Lee este artículo en:

Uso del número de nacidos vivos en primer y segundo parto para predecir el rendimiento posterior de las cerdas

La clasificación por número de nacidos vivos en los dos primeros partos de las cerdas es un buen predictor del rendimiento en partos subsiguientes. Las cerdas con elevado número de nacidos vivos en los partos uno y dos tuvieron camadas más grandes en los partos posteriores.

25 enero 2017

Los objetivos del estudio fueron comparar el rendimiento reproductivo de las cerdas a lo largo de su vida en función del número de lechones nacidos vivos (NV) y NV entre partos según 3 clasificaciones de los NV en el primer y segundo parto. Para ello se recogieron datos de 17 granjas propiedad de la misma empresa entre los años 2001 a 2014 utilizando un total de 502.491 registros procedentes de 105.719 cerdas durante toda su vida productiva. Las cerdas se clasificaron en 3 categorías según el número de NV (bajo, medio y alto) de acuerdo con los percentiles 25 de los NV en el primer y segundo parto. Las clasificaciones para el primer parto fueron: bajo <10 NV, medio 10-12 NV, alto> 12 NV; mientras que para el segundo parto fueron: bajo <11 NV, medio 11-13 NV, alto> 13 NV.

Las cerdas clasificadas como número bajo de NV en primer y segundo parto tuvieron un promedio de 1-1,8 lechones menos por parto en los partos de 3 a 7, en comparación con las cerdas clasificadas como número medio y alto, respectivamente. Por contra, las cerdas clasificadas como número de NV alto en el primer y segundo parto tuvieron mayor número de NV en todos los partos siguientes, así como un número de NV totales durante la vida productiva mayor en comparación con las cerdas clasificadas como número de NV bajo o medio. El efecto de la clasificación en el segundo parto sobre el rendimiento estimado en el siguiente parto depende de la clasificación en el parto 1 (P-interacción <0,05). También se observó la interacción entre la clasificación al predecir los NV totales. A medida que aumentaba la clasificación en el parto 1 la diferencia entre las estimaciones de las cerdas clasificadas como número alto y bajo en el segundo parto se hizo más pequeño. Por ejemplo, eliminado el séptimo parto, la diferencia entre una cerda clasificada como número de NV alto o bajo en el parto 2, ambas clasificadas como número de NV bajo en el parto 1, fue de 10,3 a lo largo de la vida. La diferencia entre un número alto y un número bajo en el segundo parto en cerdas con un número alto en el primer parto fue de 8,6 NV a lo largo de la vida productiva. El número de NV en el primer y segundo parto sólo tiene un pequeño efecto sobre el número de parto de eliminación.

En general, se demostró que el uso del rendimiento al primer y segundo partos, basándose en el número de nacidos vivos, puede ser usado de forma efectiva para predecir el rendimiento en los partos subsiguientes y a lo largo de la vida productiva, lo que puede ayudar en las decisiones de selección y sacrificio a edades tempranas.

Tasha R. Gruhot, Julia A. Calderón Díaz, Tom J. Baas, Kenneth J. Stalder. Using first and second parity number born alive information to estimate later reproductive performance in sows. Livestock Science. February 2017. Volume 196, Pages 22–27. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.livsci.2016.12.009

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados