Lee este artículo en:

Revisión sobre la persistencia del virus PRRS

El PRRSv es un virus ARN clasificado en el orden Nidovirales, familia Arteriviridae y género Arterivirus. Otros miembros de este grupo incluyen el virus del ratón que eleva la Lactato deshidrogenasa, el virus de la arteritis viral equina y el virus de la fiebre hemorrágica de los simios. Estos virus son capaces de inducir una viremia prolongada en presencia de anticuerpos, replicarse en los macrófagos y producir infecciones persistentes.

El PRRSv es un virus ARN clasificado en el orden Nidovirales, familia Arteriviridae y género Arterivirus. Otros miembros de este grupo incluyen el virus del ratón que eleva la Lactato deshidrogenasa, el virus de la arteritis viral equina y el virus de la fiebre hemorrágica de los simios. Estos virus son capaces de inducir una viremia prolongada en presencia de anticuerpos, replicarse en los macrófagos y producir infecciones persistentes.

Los virus ARN, como es el PRRSv, no revierten a estados inactivos después de la infección, sino que continúan replicándose en cierta medida dentro de determinadAs partes del cuerpo. En estudios controlados se ha aislado el PRRSv hasta 157 días después de la infección del tejido linfoide de tonsila y se ha identificado la presencia de ácido nucleico de PRRSv en el semen de verracos 93 días después de la infección; sin embargo, la infección no es de larga duración. El virus PRRS también ha sido detectado en el cerebro, muchos tejidos linfoides, cornetes nasales, corazón y pulmón. Se ha documentado la transmisión del PRRSV por medio del semen, la saliva, la leche, el calostro, la orina, las heces, así como por vía hematológica.

Se ha descrito que la difusión del virus a partir de animales persistentemente infectados a cerdos susceptibles se produce 14 a 22 semanas después de la infección, aunque, en este momento, se dispone de escasa información sobre el mecanismo de la replicación potenciada con la consiguiente diseminación.

A pesar de estos datos, quedan aún muchas preguntas sin respuesta:

  • ¿Cuál es la verdadera incidencia de la persistencia de PRRSv en una población previamente expuesta?
  • ¿Se produce la infección persistente de lugares inmunes privilegiados, y conduce esto al desarrollo de portadores seronegativos no detectables?
  • ¿Se puede mejorar la precisión de las pruebas ante-mortem para reducir la eliminación de animales previamente expuestos que han eliminado el virus y ya no suponen un riesgo para la explotación?
  • ¿Cuáles son los factores que inician la diseminación del virus a partir de los animales persistentemente infectados?

Se necesita más investigación en estas áreas.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados

Aspectos importantes a considerar en la estabilización y control de la infección de PRRS

Muchas explotaciones que eran positivas para PRRS sufrieron recientemente un incremento de los problemas clínicos asociados con el virus después de períodos prolongados de aparente inactividad. Una posible razón para esto es la mayor presencia de circovirus porcino tipo 2 (PCV2). Ambos virus se multiplican en los macrófagos alveolares y se han empleado modelos experimentales para demostrar la mayor gravedad de la enfermedad cuando se producen infecciones dobles. Es quizás el momento idóneo para recalcar algunos de los puntos clave en el control del PRRS, no sólo por los problemas derivados de su reaparición sino también porque el control podría ayudar a mitigar el síndrome de desmedro post-destete (PMWS).

Eliminación del virus PRRS en 5 granjas porcinas mediante un procedimiento

Desde 1993, el control del Síndrome Reproductor y Respiratorio Porcino (PRRS) ha sido una experiencia frustrante. Las características del virus PRRS, incluida su capacidad para mutar, recombinarse, iniciar infecciones persistentes y dar lugar a una viremia prolongada han limitado la eficacia de estrategias como la Despoblación de Lechoneras y desarrollo de cerdas primíparas.