Lee este artículo en:

Diagnóstico de enfermedades cutáneas II: enfermedades específicas de la piel

Viruela, sarna, tiña, piojos, ptiriasis rósea, paraqueratosis, estreptococos, estafilococos, necrobacilosis...

En un artículo anterior tratamos las enfermedades cutáneas provocadas por anomalías morfológicas y las debidas a enfermedades sistémicas. En este artículo comentaremos las enfermedades y trastornos de la piel propiamente dicha. Por fortuna no son muy numerosas.

En el cerdo joven, las infecciones por estreptococos y estafilococos en la boca y el barbilla están asociadas frecuentemente con el recorte de los dientes. La necrobacilosis está asociada con una mala higiene. El recorte de la cola en malas condiciones producirá una gran variedad de infecciones de la cola y existe una necrosis de cola específica de etiología desconocida.

La “escaldadura” del perineo puede estar relacionada con el pH de la orina en dietas anormales como la pulpa de cítricos.

Se puede producir eritema del tránsito como consecuencia de un transporte estresante que habitualmente desaparece con el descanso.

Figura 6 – Oreja necrótica (espiroquetosis)

También se podría decir que existen diversas patologías que se producen en la piel porque es una membrana limitante que rodea los órganos del cerdo. Afectan a la piel por el hecho de que ésta envuelve al cerdo y por lo tanto limita la forma del cuerpo. Por ese motivo puede estar sometida a todo tipo de traumas posiblemente con los consiguientes abscesos (incluidas afecciones de corvejón y codo, erosiones de rodilla) quemaduras solares, fotosensibilización, picaduras de insectos, pulgas, picaduras de mosquitos (hay que prestar atención a los mosquitos tigre que son especialmente patógenos), necrosis de las orejas (es específica la espiroquetosis, fig. 6) provocada por salmonelas o H. parasuis, bursitis, formación de bolsas mucosas adventicias y bursitis adventicia, mastitis, úlceras de hombros, callos.

Figura 7 – Trauma típico al aire libre: verraco con dorso y pata trasera magullados

También se puede observar una gran variedad de bultos e hinchazones (fig. 7) especialmente afectando a los ganglios linfáticos, como en la enfermedad de Aujeszky y la tuberculosis en las glándulas submandibulares y PMWS en los ganglios inguinales superficiales. Se pueden notar bultos duros como consecuencia de una mastitis o de infecciones por nocardia/Actinobacillus en las glándulas mamarias y se pueden observar vulvas deformes granulomatosas como consecuencia de mordeduras en las cerdas primíparas de nuevos lotes.

Específicamente tenemos las siguientes patologías cutáneas:

Viruela porcina: se puede producir como infección congénita o conjuntamente con una infección por Staphylococcus hyicus (cerdo graso) y aparece como lesiones marrones con costras o ampollas. Se diferencian fácilmente con una raspadura cutánea e histología o microscopia electrónica.

Staphylococcus hyicus (dermatitis exudativa o enfermedad del cerdo graso) puede afectar sólo a los lados de la cara, pero también a todo el cuerpo con extensa liberación de suero que hace que la piel aparezca con costras. El diagnóstico se realiza por los síntomas clínicos y por el aislamiento de los microorganismos Gram + de la piel.

Sarna: grandes lesiones con costra especialmente en las orejas, provoca grandes pérdidas económicas, diagnosticado por raspadura de la piel pero de fácil tratamiento (avermectinas) aunque es preciso hacerlo de forma regular y por granjas. Hay muchas reacciones provocadas a menudo por reacciones de hipersensibilidad.

Tiña: por lo general Trichophyton mentagrophytes, se observa como manchas de suciedad sobre la piel. Las raspaduras de piel que incluyan la raíz del pelo ayudarán en el diagnóstico. A diferencia de la sarna, que pica mucho, ésta se manifiesta muchas veces sin prurito.

Piojos: se pueden ver los huevos en el pelo. Se trata de un piojo chupador y contagioso pero se trata con facilidad.

Pitiriasis rosea: a menudo conocida como falsa tiña, se cree que es recesiva autosómica, se desarrolla aproximadamente a las 8 semanas de edad y desaparece en 20 semanas.

La paraqueratosis es una patología cutánea sensible al zinc asociada con la alimentación a base de raciones que contienen menos de 40 mg de zinc/kg de materia seca. Hay casos en los que se produce cuando las raciones tienen elevado contenido de calcio o proteína de soja o si tienen bajo contenido en ácidos grasos. Por lo general la piel aparece enrojecida al principio y luego la erupción se hace papular, escamosa, seca y con costras, principalmente en las extremidades inferiores y la parte ventral del abdomen. Pueden producirse a continuación infecciones secundarias y también abscesos. El diagnóstico se hace mediante la historia clínica, y la confirmación se puede hacer a partir de la imagen histológica de hiperqueratosis paraqueratótica.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados