Lee este artículo en:

Revisión de las pruebas diagnósticas para la detección del virus PRRS y sus anticuerpos

Las pruebas diagnósticas actuales para la detección del virus PRRSV pueden identificar virus viables (aislamiento del virus [VI]), antígenos virales (inmunohistoquímica, test de fluorescencia de anticuerpos), ácidos nucleicos virales (reacción en cadena de la polimerasa [PCR], hibridación in-situ) y anticuerpos IgG circulantes (test IDEXX ELISA®).

Las pruebas diagnósticas actuales para la detección del virus PRRSV pueden identificar virus viables (aislamiento del virus [VI]), antígenos virales (inmunohistoquímica, test de fluorescencia de anticuerpos), ácidos nucleicos virales (reacción en cadena de la polimerasa [PCR], hibridación in-situ) y anticuerpos IgG circulantes (test IDEXX ELISA®).

El virus PRRS se puede aislar en macrófagos alveolares del cerdo o en una línea celular continua derivada de riñones de mono verde africano conocida como células MA-104; sin embargo, el aislamiento de virus es un trabajo intensivo, tiene un bajo nivel de sensibilidad en comparación con la PCR y depende de los virus viables presentes en la muestra.

La inmunohistoquímica (IHQ) detecta el antígeno de PRRSv en tejidos fijados con formaldehído utilizando diferentes sistemas de marcado y métodos de detección. La PCR detecta el ácido nucleico viral en tejidos y fluidos corporales y es, a la vez, muy sensible y específica. Por último, la hibridación in-situ (HIS) detecta el ARN del PRRSv en tejido fijado con formaldehído y posee el más alto grado de sensibilidad de todos los ensayos anteriormente mencionados, pero no está disponible de forma rutinaria en la mayoría de los laboratorios diagnósticos.

Todas estas pruebas se pueden utilizar para detectar PRRSv en muestras antemortem y postmortem. Dado que el PRRSV ha sido aislado de un gran número de puntos tisulares una vez finalizada la viremia, es poco probable que tengan éxito los intentos por detectar a los portadores persistentes mediante análisis de sueros sólo por PCR. Se ha propuesto la recogida de biopsias tonsilares como medida alternativa para detectar el PRRSv en el animal vivo, pero los resultados de la sensibilidad y especificidad de la prueba en animales crónicamente infectados procedentes de poblaciones con infecciones de campo no se ha afrontado por el momento. Además, el PRRSV puede persistir en animales adultos en puntos distintos de las amígdalas.

Además de la detección del virus PRRS, los aislados virales se pueden caracterizar mediante la secuenciación molecular de las regiones 5 (cápsida del virus) y 6 (matriz del virus) de la "estructura abierta de lectura" (ORF=Open Reading Frame). La ORF 5 codifica para la cápside del PRRSv y es la porción del virus que tiene una interacción inicial con el sistema inmune del cerdo. La ORF 5 es una porción variable del virus propensa a la mutación y por lo tanto es útil para caracterizar los aislados de virus PRRS en una granja o un animal, y también es importante para vigilar las mutaciones del virus. La secuenciación de los aislados de virus PRRS es importante para comprender la evolución o mutación del virus en poblaciones porcinas y puede ser útil para determinar la frecuencia de alteraciones del virus a lo largo del tiempo y los factores asociados con la persistencia del virus.

El test ELISA IDEXX® es una prueba serológica utilizada rutinariamente en los laboratorios de diagnóstico de todo el mundo. El test ELISA detecta la formación de anticuerpos frente a virus PRRS de 9 a 13 días después de la exposición al virus. Los resultados se presentan en forma de proporción de muestra a positivos (m/p) donde niveles de 0,4 o superiores se consideran positivos. Los animales persistentemente infectados con PRRSv pueden ser serológicamente positivos a la prueba ELISA durante 56 a 225 días después de la infección. Por lo tanto, la presencia de un anticuerpo en un animal vivo no vacunado, en ausencia de una viremia detectable, es indicativa de una de las siguientes situaciones:

1. El animal está persistentemente infectado con PRRSV presente en un punto tisular.
2. El animal ha eliminado el virus y ya no está infectado.
3. Se ha producido un resultado falso positivo debido a un error en la especificidad de la prueba.

Estas cuestiones constituyen la base de la necesidad de explorar más a fondo al cerdo persistentemente infectado como un esfuerzo por potenciar nuestra comprensión de la viabilidad de la erradicación del PRRS. Estudios de campo preliminares han demostrado la eliminación satisfactoria del virus mediante el proceso de detectar y retirar un porcentaje de los reproductores de la granja señalados por ELISA y PCR en suero como portadores potenciales. Aunque estos resultados parecen prometedores, el éxito de los proyectos de erradicación a gran escala dependerán de la mejora de nuestro nivel de comprensión acerca de la persistencia del virus PRRS.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados

Si vivimos solo para los análisis, podemos morir por los análisis

La ciencia es maravillosa. La ciencia nos proporciona una percepción especial de nuestro mundo y herramientas que pueden hacer mejorar nuestros conocimientos. Pero debemos tener cuidado para no dejarnos enredar de tal forma en la ciencia y sus tecnologías que vivamos (y muramos) como si no existiera ninguna otra cosa. Incluso como científicos, no debemos volcarnos tan intensamente en la ciencia que pasemos por alto la información obvia (aunque menos sofisticada tecnológicamente) de que disponemos. Los resultados de pruebas que contradicen lo que observamos clínicamente pueden ser de hecho erróneos. No debemos basar nuestras decisiones exclusivamente en el resultado de una única prueba.

Aspectos importantes a considerar en la estabilización y control de la infección de PRRS

Muchas explotaciones que eran positivas para PRRS sufrieron recientemente un incremento de los problemas clínicos asociados con el virus después de períodos prolongados de aparente inactividad. Una posible razón para esto es la mayor presencia de circovirus porcino tipo 2 (PCV2). Ambos virus se multiplican en los macrófagos alveolares y se han empleado modelos experimentales para demostrar la mayor gravedad de la enfermedad cuando se producen infecciones dobles. Es quizás el momento idóneo para recalcar algunos de los puntos clave en el control del PRRS, no sólo por los problemas derivados de su reaparición sino también porque el control podría ayudar a mitigar el síndrome de desmedro post-destete (PMWS).

Revisión sobre la persistencia del virus PRRS

El PRRSv es un virus ARN clasificado en el orden Nidovirales, familia Arteriviridae y género Arterivirus. Otros miembros de este grupo incluyen el virus del ratón que eleva la Lactato deshidrogenasa, el virus de la arteritis viral equina y el virus de la fiebre hemorrágica de los simios. Estos virus son capaces de inducir una viremia prolongada en presencia de anticuerpos, replicarse en los macrófagos y producir infecciones persistentes.

Eliminación del virus PRRS en 5 granjas porcinas mediante un procedimiento

Desde 1993, el control del Síndrome Reproductor y Respiratorio Porcino (PRRS) ha sido una experiencia frustrante. Las características del virus PRRS, incluida su capacidad para mutar, recombinarse, iniciar infecciones persistentes y dar lugar a una viremia prolongada han limitado la eficacia de estrategias como la Despoblación de Lechoneras y desarrollo de cerdas primíparas.