Lee este artículo en:

Epidemiología de la Fiebre Aftosa

Existen siete grandes tipos del virus de la Fiebre Aftosa. Existen también muchos subtipos. El virus no muta de un tipo al otro, no obstante, esta mutación es bastante frecuente entre los subtipos, los cuales mutan continuamente.

Existen siete grandes tipos del virus de la Fiebre Aftosa. Existen también muchos subtipos. El virus no muta de un tipo al otro, no obstante, esta mutación es bastante frecuente entre los subtipos, los cuales mutan continuamente.

El mundo puede dividirse en áreas libres y áreas endémicas para la Fiebre Aftosa. Algunas áreas libres, como por ejemplo los países del este de Europa y Suramerica, se han visto afectados ocasionalmente (en estos momentos el Reino Unido y Francia).

El virus es altamente infeccioso. La propagación puede tener lugar a través del movimiento de animales de pezuña partida, incluyendo los portadores subclínicos.

En un animal enfermo, el virus se encuentra en todos los tejidos y es eliminado a través de las excreciones. La excreción del virus puede empezar antes de que el animal muestre los signos clínicos.

De todas las especies, los cerdos son los que producen la mayoría de aerosoles infectivos. El virus puede ser transportado a través del aire a muchos kilómetros de distancia por tierra y muchos más por mar, en algún caso hasta 300 km. Las condiciones favorables son humedades relativas altas, luz ultravioleta baja y vientos calmados y suaves. El virus puede propagarse también a través del contacto directo entre animales o indirectamente por vectores. Puede sobrevivir durante varios días en ambientes fríos, húmedos y oscuros e indefinidamente en condiciones de congelación. En humanos se ha aislado hasta 48 horas después del contagio.

Se inactiva por debajo de pH 7 y no sobrevive a la acidez del músculo durante el rigor mortis pero puede sobrevivir en otros tejidos y médula ósea. El comercio internacional de estos productos puede causar una epidemia. La carne deshuesada es segura.

Muchos de los desinfectantes modernos y alcalis inactivan al virus, a menos que éste se encuentre protegido por tejidos y secreciones.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados

Lecciones aprendidas de la Fiebre Aftosa en Europa

Por fin, el 1 de enero de 2002, se cumplieron tres meses desde el último caso de fiebre aftosa (FA) registrado en el Reino Unido, si bien se siguen realizando pruebas serológicas en ovejas. El último virus vivo se encontró el 11 de septiembre de 2001 y es de esperar que todo esto haya terminado.

Fiebre Aftosa 2001

La aparición de la Fiebre Aftosa (FA) tipo 0 (tipo asiático) en el Reino Unido, poco tiempo después de hacerlo la Peste Porcina Clásica (PPC), ha sido una enorme amenaza para la industria ganadera del Reino Unido. Los brotes de estas dos enfermedades en tan poco tiempo, y siendo ambas supuestamente originarias de la misma parte del mundo, son hechos que parecen indicar que ha habido cambios en los hábitos de las importaciones de alimentos en el Reino Unido que habrían permitidos la entrada de estas cepas víricas.

Algunos hechos sobre la vacunación contra la Fiebre Aftosa

Los encargados de planificar y supervisar las medidas de control del tremendo brote de fiebre aftosa (FA) en el Reino Unido se encontraban desde el principio ante una “misión imposible”. Cualquiera que fuera la decisión que se tomase, habría críticas procedentes de alguna parte. En plena crisis de la epidemia, se produjo una presión política para inducir al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAFF) del Reino Unido, para que implantase una política de vacunaciones.

Control de la Fiebre Aftosa

En algunas regiones donde la fiebre aftosa es una enfermedad endémica o bien en zonas de riesgo se practica la vacunación. No obstante, la vacunación no es completamente satisfactoria ya que los serotipos varían y la inmunidad dura sólo 8 meses aproximadamente. Además, los cerdos tienen una menor respuesta comparado con las vacas y requieren una mayor dosis de antígenos.