UE: respuesta unificada a la resistencia a los antibióticos

14 de febrero de 2024/ PRAN/ España.
https://www.resistenciaantibioticos.es

14-feb-2024 (hace 5 meses 11 días)

La Comisión Europea, responsables políticos y organizaciones de 30 países se han reunido en París para poner en marcha la segunda Acción Conjunta sobre Resistencia a los Antimicrobianos e Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (EU-JAMRAI 2). Coordinada por el organismo francés Inserm (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica), con el apoyo del Ministerio de Sanidad francés y la participación de España a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y otras 20 entidades españolas, esta iniciativa de colaboración tiene como objetivo combatir más eficazmente la resistencia a los antimicrobianos, una importante amenaza para la salud pública responsable de más de 35 000 muertes al año en la Unión Europea (UE)/Espacio Económico Europeo (EEE) y de 1,3 millones de personas en todo el mundo.

Basándose en el éxito de EU-JAMRAI 1, que se desarrolló entre 2017 y 2021, este último proyecto defiende un programa de trabajo de "una sola salud" que reúne a los Estados miembros de la UE, junto con Islandia, Noruega y Ucrania. "La aplicación a largo plazo de un enfoque coordinado de una sola salud sigue siendo una prioridad para los próximos años y también lo es para el futuro. Ningún Estado tiene la capacidad de actuar solo contra la resistencia a los antimicrobianos. La cooperación ya no es una opción: es la condición del éxito en la lucha mundial contra la resistencia a los antimicrobianos", ha afirmado Didier Samuel, director general de Inserm.

EU-JAMRAI 2 busca implementar acciones concretas para monitorear, prevenir y luchar eficazmente contra la resistencia a los antibióticos en todos los ámbitos de la salud humana, animal y ambiental, empoderando a los países participantes para fortalecer sus planes de acción nacionales. La misión es reducir el riesgo de exposición de la ciudadanía europea a bacterias resistentes a los antibióticos. Esto implica estructurar una vigilancia integrada y reforzar la prevención de infecciones a escala de "una sola salud", al tiempo que se mejora la atención a los pacientes con infecciones bacterianas, garantizando, por ejemplo, el acceso a una terapia antibiótica eficaz y proporcionada.