9 consejos para capear el temporal de costes

Dennis DiPietre
26-ene-2022 (hace 8 meses 2 días)

El comienzo de un nuevo año es un buen momento para evaluar la situación actual y tener en cuenta las oportunidades y los desafíos. En gran parte del mundo existen múltiples obstáculos para la producción de carne de cerdo a la capacidad que tiene cada país (proporcionada por los mataderos actuales, su capacidad de procesado, etc). Los obstáculos son muchos, pero casi todos estan relacionados con brotes de PPA o con los múltiples rebrotes de Covid-19. Es dificil llegar a otra conclusión que la mayoría de gobiernos de países en desarrollo han empeorado cada vez más la situación con un conjunto de soluciones que han dañado el funcionamiento de la cadena de suministro a nivel local y global, hipotecando al mundo con una oleada casi segura de inflación que durará varios años.

Podríamos detallarlo todo de forma que me daría la satisfacción a corto plazo de despreciar a aquellos que no pueden, o no quieren, ver más allá de sus acciones iniciales para darse cuenta de la cascada de efectos secundarios o terciarios que perjudicarán la vida de las personas durante los próximos años, pero trataré de no caer en la trampa y hablaremos de lo que puedes hacer al respecto para aprovechar potencialmente alguna oportunidad y sortear la situación con menos daños.

En este momento, la rotura de las cadenas de suministro y la ralentización de los procesadores (así como del tráfico de camiones y barcos) se deben a enfermedades de trabajadores, etc, lo que mantiene los precios de la carne de cerdo artificialmente bajos. Esta situación empezará a resolverse inicialmente en las cadenas de distribución y en las plantas de procesado locales y después, eventualmente, empezará a arreglarse a nivel global. Esto significa que, probablemente, los precios del cerdo van a subir este año debido a que la capacidad de producción se ha reducido en la EU y en los EEUU, especialmente. Será importante prestar una atención especial a los costes sin cometer los errores evitables que suelen cometer las personas muy resueltas. Esto permitirá conseguir el mejor beneficio posible a medida que los precios se recuperen.

A continuación damos unas sugerencias generales para lograr el éxito en tiempos inflacionarios. Asegúrate de analizar cuidadosamente tu situación particular antes de implementar a ciegas cualquiera de ellas. Dicho esto, el hecho más fundamental en cualquier negocio es: “cuando no tienes efectivo, estás fuera del negoco”. Los costes en general van a aumentar, de hecho ya han empezado. Vas a necesitar capacidad de compra para superarlo, por lo que es el momento de reunirte con tu prestamista y asegurarte toda la capacidad de préstamo que puedas justificar. Es el momento de deshacerse de los tipos de interés variables a corto plazo en cualquier deuda, independientemente de cuán atractivos hayan sido hasta ahora y fijar los tipos de interés inmediatamente, porque están subiendo una y otra vez y, cuando empieza es difícil hacer el cambio.

Si necesitas comprar activos fijos en una época de precios al alza, los precios del principio del ciclo inflacionario seran mucho mejores que los que vendrán después. Por analogía, a nivel doméstico, cuando el precio es más bajo, vale la pena guardar en el congelador o la despensa un poco más de carne o de cualquier otro alimento almacenable. Lo mismo aplica a las compras de la empresa. Esta estrategia causará un aumento de precios con el tiempo, si todos empiezan a implementarla, por lo que debes evaluar si es demasiado tarde y puedes capear el próximo par de años con las existencias de activos actuales y realizar reparaciones y mantenimiento hasta que la capacidad de producción y distribución (cadena de suministro) restablezcan unos precios más bajos. Debes ser cuidadoso porque cuando las cadenas de suministro se arreglen, lo harán de golpe y los precios pueden caer rápidamente. No querrás ser el último que compre antes de que bajen los precios. Por ejemplo, muchos de los fabricantes de automóviles se retrasan debido a la incapacidad para obtener ciertos chips/circuitos para completar su producción. Tienen una gran acumulación de stocks esperando sus chips y, cuando lleguen, los precios de automóviles volverán a niveles más normales rápidamente, con ofertas para reducir su inventario.

Debes plantearte fijar (algunos) precios a largo plazo de cereales y combustible a princios de año (haciendo un precio cerrado por contrato o mediante el mercado de futuros). Mantente sobrio y no te asustes, la clave es fijar las compras a precios que generarán cierto nivel de ganancias, si todavía es posible. Por lo general, la mejor idea es ir fijando los precios de compra por periodos de tiempo, en lugar de fijar todo el año a la vez. No esperes ganancias míticas al dejarlo todo en manos del mercado a menos que seas súper rico. Respecto al pienso, debes estar atento a la siembra de primavera en los EEUU. Los precios elevados han animado a los granjeros a plantar cada acre disponible con maíz y soja pese al precio récord de los fertilizantes. Si en primavera el tiempo es bueno para la cosecha de cereales, sólo serán los fallos en la cadena de suministro los que puedan mantener los precios altos y éstos se resolverán más rápido que esperar unos precios más bajos en la cosecha del próximo año. Una buena primavera significará mucho grano en otoño y, para entonces, la situación en los puertos y en el transporte debería ser sustancialmente mejor. En resumen, estamos hablando de fijar precios en primavera y verano, mientras permanecemos atentos a los precios de otoño.

Como los abonos tienen precios récord en muchas zonas del mundo, es hora de renegociar el valor de los nutrientes de tus purines, si los estás vendiendo a un tercero. Si sólo los regalas para deshacerte de ellos, es hora de empezar a venderlos. El purín de cerdos es un recurso muy valioso que tiene mala fama debido a algunos fallos en su explotación adecuada en algunas zonas donde la producción es muy intensiva. Cuanto más valioso sea el cultivo, más podrás subir el precio del purín, especialmente si existe competencia entre los usuarios.

Examina los contratos de venta que tengas (si los tienes) y trata de renegociarlos para incluir un recargo por el aumento de costes, ya sea por combustible, mano de obra u otras energías. Dado que el precio del petróleo mundial todavía se cotiza en dólares estadounidenses, los problemas inflacionarios de EEUU se transferirán directamente al mercado petrolero mundial, prácticamente uno a uno.