333 Argentina

Teléfono:

País:México

SeguidoresSiguiendo98157

Argentina: desdoblamiento cambiario y su impacto en el sector porcicultor

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Argentina es uno de los países de LATAM que más demanda dólares, esto sumado a las restricciones cambiarias, promovió el surgimiento de un mercado paralelo de divisas.

Autor: Carlos Andrés Castro

La mayoría de las recesiones económicas que padeció Argentina desde finales de la Segunda Guerra Mundial se dieron porque el país se quedó sin dólares. La crisis más reciente y quizá la más traumática y recordada fue la del corralito a finales de 2001, situación que ha llevado a los diferentes gobiernos a adoptar medidas para evitar caer en crisis similares.

Es así como en el año 2011, como estrategia para frenar una masiva fuga de capitales, el gobierno de turno impuso un sistema que facultaba al fisco para determinar quién podía comprar divisas y en qué cantidad, también estableció un recargo sobre los gastos realizados con tarjetas de débito y crédito en moneda extranjera y que fue comúnmente conocido como “cepo cambiario”.

Como resultado de la implementación de este esquema de control de cambios, los argentinos se volcaron al sector informal para adquirir dólares, dando lugar al desdoblamiento cambiario (Gráfico 1), del cual surgió lo que se conoce hoy en día como dólar blue (dólar negro o ilegal), que, debido a la alta demanda, rápidamente empezó a apreciarse. Desde entonces, los argentinos se han acostumbrado a convivir con diferentes cotizaciones de la moneda estadounidense.

Grafico 1. Desdoblamiento cambiario

Ahora bien, se han identificado algunas razones por las cuales en Argentina existe una alta demanda de dólares, entre ellas tenemos la desconfianza de los argentinos hacia los bancos, la cual parte de un componente cultural derivado de la crisis del corralito, ya que, los recuerdos de esa época aún persisten en la actualidad e influyen en la toma de decisiones financieras de los individuos, los cuales prefieren tener ahorros en dólares.

Por otro lado, tenemos que la alta demanda de dólares también es consecuencia natural del financiamiento del gasto público, ya que si hay un exceso de oferta de pesos argentinos va a haber un exceso de demanda de dólares (Gráfico 2).

Grafico 2. Base monetaria y dólar blue

Por último y quizá la más importante, tiene que ver con que la economía argentina no produce los suficientes dólares, característica que podría explicarse por las restricciones e impuestos que se tienen hacia la actividad exportadora, la cual también es afectada por las diferentes cotizaciones del dólar que hay en circulación. Asimismo, existe cierta dependencia de productos para la producción local que son importados, situación que exige aún más la disponibilidad de dólares en el mercado.

Posibles impactos en el sector porcicultor

Quizá uno de los principales impactos que conlleva el surgimiento del desdoblamiento cambiario, tiene que ver con la desincentivación de la actividad exportadora, ya que el cobro del producto se hace a la tasa vigente del dólar oficial, situación que pone en desventaja al exportador, ya que estaría recibiendo menos dinero, pues en el mercado secundario, que es el que impacta la economía real, el dólar tiene un valor muy superior.

No obstante, para las importaciones de maquinaria, partes o diferentes artículos para la actividad porcícola, el efecto sería contrario, pues al ser estas liquidadas a la tasa oficial, resultan favorables para el importador, el problema sería la dificultad que se tiene para acceder a este tipo de cambio, dadas las condiciones y limitaciones impuestas por el gobierno.

Ahora bien, si la brecha cambiaria es amplia y se sostiene en el tiempo, la demanda de dólares también crece y a su vez se retroalimenta la brecha. Esto aumenta el riesgo de que la formación de los precios del cerdo esté más influenciada por la evolución del dólar en el mercado secundario (dólar blue) que, por la interacción de la oferta y demanda del cerdo como tal, lo que traería consigo una mayor presión inflacionaria.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
2 me gustacomenta