Lee este artículo en:

Situación de la castración de cerdos en la Unión Europea

La castración sigue siendo dominante en los países europeos si bien los sistemas utilizados difieren entre países.

Desde enero de 2022, Francia prohíbe la castración quirúrgica de lechones machos sin tratamiento del dolor, es decir, sin anestesia. La producción de cerdos machos enteros o la inmunocastración (castración química) son alternativas a la castración bajo anestesia. Entre los países productores europeos, la elección de la alternativa difiere según el contexto de cría y los métodos de pago de los cerdos.

Sin ser impuesta por la Comisión Europea, la nueva legislación francesa sigue la línea de otros países europeos en un contexto de fuerte presión social. El objetivo es mejorar el bienestar animal. La castración de lechones de una semana de vida se lleva a cabo para evitar el desarrollo de un olor desagradable en la carne de cerdo y productos derivados. En la madurez sexual de los machos, alrededor de los 180 días de vida, se desarrolla la producción de las hormonas escatol y androsterona, responsables del olor desagradable (olor sexual) al ingerir carne y productos derivados del cerdo.

Una respuesta a este problema es la cría de machos enteros, los cuales presentan un mayor rendimiento, generando menos costos pero con ciertos ajustes en relación al manejo. Las canales con olor sexual deben detectarse en el matadero. En el caso concreto de Francia se utiliza la nariz humana. Sin embargo, las empresas cárnicas se muestran reacias a aceptar carne de cerdos machos enteros debido por un lado al riesgo de olor sexual y por otro a la producción de carne más magra, con consecuencias sobre la calidad de los productos derivados que requieren grasa.

En la Unión Europea, la castración (en vivo, bajo analgesia o anestesia o por inmunocastración) sigue siendo dominante con aproximadamente el 31,5 % de los 258 millones de cerdos sacrificados en 2020. La producción de machos enteros se estima en 45 millones de cerdos, es decir, el 17 % del sacrificio. La inmunocastración representa aproximadamente el 1% de los sacrificios de la UE. Las organizaciones o empresas han definido sus reglas según la valoración de los cerdos castrados o no castrados, que influyen en el pago a los productores. Aquí mostramos algunos ejemplos en la UE:

  • Desde 2021, en Alemania, la castración solo está permitida con anestesia general, usando normalemente gas isoflurano, que puede ser realizada por los propios ganaderos. Para ello se requiere una formación teórica de 12 horas y una fase práctica bajo la dirección de un veterinario. El gobierno alemán subvencionó, con 13,5 millones de euros, la financiación de la compra del equipamiento necesario. El coste de este método es de 2€/lechón. La producción de cerdos machos enteros representa el 15% del mercado alemán, es decir, una oferta de 4 millones de cerdos/año. Dependiendo del matadero se aplica una reducción de 3 a 5 euros por macho entero. La inmunocastración representa aproximadamente el 5% de los sacrificios; si bien muchos ganaderos no han adoptado esta solución, algunos mataderos la han fomentado.
  • Los Países Bajos producen 5,4 millones de cerdos machos enteros muy asociados con la marca de calidad relacioanda con el bienestar animal "Beter Leven". Se aplica castración con anestesia general mediante el uso de CO2 a 3 millones de lechones. La inmunocastración está poco desarrollada. En el pago, la rebaja media es de 3 a 4 €/macho entero.
  • La producción de machos enteros en Dinamarca asciende al 7% y se destina principalmente al mercado interior. El productor paga una tasa de 3,50 €/cerdo para cubrir los costes de análisis y clasificación. El resto de cerdos machos se castra con anestesia local (93%). Las empresas dependientes de la exportación no aceptan carne de machos enteros.
  • En España, la producción de machos enteros ya era una práctica habitual anterior a la preocupación por el bienestar animal. Los mataderos españoles no detectan el olor de las canales, el peso de sacrificio de estos animales es más bajo y por tanto la edad de los cerdos es menor para minimizar el riesgo potencial de carne con presencia de olor sexual. Solo se castran los cerdos ibéricos de mayor peso y representan el 7% de la oferta nacional. Las empresas españolas no se verían afectadas por las salidas de exportación. La no castración no tiene impacto en el pago por animal.
  • En Bélgica, la producción de machos enteros sigue siendo baja. La inmunocastración representa el 7% de la oferta, apoyada por algún gran distribuidor.

Durante los últimos diez años, en Europa, el número de machos enteros ha ido aumentando gradualmente. En la mayoría de los países, este desarrollo se topa con una saturación del mercado nacional y las empresas tienen dificultades para exportar esta carne. La presión social sugiere que la producción de cerdos machos enteros seguirá desarrollándose. Los contratos entre productores y mataderos serán esenciales.

Porcentajes del sacrificio de cerdos según machos enteros, castrados o inmunocastrados.
Porcentajes del sacrificio de cerdos según machos enteros, castrados o inmunocastrados.

Jan-Peter van Ferneij, économiste à l’IFIP .

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados