Lee este artículo en:

La vacuna de PCV2; ¿qué vacunar? ¿cuándo vacunar? ¿cómo vacunar?

A medida que el uso se ha generalizado, en algunos casos han empezado a aparecer algunas pegas

En general las experiencias con las vacunas de PCV2 desde el momento en que aparecieron han sido muy gratificantes.

Todos empezamos probando en explotaciones con problemas verdaderamente graves obteniendo resultados francamente buenos, para más adelante ir atreviéndonos a hacerlo en sistemas productivos menos problemáticos.

A medida que el uso se ha generalizado, en algunos casos han empezado a aparecer algunas pegas, parece que en ocasiones las vacunas han dejado de funcionar.

¿Será que ha aparecido una nueva variante de virus que sabe burlar las vacunas?

Afortunadamente pienso que las vacunas no han dejado de funcionar, lo que pasa es que hay que afinar un poco en el momento de la aplicación.

Problemas con la vacunación

Los principales fallos son debidos a:

1. Diagnóstico erróneo. La euforia provocada por los buenos resultados, ha generalizado su empleo incluso en casos que no son circoviosis.

2. Problemas de encalostramiento. A pesar de la vacunación de las cerdas se pueden continuar observando problemas en lechones mal encalostrados o bien en lechones que han consumido un calostro pobre en defensas debido a que las cerdas se han vacunado demasiado tarde en la gestación.

3. Interferencia con anticuerpos maternales. Si vacunamos los lechones demasiado pronto, los anticuerpos calostrales pueden interferir con la vacuna disminuyendo su efectividad. Esta situación se presenta:

· Cuando se usan vacunas a menor dosis de la recomendada.

· Cuando se vacunan cerdas y lechones al mismo tiempo.

· Cuando cambia la estrategia de protección vacunando lechones en vez de cerdas. Las cerdas vacunadas transfieren mayor número de defensas a los lechones que las no vacunadas.

4.Coincidencia de la vacunación con la recirculación de otra enfermedad. La vacunación de animales enfermos no se debería hacer nunca, el problema es que alguna enfermedad puede estar recirculando de forma inaparente. La vacunación de grupos de animales en que recircula el virus del PRRS es particularmente grave.

Todos estos fallos, excepto el del problema de diagnóstico, se pueden corregir adaptando el momento de vacunación a las necesidades reales de cada explotación.

Con la posibilidad de hacer seroperfiles es más fácil poder decidir que hay que vacunar y cuando. Se puede personalizar la vacunación a la necesidad de cada caso en concreto.

A través del seroperfil se puede determinar la presencia de anticuerpos maternales y si la infección por PCV2 es temprana o tardía. En caso de que sea temprana será necesario vacunar las cerdas para poderla controlar la enfermedad, si es tardía se puede plantear la posibilidad de vacunar lechones.



Figura 1. A través del seroperfil se puede valorar el grado de encalostramiento (óvalo rojo) y el momento en que los niveles de IgM empiezan a aumentar, signo de que la enfermedad esta empezando a recircular (óvalo verde).

Si se vacunan lechones hay que pensar que para conseguir una buena inmunidad hay que hacerlo al menos 3 semanas antes de la infección. En el momento de la vacunación hay que asegurarse que los animales están sanos, es particularmente importante descartar que el virus del PRRS recircula.

En caso de recirculación habrá que:

· Adelantar el momento de vacunación si la recirculación es en el destete.

· Retrasar el momento de vacunación si la recirculación es en la paridera.

· Intentar controlar el brote del PRRS. Una vez controlado, replantear la estrategia de vacunación frente a PCV2 de nuevo.


Figura 2. A pesar de que la precirculación de PCV2 es a partir de las 9 semanas no es recomendable vacunar a los lechones ya que a partir de las 4 semanas esta recirculando el PRRS.

Tengo la sensación que hasta ahora solo hemos estado librando batallas contra PCV2, la aparición de la vacuna ha sido una arma importante que nos ha permitido ganar muchas, pero ahora con la ayuda de el seroperfil, otra arma muy potente, ya es momento de pensar en ganar la guerra.

¿Cómo controlar las enfermedades producidas por PCV2?

Si repasamos otras enfermedades a las que hemos sabido ganar la partida a través de planes vacunales las podemos agrupar en 5 categorías:

1. Enfermedades propias de las cerdas que para controlarlas vacunamos cerdas.

· Parvovirus y mal rojo.

2. Enfermedades propias de los cerdos en la fase de crecimiento que para controlarlas vacunamos cerdas.

· Colibacilosis, epidermitis exudativa, rinitis.

3. Enfermedades propias de los cerdos en la fase de crecimiento que para controlarlas vacunamos lechones.

· Neumonía enzoótica.

4. Enfermedades que para controlarlas vacunamos cerdas y lechones.

· Enfermedad de Aujeszky.

5. Enfermedades que para controlarlas además de vacunar, cerdas o lechones, hace falta aplicar pautas de manejo.

· PRRS.

A la vista de esta clasificación la pregunta es: ¿dónde situamos a las enfermedades producidas por PCV2?

Hasta ahora la mayoría de las veces la discusión se centraba entre las opciones 2 y 3. Pero es que hasta ahora hemos estado intentando ganar batallas.

La opción 3, vacunar lechones está cogiendo mucha fuerza, sobretodo con la posibilidad de asociar en una sola aplicación vacunas frente a distintas enfermedades, lo cual supone una ventaja importante de manejo

Pero muy probablemente para ganar la guerra será necesario plantearse la opción 4, la de vacunar cerdas y lechones.

La vacunación de cerdas permitirá dar más margen para encontrar un buen momento para vacunar los lechones.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados

Control del PMWS en la granja: Actualización

Aunque en el Reino Unido existe un gran debate en torno a la causa del PMWS (Postweaning Multisystemic Wasting Syndrom o Síndrome de Desmedro), la mayoría de los veterinarios consideran que se trata de una enfermedad infecciosa totalmente nueva. El razonamiento que hay detrás de esto procede de la naturaleza y velocidad de difusión de la enfermedad durante los 3 últimos años, en cuyo plazo muchos ganaderos del Reino Unido se han visto afectados a pesar del excelente grado de bioseguridad de la mayoría de estas granjas.

PMWS en Dinamarca

Actualmente hay alrededor de 60 brotes de PMWS (Postweaning Multisystemic Wasting Disease o Síndrome de Desmedro Pos-destete) registrados oficialmente en Dinamarca, pero creo que hay muchos más brotes. Esto es debido a que los ganaderos tienen miedo a declararlos porque luego les será muy difícil vender los animales destetados, así que para protegerse a sí mismos tratan de ocultar el hecho de que son positivos para PMWS.

Síndrome del desmedro (PMWS) - Observaciones de campo en España: epidemiología, tratamiento y control

La mayoría de brotes de desmedro se podrían relacionar con la entrada de los animales de remplazo en la granja. No obstante hemos observado como se han visto afectadas granjas con un alto estado sanitario y con unas buenas medidas de bioseguridad. Curiosamente en estas granjas no se ve ningún otro cambio en el estado sanitario. Respecto a la posible entrada en granjas "cerradas" podemos sospechar del semen.

Síndrome del desmedro - Observaciones de campo en España: síntomas clínicos y hallazgos post-mortem

La etiología del desmedro todavía no es del todo clara. Los síntomas clínicos y las lesiones observadas en las granjas afectadas son variables, pero algunos de ellos se repiten en todos los casos. El primer caso de Síndrome del Desmedro en España fue diagnosticado en 1997 (Segalés J. et al, 1997). Desde aquel diagnóstico hemos visto un creciente número de casos en todo el país. Todo parece indicar que el Circovirus Porcino tipo II (PCV-II) es el agente causal principal, no obstante los cerdos inoculados experimentalmente con tejido homogeneizado de animales clínicamente afectados por el PMWS no pueden reproducir los síntomas clínicos y las lesiones severas que normalmente se asocian con las infecciones naturales.

Las granjas del Reino Unido aprenden a controlar el PMWS

En este caso se describe la aparición, en abril de 2001, de PMWS (Post-weaning Multisystemic Wasting Syndrome ó Síndrome de Desmedro Post-destete) y PDNS (Síndrome de Nefropatía y Dermatitis Porcina) en una granja de ciclo cerrado de 240 cerdas, localizada en una zona del Reino Unido con una elevada densidad porcina y se informa sobre los numerosos procedimientos que se probaron para intentar controlar el problema y que, a la larga, resultaron satisfactorios.

PDNS, PMWS y PPC

En todo el mundo, los principales países productores de cerdos, con la excepción hasta ahora de Dinamarca, han sucumbido al foco de PMWS (Post-Weaning Multisystemic Wasting Syndrom) o enfermedad del desmedro. Toda la evidencia experimental y la de casos naturales sugiere que es necesaria la infección por PCV-2 (circovirus tipo II) para que se produzca la enfermedad. No se ha producido la enfermedad en cerdos negativos para PCV-2. Por otra parte, los cerdos positivos para PCV-1, PCV-2, PRRS y PPV pueden no mostrar la manifestación clínica de PMWS.