Lee este artículo en:

Dolor causado por el parto en cerdas

El parto es un proceso doloroso y estresante especialmente en cerdas primíparas y/o en el caso de partos distócicos.

El parto es un proceso de riesgo para la cerda y los lechones, y este riesgo aumenta en caso de partos distócicos, que son el resultado de partos naturales prolongados en el tiempo y/o que requieren una intervención manual prolongada o severa. El periodo del periparto es especialmente crítico ya que puede tener efectos sobre la salud de la madre (por ejemplo, endometritis, retención de placenta o el síndrome de mamitis-mastitis-agalactia) y sobre las mortalidades neonatales en los lechones. Así pues, el periparto puede conllevar problemas de salud, bienestar y pérdidas económicas que pueden reducirse aumentando el conocimiento durante esta fase y mejorando el manejo.

El parto es un proceso doloroso y estresante

Está generalmente aceptado que el parto causa dolor agudo en todas las especies. En cerdas, alrededor del parto, se ha detectado un aumento de las concentraciones de Proteína C reactiva y haptoglobina, indicando inflamación, lesión tisular y consecuentemente dolor.

El parto también genera una respuesta fisiológica de estrés, demostrado por el aumento de las concentraciones de cortisol plasmático. Esto es debido, en primer lugar, porque el dolor va siempre acompañado de una respuesta de estrés, y en segundo lugar, porque todas las situaciones nuevas o poco frecuentes pueden desencadenar estrés. Además, cerdas alojadas en jaulas experimentan un estrés adicional debido a la restricción de movimiento, que no les permite expresar de una forma adecuada el comportamiento maternal, como por ejemplo, la conducta de construcción del nido.

El dolor y el estrés causados por el parto no son importantes solamente por sus efectos negativos sobre el bienestar, sino que también pueden tener consecuencias productivas importantes ya que inhiben la liberación de oxitocina y pueden por lo tanto disminuir las contracciones del miometrio y retrasar la eyección del calostro (figura 1).

Estrés y dolor provocados por el parto

Figura 1. Principales consecuencias del dolor y el estrés provocado por el parto.

Factores que afectan al dolor causado por el parto

Las cerdas primerizas y las cerdas con partos distócicos experimentan a priori un mayor grado de dolor en el parto.

A parte de la falta de experiencia de las cerdas durante el primer parto, el grado de esfuerzo asociado con el parto es normalmente superior en cerdas primíparas que en multíparas.

En cerdas, la duración media de un parto normal (des del primer al último lechón nacido) es de 2,5 horas. Partos más largos, de 3 o 4 horas, son considerados potencialmente problemáticos y en consecuencia más dolorosos. En cerdas, la duración del parto puede verse afectada por factores tales como la raza, la paridad, el tamaño de camada y el sobrepeso de la cerda. Además, algunos autores han descrito que es más probable que un parto se alargue en el caso de tener cerdas con gestaciones cortas, prolongado estreñimiento y/o falta de ejercicio y lechones con presentaciones posteriores al nacimiento y/o nacidos muertos (figura 2).

Cerda pariente

Figura 2. La presentación anterior de los lechones al nacimiento parece ser ventajosa en términos de facilidad de parto, en comparación los lechones nacidos con una presentación posterior.

Manejo y tratamientos alrededor del parto

Con el objetivo de minimizar las condiciones de estrés alrededor del parto, se recomienda trasladar a las cerdas como mínimo 5 días antes del parto a las salas de maternidad, y evitar ruidos, altas temperaturas y exceso de intervenciones humanas.

Desde que se inicia el parto, se recomienda observar a la cerda máximo cada 45-50 minutos. En caso de distocia, los tratamientos con oxitocina y la intervención manual son prácticas aceptadas para minimizar los casos de nacidos muertos. A pesar de esto, la palpación vaginal tiene que realizarse de la forma más higiénica y menos agresiva posible, y la administración de oxitocina únicamente se debe realizar después de evaluar la dilatación del cérvix.

Finalmente, no se debe descartar la posibilidad de administrar analgesia durante o después del parto. La administración de un anti-inflamatorio no esteroideo (AINE) alrededor del parto puede reducir el dolor y la inflamación, mejorar la salud y el bienestar y ayudar a mantener o mejorar la fertilidad y la producción de leche. A pesar de esto, la información científica sobre el impacto de la analgesia alrededor del parto en cerdas es limitada. Aún así, se demostró que la inyección de meloxicam después del parto en cerdas tuvo efectos positivos en el comportamiento y el bienestar de las cerdas. Además, en un estudio reciente, se demostró que la administración de meloxicam oral al inicio del parto en cerdas multíparas aumentó la transferencia de inmunidad materna (inmunoglobulinas G) y mejoró el crecimiento de los lechones (unos 231 g en lactaciones de 21 días).

En resumen

El parto es un proceso doloroso y estresante especialmente en cerdas primíparas y/o en el caso de partos distócicos. Es aconsejable conocer las causas más comunes de partos potencialmente problemáticos y saber aplicar pautas de manejo especialmente cuidadosas durante y alrededor del parto. Es necesario evitar al máximo situaciones de estrés y debe además considerarse la conveniencia de utilizar tratamientos paliativos del dolor.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.