Lee este artículo en:

¿Fiebre Porcina Africana, realmente estamos entendiendo el reto en América continental?

Los casos de fiebre porcina africana (PPA) detectados en República Dominicana y Haití en abril y agosto del 2021 respectivamente, han puesto a la porcicultura latinoamericana en alerta máxima ya que estos son los primeros casos confirmados en el hemisferio occidental desde la década de los 80’s.

Por lo tanto, existe un gran riesgo de que la enfermedad se disemine progresivamente al resto de América continental y el resto del Caribe. Es importante recordar que la definición de un caso de PPA incluye a un solo animal confirmado positivo ya sea en una granja industrial, pequeña, de traspatio o en un cerdo feral, lo que implicaría el cierre de las fronteras con todos los países libres y los respectivos mercados de exportación. Les comparto mis reflexiones y recomendaciones sobre un tema que debe permanecer en nuestra lista de acción diaria.

1. La PPA se propaga lentamente lo que permite reducir su avance geográfico si se implementan las acciones apropiadas. Sin embargo, una vez que los cerdos domésticos o ferales se infectan, su control y eliminación son muy complicados.

2. El virus de la PPA se transmite por múltiples rutas, aumentando grandemente la facilidad de introducción a países libres.

Fuente: Wageningen University & Research

3. Los humanos somos los distribuidores directos del virus de PPA, en el 46 % de los brotes de PPA investigados en China, el virus parece haber entrado a través del personal o el transporte. En el 42% de los casos, el alimento estaba contaminado ya que en China todavía se utiliza mucha alimentación con desperdicios. Y distribuidores indirectos, ya que desafortunadamente no tenemos la cultura de reportar casos sospechosos de enfermedades rojas, hecho que ha permitido que la enfermedad se difunda rápidamente después de la infección inicial. Ni de dar seguimiento a las epidemias, caso concreto la falta de reporte de nuevos casos en La Hispaniola desde diciembre del 2021. Situación que en conjunto con la reanudación del turismo mundial obliga a América continental a reforzar los controles fronterizos, aumentar el control del equipaje y objetos personales de los viajeros que regresan de La Hispaniola, reforzar las medidas de bioseguridad efectivas en la explotaciones porcinas y a asegurarnos que se aumente la vigilancia y diagnóstico de los cerdos enfermos o muertos, incluyendo a los ferales.

Fuente: Adaptado de  Manual Detección y diagnóstico de la peste porcina africana. FAO.
Fuente: Adaptado de  Manual Detección y diagnóstico de la peste porcina africana. FAO.

4. Un diagnóstico definitivo y temprano es clave para evitar la propagación de la enfermedad. Un clínico de campo puede hacer un diagnóstico presuntivo de PPA a partir de los signos clínicos y los hallazgos de la necropsia. En conjunto, el reporte de sospecha y las acciones de confirmación deben realizarse inmediatamente. Un diagnóstico rápido implica la disponibilidad inmediata de material y equipo diagnóstico para que, dependiendo de la dinámica de la infección, se pueda detectar la presencia del virus (PCR en tiempo real) y/o de anticuerpos mediante la prueba de ELISA. Estas acciones que requieren de personal experto tanto en el laboratorio como en el campo para que nos apoyen en la toma, manejo y procesamiento de las muestras adecuadas.

5. Detectemos los puntos de oportunidad de cada país en Latinoamérica , establezcamos las prioridades y utilicemos la información y las herramientas disponibles como son, entre otras, el EpiX (Study Validates US Pork Industry Biosecurity Measures and Pathway Awareness – Swine Health Information Center) o el modelo desarrollado por Porkcolombia que produjo un mapa que les permitió la asignación adecuada de recursos dependiendo del riesgo de introducción. Así mismo, se pudo modelar el movimiento de la enfermedad y las acciones de mitigación su impacto para que la industria porcina continúe sus operaciones en caso de la introducción de la PPA al país. O el acercamiento canadiense donde un productor comercial podría establecer un compartimento dentro del programa de compartimentación (https://www.cpc-ccp.com/compartments-webinar) y que, manteniendo una bioseguridad efectiva, vigilancia semanal activa y un sistema de trazabilidad en 48 horas, incluso con un brote de PPA en el país, podría mantener la enfermedad fuera de su granja y potencialmente seguir con el comercio de cerdos a través de acuerdos bilaterales.

6. Tengamos un plan claro de si queremos controlar o erradicar la enfermedad. Una condición fundamental para el control y futura erradicación de la PPA es el entendimiento del rol que juegan los cerdos salvajes en su sostenimiento y control, así como de su demografía en cada país. Actualmente está bien documentado el crecimiento de esta población como resultado de los cambios climáticos, en la agricultura, las prácticas cinegéticas y de protección animal. (Peste porcina africana en jabalíes - oie.int) y por lo tanto, del obstáculo significativo que presentan en el control o eliminación de la enfermedad.

Finalmente, los invito a trabajar en equipo con las autoridades correspondientes, todos los miembros de la industria porcina y los grupos de trabajo internaciones para que continuamente revisemos y retemos nuestros planes de contingencia y de respuesta de emergencia para mantener la PPA fuera de América continental.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados