Lee este artículo en:

Resumen de la 53ª edición de la AASV - Nutrición

Antonio Palomo nos ofrece el resumen de las ponencias sobre nutrición presentadas en la pasada edición de la 53 edición del congreso anual de la Asociación Americana de Veterinarios de Porcino (AASV 2022).

TREY KELLNER - A 45-minute "cram session" on the basics of swine nutrition and feed protocol execution.

Para llevar a cabo un programa nutricional en cerdos de engorde es esencial conocer con precisión la calidad nutricional de cada una de las materias primas que utilizamos en su diseño, sabiendo sus valores de nutrientes y personalizándolos en nuestras matrices de formulación. El diseño de los programas de nutrición requiere conocer al cerdo, sus necesidades y requerimientos nutricionales para sus mejores rendimientos zootécnicos (GMD-IC). Hay muchas referencias bibliográficas, tanto académicas como de genética y resultados de diferentes pruebas de centros tanto públicos como privados. El uso de los datos históricos para hacer predicciones en cuanto CMD, GMD e IC, así como sus coeficientes de variaciones en los diferentes sistemas productivos, son de gran interés. La consideración estacional es precisa, ya que tanto la ganancia media diaria como índice de conversión varían dependiendo de si los cerdos de engorde han salido al final de las estaciones frías o posteriores al verano. Por lo tanto, entender cómo de efectivos son nuestros modelos de consumo de alimento medio, crecimiento medio diario e índice de conversión nos ayudarán a tomar las decisiones mejores y más rentables al diseñar nuestros programas de nutrición. Por supuesto, tener en cuenta la genética tanto de las cerdas como de los finalizadores es crítico, como lo es tener en cuenta el peso final al sacrificio y el incremento de peso durante el engorde, definiendo el peso óptimo al sacrificio de mayor rentabilidad, en base a rendimientos de canales y momento en el que el índice de conversión nos penaliza (punto de corte), para lo cual también se requiere definir el momento preciso de cada cambio de alimento en la práctica (manejo de la nutrición). Otras consideraciones a tener en cuenta son la salud de los cerdos, el tipo de comedero-bebedero, desperdicio de alimento y las limitaciones de las fábricas de alimento y transporte de alimento, así como su almacenamiento en la propia granja - silos. Los programas deben ser simples, estandarizados, de uso amigable, electrónico, validable, trazable, entendible y sencillo de ordenar entre los diferentes eslabones (granja, pedidos, administración, fábrica y finanzas). Sabiendo todo esto, ya podemos formular.

JEFF CHEWNING - Applied statistical concepts for enhancing between-treatment inferences in swine nursery and grow-finish studies.

Conocemos diferentes tipos de investigación en nuestra práctica: GLP – Good Lab Practices (seguridad animal), GCP - Good Clinical Practices (eficacia clínica), Post approval/marketing/internal use/GRAS- variety of Audiences, donde utilizamos diferentes tratamientos estadísticos (gradientes de libertad estadística). Ecuación: ((2,58* Std Err)(Mean))*100 = % Diferencia detectable.

Las bases estadísticas se centran en el error estándar de la media (Std Err), que es la dispersión alrededor de la media. Generalmente, si la diferencia entre ambos valores es superior a 2,58 veces, se define como significativo estadísticamente (P<0,05). Otra aproximación es valorar las diferencias entre parámetros en base al porcentaje a efectos de conocer el poder del test. La limitación del error estándar está en su denominador; al reducir el numerador, siempre hace menor al denominador, por lo que al reducirse el error estándar es más difícil detectar diferencias pequeñas con el mismo valor de P. Esto puede deberse a no haber considerado numerosas variables que influyen en el tratamiento, como el peso, edad, genética, sanidad (mortalidad). Analizar los datos por bloques en base a rangos de pesos puede reducir el error estándar, así como valorar los datos separados por sexos. En los trabajos presentados la pérdida de precisión media sin tener en cuenta estas dos variables puede llegar al 20-30%.

ROY BRISTER - Antibiotic alternatives, challenges, experiences, and lessons from a poultry production perspective.

El directorio que sigue el uso de antibióticos se centra en su efecto sobre el bienestar de los animales, la sostenibilidad, el costo de producción y las necesidades/demandas del mercado. Un problema que surge en los animales tratados es cuál será su canal para venderlos y procesarlos en base al momento en que los tratamos. Los términos que utilizan dentro del campo de uso de antibióticos en EEUU con NAE (ningún antibiótico, incluidos ionóforos por ninguna vía) pudiendo usar proteínas animales, NAE+ (ningún antibiótico, incluidos ionóforos y sí proteínas vegetales no OGM), NAIHM (ningún antibiótico importante en medicina humana – posible ionóforos), CRAU (Certified Responsible Antibiotic Use) – posible uso de ionóforos y pueden tratar con antibióticos si es necesario, pero no más de dos lotes consecutivos, NGPA (no growth promoting antibiotics) pudiendo usar antibióticos, pero solo para prevención o tratamiento, NAE y otros label (No Antibiotics Ever) donde la USDA requiere certificación mediante programas de verificación en base a diferentes agentes de certificación. En el sistema NAE debemos considerar diferentes aspectos como son el estrés como inmunosupresor (temperatura, ventilación, higiene) que es más fácil de prevenir que de tratar, siendo necesario considerar los programas de vacunación y ajustarlos, revisar los programas de higiene del alimento y del agua, así como el espacio de comedero y disponibilidad del alimento que garanticen el consumo adecuado de nutrientes. En sus experiencias NAE en pollos la mortalidad es superior, se reduce la ganancia media diaria, aumenta el índice de conversión y aumenta entre 5-15% el costo de producción.

En su experiencia dentro de Tyson en EEUU, dentro de la producción de pollos, expone los puntos de acción para producir sin antibióticos. Los pollos tienen un ciclo vital mucho más corto que los cerdos (30-60 días), generalmente en sistemas de producción todo dentro-todo fuera, sin múltiples edades dentro de una granja, y con un periodo de vacío sanitario de >14 días entre lotes. Hay un bajo número de líneas genéticas con una similar respuesta inmune maternal de anticuerpos, la mayoría de los procesos respiratorios están controladas con vacunas a edades tempranas y dos problemas digestivos básicos (coccidiosis y enteritis necrótica por Clostridium perfringens).

¿Cómo tomamos la decisión para reemplazar los antibióticos? En base a los trabajos de investigación publicados, pruebas en universidades, acuerdos inter-empresas, ensayos en centros privados, pruebas a nivel de campo y datos suplementarios, expone los apartados principales. El agua es el nutriente más importante, los animales consumen como mínimo dos veces más de agua que de alimento. Nunca debemos dar por buena su calidad sea del origen que sea, siendo esencial conocerla y proceder a su higiene y desinfección y debe tenerse en cuenta especialmente la presencia de biofilm. El agua es un riesgo de costo sanitario, por lo que debemos tenerla bien monitorizada con un programa de toma de muestras y verificación de su calidad, adaptando un proceso de higienización eficiente y rentable. En pollos, utilizan con gran eficacia el sulfato de cobre acidificado y peróxido de hidrógeno para higienizar las tuberías entre bandas de producción. La higienización del alimento y sus ingredientes con mayor nivel de contaminación microbiana es importante para reducir su contaminación y la de los circuitos, usando productos como formaldehido, ácido fórmico y otros ácidos orgánicos, y teniendo en cuenta su impacto sobre el apetito – consumo diario de alimento (formaldehido). El tratamiento por calor en el granulado o hidrogenización puede ayudar a reducir la contaminación microbiana, debiendo considerar la reducción de la digestibilidad de nutrientes, recomendando seleccionar ingredientes de elevada digestibilidad y, si es posible, hacer mínimos cambios de ingredientes (mantener estructura de la dieta), considerar la incorporación de aminoácidos sintéticos para reducir el exceso de nitrógeno (muchos estudios reflejan como la incorporación de materias primas proteicas intactas como harina de soja dificultan la recuperación de la enfermedad) y la acidificación de las dietas, considerada positiva. Evaluar el tamaño de partícula reduciendo el porcentaje de finos es altamente recomendado (los molinos de rodillos reducen la tasa de finos con respecto a los molinos de martillos) especialmente en alimentos con nivel de partícula elevada.

Dentro de los aditivos para mejorar la digestibilidad, tenemos las enzimas: fitasas a elevada dosis, carbohidrasas (xilanasas – según variedades de maíz donde los rangos de energía varían, siendo mayores en el sureste que en el norte, donde recomiendan más su uso), proteasas (en sus pruebas no encuentran beneficios y siguen probando en fuentes de proteína de menor digestibilidad ya que su costo es elevado y hasta el momento no tienen retorno de la inversión).

Es necesario considerar la contaminación por micotoxinas para decidir el uso de secuestrantes, así como determinar los niveles de inhibidores de la tripsina de nuestras fuentes de harina de soja (NIR – actividad inhibidores de la tripsina a un rango de 0,5-12,5 mg/g – la soja extraída por solventes tiene menos niveles que la soja extrusionada). Prestan una especial atención a la inclusión de minerales, sobre todo cobre y zinc, importantes en la salud animal, en los rendimientos productivos y en el impacto ambiental.

El cobre se ha utilizado como promotor del crecimiento en cerdos a 125-250 ppm, por lo que, considerando el elevado consumo de alimento, es preciso utilizar fuentes de elevada biodisponibilidad como las fuentes orgánicas, que además no son solubles, no reactivas y tienen mayor biodisponibilidad. Sí es importante reducir progresivamente la inclusión, tanto de cobre, sobre todo, como de zinc, para no afectar a la salud digestiva cuando partimos de niveles terapéuticos. Así, también debemos considerar su uso para reducir el estrés oxidativo y los procesos proinflamatorios intestinales, que nos ayudan a reducir el riesgo digestivo. Tienen en cuenta el uso de probióticos, debiendo elegir correctamente la cepa o cepas, su modo de acción, la ausencia de vehículo de resistencias antibióticas y su efecto, como especialmente el retorno de la inversión en base a la fase de producción donde lo aplicamos. El uso de postbióticos con fuentes de extractos vegetales, la inclusión de ácidos grasos de cadena corta y media y la inclusión de productos a base de Yucca les da lugar a resultados contradictorios y poco significativos, por lo que continúan realizando pruebas.

Future-ready nutritional strategies to optimize swine health in an antibiotic-free market. Casey Bradley.

En 2018 en Hanor realizan una prueba para suprimir antibióticos que les suponía, en teoría, un ahorro de 1 millón de dólares al año, sustituyéndolos con diferentes aditivos nutricionales y analizando los parámetros productivos (GMD, IC, mortalidad, número de tratamientos). El costo de producción ascendió entre 1-3 €/lechón.

En su trabajo de tesis analizó numerosas experiencias de investigación en diferentes centros (universidades, centros privados de investigación, empresas de aditivos) centradas en diferentes aditivos a diferentes dosis llegando a conclusiones similares. Los trabajos de investigación actuales se centran en valorar diferentes relaciones entre aminoácidos, testar productos incorporados de diversas formas y dosis, mejorar el análisis y valoración de los resultados, comparar pruebas a pequeña escala en centros de investigación frente a pruebas en granjas comerciales en condiciones prácticas y evaluar nuevos productos con sinergias entre ellos. Expone que, en los lechones, hay que considerar la inmunidad pasiva en base a la toma de calostro y aditivos que la potencien, la inclusión de ingredientes de alta digestibilidad, balancear el pH, tener en cuenta la microbiota para desarrollar la inhibición competitiva e implementar complejos enzimáticos. Son numerosos los trabajos que reflejan la sinergia entre diversas enzimas (fitasas, xilanasas) junto a probióticos sobre la microbiota y la mejora de parámetros productivos. Resalta el interés de la inclusión de ácidos orgánicos, como el ácido benzoico y mezclas de varios ácidos, por el gran número de trabajos con resultados positivos tanto en parámetros productivos como en riesgo digestivo. La inclusión de péptidos aumenta la absorción de lisina adicionada como aminoácido libre tanto en lechones (dietas con pescado y plasma) como en cerdos de engorde, con un beneficio económico de 2$/lechón. Integrar la nutrición con la sanidad, y la sanidad con la nutrición, se considera crítico para tomar decisiones precisas, a sabiendas de que una deficiente salud de los animales nos impedirá obtener unos parámetros productivos óptimos.

En el futuro considera imprescindible tener en cuenta la calidad precisa de las materias primas, la variación de peso de los lechones al destete que tanto condiciona los requerimientos nutricionales, las pérdidas de condición corporal de las cerdas lactantes al destete (13 mm ETD de media con un CV = 27,5), adicionar nuevas fases de alimentación adaptadas a las diferentes necesidades en todas las fases de producción, la necesidad de realizar tratamientos vía agua de bebida en dosis precisas, el poder adicionar micronutrientes a bajas dosis en diferentes fases productivas, definir mejor el consumo de cada uno de los alimentos por cerdo en lugar de basarnos en el peso/edad de los cerdos para optimizar el costo de producción. La tecnología puede ayudarnos, y ya lo está haciendo, siendo elemental considerar la inversión con su retorno y el protocolo adecuado de manejo por parte del equipo humano de la misma para su óptimo funcionamiento.

EGAN BROCKHOFF - Global feed security response.

Canadá está tomando medidas accesorias en la importación de materias primas y alimentos para reducir el riesgo de entrada de agentes infecciosos, sobre todo en base al virus de la diarrea epidémica. Son muchas las evidencias científicas que los alimentos pueden ser transmisores de ciertos agentes infecciosos en el mundo. Canadá es un importador importante de animales vivos, productos y subproducto animales y alimentos, al igual que los EEUU y la UE, por lo que el riesgo es elevado. Canadá tiene un plan de acción frente a la PPA basado en cuatro pilares: prevención-bioseguridad, preparación del programa de trabajo, seguimiento continuo y comunicación del riesgo coordinado en base al CFIA National Emergency Operations Centre Management Team (NEOCMT).

En el pilar uno se incluye la importación de productos para alimentos. En diciembre de 2018, la asociación de productores junto con el gobierno canadiense, aprobaron las líneas matrices para reducir el riesgo de entrada del virus de la PPA asociado a unas medidas para mitigarlo en numerosas materias primas de importación de origen no animal, así como en las propias fábricas de alimento. El problema es que muchas materias primas de origen vegetal no están incluidas en los riesgos, las nuevas regulaciones son lentas y ya existen legislaciones que aportan una mejor oportunidad en los tiempos de ejecución. Las medidas para mitigar el riesgo las engloban en tres apartados: muy corto plazo asociadas a la comunicación al gobierno por parte de los importadores para permitir su comercio, medidas a corto-medio plazo donde se regule las zonas secundarias de control asociadas a los requerimientos de importación de ingredientes procedentes de plantas en sus seis puertos de entrada (Vancouver, Prince Rupert, Toronto, Montreal, Quebec y Halifax) y una tercera, a largo plazo, regulando de forma informática dicha entrada de materias primas.

El 19 de marzo de 2019 el ministerio de agricultura declararó las zonas de control secundarias en el Acta de Sanidad Animal. El 29 de marzo de 2019 se aprueba una orden dentro de dicha Acta donde se designan todos los ingredientes y materias primas susceptibles de ser vehículos de agentes infecciosos, que dan lugar a cambios sobre granos no procesados, grasas y materias primas derivadas. Se protocolizan los tratamientos de higienización de los barcos para evitar contaminaciones cruzadas, así como los tratamientos térmicos (70ºC 30´ u 85ºC 5´- 20ºC 20 días o 10ºC 100 días).

Las oportunidades globales pasar por la necesidad de aumentar la bioseguridad en las fábricas de alimento, la realización de nuevas investigaciones sobre aditivos que mitiguen la supervivencia de los virus, la implementación de técnicas analíticas en puntos críticos de las fábricas y el análisis del riesgo estructural de los alimentos en granjas. En síntesis, se ha hecho mucho trabajo hasta el momento, pero queda mucho más por hacer.

JORDAN GEBHARDT & CASSIE JONES - US feed security response

En US están restringiendo la entrada de materias primas e ingredientes procedentes de regiones endémicas de PPA. En 2020, USAHA aprobó la resolución urgente de la USDA y FDA para reducir el riesgo y el costo tanto para la industria como para el gobierno, que incluye las buenas prácticas y los programas de control a nivel de puntos de entrada. Lo primero es identificar la fuente y volumen de productos importados, su origen y las vías de entrada. Los productos de mayor riesgo son la colina, subproductos de cereales, subproductos de extracción de aceite (soja), cascarilla soja, cereales integrales y molidos. Los puertos de mayor riesgo son Chicago, NY, Los Ángeles, Houston, San Francisco, Seattle. El tiempo medio en el barco va de los 22 a los 45 días, dependiendo del origen (cebada de Italia, soja no OGM de Etiopía, Rusia y Ucrania). Los servicios veterinarios de APHIS-VS define los ingredientes de origen animal que están prohibidos y los permitidos junto con los de origen vegetal. El proceso de importación requiere una aprobación previa y rellenar un amplio cuestionario, similar a los procesos aprobados en Australia y Canadá. Las mejores prácticas se basan en excluir la importación de ingredientes de alto riesgo, o permitirlos solo si han sido tratados térmicamente. Dichas prácticas deben ser extensivas a la industria porcina. Han creado un grupo de trabajo de bioseguridad de alimentos, US SHIP, para identificar dónde estamos y qué debemos/podemos implementar en la práctica con el compromiso de presentar un sumario de recomendaciones finales a finales de 2022.

SCOTT DEE - Validation of extended storage protocols

En 2014 se confirmó que el alimento era un posible vehículo de transmisión de virus, por lo que tenemos grandes responsabilidades en la importación de materias primas e ingredientes alimento, lo que ha derivado en un protocolo nacional de bioseguridad. Realiza un estudio experimental sobre harina de soja con el modelo de contaminación “hot spot” (10 ml de trozo de hielo al que inocula virus PRRS 144 L1C a 5 logs TDID50 en 1 tonelada de alimento, manteniendo el mismo a diferentes temperaturas (10 - 16 y 24ºC) para luego dárselo a los cerdos y analizar fluidos orales por PCR, dando positivos solo los de más baja temperatura. Hay una gran diferencia en la infectividad de los alimentos contaminados dependiendo de la temperatura de almacenamiento recomendando un mínimo de 30 días a 24ºC. Son muchos los virus que pueden sobrevivir en el alimento y transmitirse a los cerdos mediante su consumo.

APOORVA SHAH - Responsible feed ingredient import program

El control en toda la cadena de producción de las materias primas y aditivos para alimentos es esencial. Debemos comenzar desde los sitios de producción, seguir con las instalaciones de procesamiento (fermentación, filtración, molienda – spay: sistemas y temperaturas) y envasado (packaking – bagging) y paletización. El almacenamiento es un punto crítico, donde las condiciones ambientales y de tiempo son críticas. El siguiente punto es la logística, donde la política de limpieza de contenedores CCC (Clean containers policy) es crítica, sobre todo en los que son de retorno (56ºC 30´), certificando el procedimiento tanto en origen como en destino donde se almacenan en condiciones específicas y cuyos trabajadores no tienen contacto con cerdos y donde todos los medios de transporte están higienizados. Los productos guardan una cuarentena de 35 días desde su recepción (no cuenta el tiempo de tránsito), además de realizar vacíos sanitarios de cada una de las naves de almacenamiento. Disponen de un documento de 24 páginas que denominan guía responsable para la importación de ingredientes y materias primas referenciadas. www.samhprp.com

Pósters

En un estudio realizado sobre muestras de maíz americano durante 2021, la micotoxina más prevalente fue la fumonisina (80%), frente al 65% en 2020, con un nivel de contaminación medio de 5.883 ppb, mientras que los niveles de zearalenona decrecieron del 20 al 11%.

Las vitaminas liposolubles A, D y E son críticas para una correcta salud, inmunidad y reproducción en porcino. La D es importante en la homeostasis del calcio/fósforo, determinando la integridad ósea, y la vitamina E es un potente antioxidante. Los niveles sanguíneos de vitamina D en lechones en extensivo son mayores que en intensivo. Debemos prestar atención a dietas que pueden destruir parcialmente estas tres vitaminas, por su poder oxidante, como es el caso de los alimentos con minerales en forma inorgánica y elevados niveles de ácidos grasos insaturados. Niveles bajos de vitaminas en lechones están asociados con más infecciones, e incluso la deficiencia de vitamina D se asocia con el síndrome de pérdida aguda de peso posterior al destete. Varios estudios demuestran que inyectar estas vitaminas al destete se reduce el estrés oxidativo de los lechones mientras que, la vitamina E por si sola mejora la respuesta inmune tanto celular como humoral. La vitamina D está involucrada en la activación de las células T, así como en las células presentadoras de antígeno.

Los niveles serológicos de vitamina A en lechones al destete revelan el potencial de crecimiento en base a su efecto sobre los procesos proinflamatorios. La vitamina A se almacena de forma primaria en el hígado siendo transportada a los tejidos por la proteína de unión al retinol (RBP). Así, los niveles séricos de vitamina A pueden ser determinados como un biomarcador de la inflamación en los primeros días de vida y predecir sus rendimientos productivos en el engorde.

Sobre nueve pruebas realizadas en EEUU en dietas de lechones con 3000 ppm de ZnO han obtenido resultados muy variables, que van de una ganancia media diaria del -28% al +25%, y de un índice de conversión del -8% al +11%. Muestran una prueba con 1.152 lechones destetados con 6,4 kg comparando zinc en forma inorgánica a dosis nutricionales frente a zinc quelado con un hidroxi análogo de metionina, sustituyendo también parcialmente el cobre en forma inorgánica por otro orgánico similar, observando un mejor consumo diario de alimento y una mayor ganancia media en el lote con zinc orgánico en los lechones durante las tres semanas posteriores al destete.

En un estudio realizado en dos granjas de 2.500 cerdas donde comparan dos dietas de cerdas, una con minerales inorgánicos (Cu, Mn y Zn) y otra con 50/50 inorgánico/orgánico hidroxianálogo quelado a metionina. En el segundo grupo obtienen un mayor porcentaje de cerdas en celo a los siete días posterior al destete (+2,2%), una reducción de 1% neto de repeticiones a celo con ese mismo porcentaje de más tasa de partos y un 2% menos de cerdas sacrificadas, asociado a 0,2 lechones más destetados por camada.

Antono Palomo Yagüe

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados