de transición. Alrededor de las 10 semanas de vida, se traslada a los cerdos a unas naves separadas para el engorde/acabado. La explotación tiene un gran número de trabajadores. También hay un pequeño equipo de expertos técnicos y veterinarios, con algunos consultores externos. La explotación adquiere pienso de una gran fábrica. Los cerdos de acabado se venden a nivel local en mercados de ganado, a tratantes y a mataderos. Los cadáveres son recogidos por camiones para su destrucción por parte de empresas locales.

Las cerdas y las primerizas reciben vacunas comerciales contra E. coli, parvovirus, mal rojo y leptospirosis. Los lechones son vacunados en diversos momentos entre las 2 y las 8 semanas de vida contra la enfermedad de Aujesky, Mycoplasma y fiebre aftosa con vacunas comerciales.

Al igual que muchas explotaciones en China, la tasa de mortalidad en la transición es, generalmente, del 8-15%, principalmente debido al PRRS y a infecciones secundarias. Tanto en los corrales de engorde como en los de reproducción la mortalidad era, en general, muy inferior (0-3%).

Fotografía 1. Explotación afectada en la provincia de Liaoning.

Fotografía 1. Explotación afectada en la provincia de Liaoning.

Fotografía 2. Típicos alojamientos para cerdos reproductores y de engorde/acabado en la granja afectada.

Fotografía 2. Típicos alojamientos para cerdos reproductores y de engorde/acabado en la granja afectada.

Presentación del caso

Desde mayo hasta junio de 2018, la zona de las reproductoras se había reabastecido con diversos lotes de primerizas (hasta un total de 4.500 cerdas en edad adulta, de una edad igual o superior a los 3 meses). Estos lotes de cerdas habían llegado con varios envíos en camión, procedentes de empresas locales de reproductoras del noreste de China.

Desde mayo hasta el 14 de agosto de 2018, 18 de los 4.500 animales habían sido sacrificados o habían muerto debido a diversos problemas endémicos (menos de 1 por semana).

El 15 de agosto, se vio que varios cerdos de una nave estaban apáticos, tenían mucha fiebre y mostraban secreciones sanguinolentas, con 3 animales muertos.

El 16 de agosto, se detectaron 10 cerdos enfermos y 8 muertos.

El 17 de agosto, se vieron 150 cerdos enfermos y 23 muertos.

El 18 de agosto se detectaron 300 cerdos enfermos y 26 muertos.

Llegado el 19 de agosto, se contaron un total de 615 cerdos enfermos y 88 muertos.

A partir de ahí, el caso clínico progresó rápidamente, con grandes números de cerdos muertos y moribundos descubiertos por los trabajadores a lo largo de un periodo de 4 días.

Fotografía 3. Numerosos cerdos muertos y moribundos en la explotación afectada.

Fotografía 3. Numerosos cerdos muertos y moribundos en la explotación afectada.

Un equipo de expertos veterinarios se dirigió a los corrales afectados en los que estaban alojados los cerdos muertos y enfermos. El equipo confirmó, clínicamente, que los cerdos restantes estaban, en general, apáticos, abatidos y acurrucados entre sí. Estos cerdos frecuentemente tenían fiebre alta (41-42ºC). Las pezuñas tenían un aspecto normal. Muchos animales mostraban una secreción espumosa en el hocico, que en muchos casos contenía material sanguinolento. Algunos cerdos mostraban un flujo sanguinolento procedente del ano. Muchos animales mostraban dificultades para respirar y solían estar tumbados de costado, en un intento por mejorar su respiración. La piel y la mucosa de los cerdos tenía un aspecto ictérico/amarillento. Muchos cerdos tenían hemorragias irregulares (petequias) en la piel del tórax y el abdomen.

Fotografía 4. Espuma sanguinolenta en la secreción nasal de un cerdo afectado.

Fotografía 4. Espuma sanguinolenta en la secreción nasal de un cerdo afectado.

El equipo llevó a cabo necropsias completas en varios cerdos afectados, eligiendo casos agudos recientes. Había numerosas hemorragias evidentes presentes en la mayoría de los linfonodos. Los linfonodos mesentéricos, por ejemplo, tenían el aspecto de un racimo de uvas grandes de color púrpura.

La tráquea y los bronquios tenían grades cantidades de líquido edematoso espumoso con algo de sangre,confirmándose así la fuente de la secreción nasal. Los pulmones tenían algo de congestión difusa y edema, pero por lo demás eran normales.

El hígado y el bazo presentaban un tamaño marcadamente aumentado. La vesícula biliar tenía unas hemorragias oscuras y muy visibles. El aumento de tamaño del bazo era generalizado, con una consistencia firme y dura y un tamaño de entre 4 y 6 veces su tamaño normal.

Había algo de líquido ascítico presente en el abdomen. Las lesiones cutáneas (petequias e ictericia) también se apreciaron en la necropsia.

Fotografía 5. Hallazgos de las necropsias en los cerdos afectados. Nótese el hígado y el bazo, muy aumentados de tamaño.

Fotografía 5. Hallazgos de las necropsias en los cerdos afectados. Nótese el hígado y el bazo, muy aumentados de tamaño.

Fotografía 6. Hallazgos de necropsia en cerdos afectados. Nótense las hemorragias en los ganglios linfáticos mesentéricos.

Fotografía 6. Hallazgos de necropsia en cerdos afectados. Nótense las hemorragias en los ganglios linfáticos mesentéricos.

Los trabajadores de la explotación añadieron antibióticos en el agua y el pienso, sin lograrse efectos claros.

Diagnóstico diferencial de brotes de mortalidad elevada en cerdos adultos

Este caso clínico no pareció ser congruente con un problema tóxico o físico, como por ejemplo una electrocución. Los brotes de mortalidad elevada en cerdos adultos pueden ser causados por diversos agentes infecciosos importantes. Los hallazgos en los pulmones no respaldaban un diagnóstico de APP debida a Actinobacillus pleuropneumoniae. Otras posibles causas de mortalidad elevada podrían incluir un PRRS muy patógeno y circovirus, con infecciones secundarias, u otros agentes, como la peste porcina clásica debida a pestivirus. Sin embargo, los hallazgos de una fiebre hemorrágica grave junto con una gran esplenomegalia eran muy orientativos de peste porcina africana (PPA).

El historial clínico y los síntomas y los hallazgos de las necropsias sugieren que una cepa patógena de peste porcina africana (PPA) había colonizado la explotación en las semanas anteriores a los brotes con una mortalidad alta.

Investigaciones posteriores y medidas adoptadas

La región de Dongbei, en China, tiene conexiones fronterizas terrestres directas con Rusia, que ha padecido numerosos brotes de PPA provocada por la cepa Georgia. Los brotes rusos se originaron en explotaciones cercanas a los puertos del Mar Negro en las que se habían proporcionado restos de comida de los barcos a los cerdos. Los análisis llevados a cabo sobre la cepa china de la PPA han mostrado que es idéntica a la cepa Georgia. Por lo tanto, es probable que la infección en esta explotación de Dongbei procediera de las rutas comerciales y de camiones, y que alcanzara explotaciones vecinas y la granja en cuestión que es objeto de este estudio.

El virus de la PPA es un virus ADN complejo y de gran tamaño, con múltiples capas externas y numerosos mecanismos destinados a evitar una reacción inmunológica en el cerdo hospedador.

Por lo tanto, es de esperar que el desarrollo de una vacuna muerta o de subunidades tenga poco valor para el control de la PPA. El desarrollo de una vacuna viva atenuada adecuada todavía no han tenido éxito.

La clave para el control de la PPA yace, actualmente, en la despoblación de las explotaciones afectadas y en la prevención de nuevos casos mediante medidas de bioseguridad estrictas. El virus de la PPA se transmite, principalmente, mediante el contacto con cerdos infectados (incluyendo los jabalíes) o con materiales porcinos, como la carne de cerdo o sus vísceras. Hay pocos jabalíes en la región de Dongbei, aunque sí son más comunes en las regiones del sur de China, así como en las provincias montañosas.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags