Un metódo para valorar los aditivos de fosas de purines

Miércoles 19 abril 2000 (hace 16 años 7 meses 17 días)
Las quejas por los olores y el tema del manejo de purines están influyendo a muchos productores porcinos para reconsiderar sus sistemas de manejo de purines. Algunas de las mejoras deseadas en relación con el manejo de purines incluyen la reducción de olores, la reducción y la solubilización de sólidos, la retención de nutrientes, la supresión de la producción de gases y la limitación de la adición de metales pesados. Para conseguir estas mejoras, muchos productores han optado por el uso de aditivos en las fosas de purines en sus instalaciones, aunque la efectividad de estos tratamientos todavía se cuestiona. El objetivo de la metodología es determinar la efectividad de los aditivos en las fosas de purines a escala comercial, en las fosas de purines subterráneas y a escala reducida en lagunas exteriores de almacenaje simuladas. La prueba se completa en una sala comercial a gran escala con cuatro fosas de purines individuales por parque. El purín se acumula y se trata previamente para simular la actividad continua de una nave. Después se trata el purín con el aditivo durante el período real de la prueba. Los tratamientos se valoran mediante dos pruebas, con ocho replicados para cada tratamiento. Se recogen muestras de purín y aire después de cuatro o cinco semanas en la prueba interior y después de siete a nueve semanas en la prueba exterior posterior. Para valorar el rendimiento del tratamiento, se determina un número de parámetros. Se determinan los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio para valorar el contenido nutritivo. Se miden el total de sólidos, el total de sólidos suspendidos y el total de sólidos disueltos para indicar la reducción y solubilización de sólidos. Los metales pesados determinados incluyen arsénico, cobre y plomo. Se valora la concentración de olor de las muestras de aire mediante un sistema olfactometrico. Además se miden las concentraciones de amoníaco, sulfhídrico y dióxido de carbono. Después de la prueba interior, el purín tratado se traslada a lagunas exteriores simuladas para determinar si el tratamiento tiene un efecto residual. Implicación: Esta metodología proporciona resultados representativos del tratamiento a gran escala de fosas de purines con aditivos. La información resultante permitirá tanto a los productores como a los legisladores saber si los aditivos son capaces de proporcionar los resultados deseados.

Banff Pork Seminar 1999 Proceedings / R. Stinson, S.P. Lemay, T. Fonstad and E.M. Barber

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags