Mesa redonda: “Estructura organizativa del sector porcino español. Comparación con Europa”

El Máster oficial de Sanidad y Producción Porcina en la inauguración de su quinta edición, organizó dentro de su programa de Puertas Abiertas una mesa redonda bajo el título “Estructura organizativa del sector porcino español. Comparación con Europa”, el pasado 29 de enero de 2010 en la Universitat de Lleida. En la mesa redonda participaron parte de los representantes del sector porcino, entre ellos, representantes de Anaporc, Unió de Pagesos, Jarc y del Departamento de agricultura...
Martes 2 febrero 2010 (hace 6 años 10 meses 3 días)
El Máster oficial de Sanidad y Producción Porcina en la inauguración de su quinta edición, organizó dentro de su programa de Puertas Abiertas una mesa redonda bajo el título “Estructura organizativa del sector porcino español. Comparación con Europa”, el pasado 29 de enero de 2010 en la Universitat de Lleida. En la mesa redonda participaron parte de los representantes del sector porcino, entre ellos, representantes de Anaporc, Unió de Pagesos, Jarc y del Departamento de agricultura. Se trató el tema sobre la situación en que se encuentra el sector porcino en la actualidad y los retos que deben afrontar los ganaderos en el presente y en el futuro.



El Sr. Mateo del Pozo Vegas, presidente de ANAPORC, fue el primero en hablar, expuso que España es el segundo productor de carne de cerdo de la UE y que el gran reto de los productores es asumir el coste que supone la aplicación de la legislación de la UE, en especial la relativa al Bienestar animal.

Seguidamente, tomó la palabra Quim Porcar, representante de la Administración de la Generalitat de Catalunya, quien explicó que la legislación actual de la UE es sobre Seguridad alimentaria y que el papel de la administración es asesorar y preparar al ganadero, utilizando como principal herramienta las oficinas comarcales. Considera que aunque aplicar la nueva legislación de la UE va a suponer un gran esfuerzo, se conseguirá, como en otras ocasiones se han resuelto problemas similares en el pasado.

El Sr. Rossend Santiveri, representante del Sindicato Unió de Pagesos, quien argumentó que el sector porcino nunca antes había sufrido una crisis tan larga. Entre algunas de las propuestas que hizo para mejorar el sector están: mejorar la transparencia en toda la cadena alimentaria, hacer campañas publicitarias que promuevan el consumo de carne de cerdo, acortar el periodo de pago de los productos al ganadero o reducir los costes de producción, en especial el relativo al sistema de recogida de cadáveres y sobretodo pidió una clasificación y valoración de canales objetivas.

El Sr. Jaume Bernis, representante del Sindicato JARC, quien dio su opinión al respeto. Expuso que el sector lleva 3 años consecutivos perdiendo dinero. De toda la cadena productiva el productor es el más perjudicado. Las causas son varias, pero una tiene especial interés que es el diferencial entre el precio de lonja y el precio que acaba cobrando el ganadero.

“Hemos mejorado genéticamente debido a que nos pagaban bien el cerdo, pero ahora que tenemos mejores canales nos lo pagan peor, entonces, el esfuerzo de la mejora genética ¿para qué ha servido?”

Jaume comentó, que en su opinión, existen factores que podrían mejorar la situación en que se encuentra el sector, de los cuales propone: el sistema de clasificación de canales y el diferencial precios consumidor – productor. En diciembre de 2009 este diferencial era de un 500%.

Una vez expuesta la opinión de cada uno de los ponentes invitados, se inició un interesante coloquio moderado por el Sr. Jordi Ciuraneta. Fueron diversas las preguntas que se debatieron en la mesa redonda; una de las que puede englobar las cuestiones planteadas fue: ¿España tiene un problema de competitividad enfrente otros países europeos? ¿Por qué? La respuesta de los ponentes fue unánime. “Ellos, los países europeos, hace 20 años que tienen la Interprofesional, nosotros llevamos 25 años de retraso. Ellos cobraban cuotas por animal producido y sacrificado, nosotros, no. Ellos tienen una alimentación más económica, juegan con un buen papel de las energías alternativas producidas en la propia granja, tienen mayor productividad, el sistema de clasificación de canales y se les paga por mínimos, en lugar de por máximos.”

Anna Carabús
Laura Olivier

Martes, 2 de febrero de 2010. Nota de prensa del Máster de Sanidad y Producción Porcina

tags