Las organizaciones ganadero-cárnicas muestran su rechazo a la eventual subida del IVA que se incluye en la anunciada reforma del sistema fiscal español

Una nueva subida de impuestos amenazaría seriamente la viabilidad del sector cárnico

Las Asociaciones ANAFRIC, ANICE, ANPROGAPOR, APROSA, ASOPROVAC y FECIC quieren manifestar la profunda preocupación y el rechazo del sector de producción e industrialización de carnes por la batería de medidas fiscales que se están adoptando por parte del Gobierno.

Estas seis organizaciones, principales representantes nacionales de la cadena de valor cárnica, han señalado que una nueva subida de impuestos amenazará seriamente la viabilidad de las explotaciones de producción y las industrias de la carne y dificultará la recuperación económica de un sector básico para nuestra economía como éste –el de mayor dimensión de toda la producción agroalimentaria española-, que atraviesa ya una situación compleja de rentabilidad y costes crecientes.

Por ello, las organizaciones ganadero-cárnicas muestran su rechazo a la posible subida del IVA que se estudia en la anunciada reforma del sistema fiscal español, en la que muchos productos actualmente con el IVA reducido del 10% -como las carnes- pasarían a tributar con el IVA general del 21%.

Esta eventual subida tendría efectos desastrosos en el sector, ya que afectaría al consumo, frenando el inicio de la incipiente recuperación económica, cuya clave es precisamente el incremento del consumo privado. Y, además, ahondará en la diferencia ya existente entre alimentos, ya que un producto básico como las carnes se ha visto históricamente discriminado por la diferente tributación que se le ha venido aplicando frente a otros artículos de la cesta de la compra, como la leche, quesos o huevos, que tributan con el tipo superreducido del 4%. Y por otro lado, una subida del IVA podría tener consecuencias sobre la recaudación.

Además de la reforma fiscal, la cadena de valor de la carne ha tenido que afrontar numerosas medidas impositivas que, en diferentes ámbitos, están impactando muy negativamente en la competitividad de las empresas, como el nuevo impuesto sobre los gases fluorados, la reducción de ayudas a la cogeneración que haría deficitaria esta actividad, los costes asociados al bienestar animal, el incremento en las cotizaciones sociales o las normas y reglamentaciones de costoso cumplimiento, que están haciendo al sector menos competitivo en los mercados comunitario e internacional, lastrando la actividad exportadora de nuestras empresas.

De la importancia de la cadena de valor de las carnes dan cuenta los siguientes datos:

  • El sector cárnico es la cuarta industria española en importancia económica y dimensión, con una facturación de más de 16.000 millones de euros, la más importante con diferencia del sector alimentario español (el 20% del total), y presenta una balanza comercial impecable, con unas exportaciones en 2013 de 4.189 millones de euros y una tasa de cobertura del 356%, un dato que muy pocos sectores económicos relevantes pueden presentar, y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país. Además, el sector registra una notable estabilidad en el empleo en los últimos años, pese a la situación generalizada de crisis.
  • De la actividad de producción primaria (producción ganadera, producción agrícola destinada a la ganadería –cereales, materias primas-, producción de piensos, etc.). dependen en España, según la FAO, más de 2,5 millones de personas, de las que una parte muy relevante corresponde a la actividad relacionada con la cadena de producción cárnica.
  • El valor de la producción ganadera de porcino, vacuno y ovino (cerca de 10.000 millones de euros) supone más del 20% de la producción total en la renta agraria nacional.

Un sector básico de la economía como el cárnico, que genera riqueza y empleo, no puede seguir acumulando mayores cargas sobre su actividad a la ya enorme dificultad para conseguir la financiación necesaria, la volatilidad de los precios de las materias primas y la carne en los últimos ejercicios, o los incrementos de la factura energética.

Por todo ello, ANAFRIC, ANICE, ANPROGAPOR, APROSA, ASOPROVAC y FECIC piden al Gobierno que la próxima reforma fiscal sirva de estimulo a la actividad empresarial, la creación de empleo y la generación de riqueza, estableciendo un marco fiscal más eficiente, justo y equitativo que alivie la carga fiscal de los hogares y empresas, para acelerar la recuperación del consumo y la inversión.

20 de marzo de 2014 - ANAFRIC, ANICE, ANPROGAPOR, APROSA, ASOPROVAC y FECIC

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags