Evaluaciones de bioseguridad del pienso: un elemento crítico para cualquier programa integral de bioseguridad

Tim Snider
30-mar-2021 (hace 1 años 5 meses 27 días)

La base de un programa eficaz de bioseguridad del pienso requiere entender la posible contaminación cruzada de patógenos y de su supervivencia en cada segmento de la cadena de suministro del pienso, que incluye: 1) fabricación y entrega de ingredientes y 2) fabricación y entrega del pienso. En esta serie de artículos, revisaremos cómo la transmisión de enfermedades a través de la cadena de suministro de pienso ha ganado prominencia en los últimos años y describiremos las características de un programa integral de bioseguridad de piensos que considera la bioseguridad de: 1) los ingredientes antes de su llegada a la fábrica y 2) los procesos de molienda y entrega.

Bioseguridad de los ingredientes y de los piensos: una breve historia de los programas de bioseguridad de las granjas de cerdos en los últimos años

El pienso es el producto más importante para la producción porcina, tanto por volumen como por coste. Sin embargo, suele llegar al área biosegura de producción con intervenciones mínimas o nulas en cuanto a su bioseguridad. Es importante tener en cuenta que es probable que la gran mayoría de los piensos estén libres de agentes patógenos e, incluso si están presentes, no es probable que estén en una cantidad suficiente o en una forma infecciosa para causar enfermedades. Eso significa que la mayoría de los miles de millones de kilogramos de alimento que consumen cada año los cerdos en todo el mundo son seguros para ser consumidos sin riesgo de transmisión de enfermedades. Sin embargo, es igualmente importante tener en cuenta que, en raras ocasiones, cuando hay presente una cantidad adecuada de material infeccioso, ¡las implicaciones pueden ser catastróficas! Por último, es fundamental señalar que el riesgo de transmisión de enfermedades a través de los alimentos aumenta durante los brotes epidémicos, cuando la cantidad de agente infeccioso aumenta significativamente.

Tras la introducción y transmisión de PEDV dentro y entre la población de granjas comerciales de cerdos de América del Norte, que resultó en una epidemia de brotes de PEDV en 2013 y 2014, se puso el foco en los piensos y la bioseguridad de sus ingredientes. Aunque era difícil de verificar durante los primeros meses del brote, se sospechaba del pienso en la transmisión de la enfermedad en los EEUU. Cuando la enfermedad finalmente alcanzó a la población porcina canadiense a principios de 2014, los casos iniciales (index cases) estaban directamente relacionados con un ingrediente alimentario contaminado importado de los EEUU. La transmisión a través de la contaminación de los piensos y sus ingredientes fue bien documentada por investigadores canadienses. La posterior aceptación del pienso como vía de transmisión en la industria de América del Norte resultó en una verdadera colaboración entre los productores de ingredientes para piensos, la industria de piensos y los expertos en salud porcina para minimizar los riesgos para los cerdos y los ganaderos. Desde el 2014, investigadores del mundo académico y del sector privado han realizado muchos estudios científicos centrados en la supervivencia de patógenos en los piensos y sus ingredientes, así como en la eficacia de diferentes estrategias de mitigación (es decir, estrategias de bioseguridad y descontaminación) como resultado de estos eventos.

El riesgo de transmitir un patógeno a través de la cadena de suministro del pienso depende de la probabilidad de:

  1. La contaminación del pienso o sus ingredientes con patógenos infecciosos;
  2. El volumen de patógeno infeccioso en el momento de la contaminación;
  3. La supervivencia del patógeno en forma infecciosa después de la contaminación; y
  4. El volumen de patógeno infeccioso en el momento del consumo por un hospedador susceptible.

La ciencia que investiga la transmisión de enfermedades a través de los alimentos para cerdos ha promovido la idea de que un programa integral de bioseguridad en la granja debe incluir una evaluación completa de la cadena de suministro de pienso para identificar y abordar los peligros, previniendo la transmisión de patógenos por ingredientes contaminados o la contaminación durante el proceso de molienda y entrega.

En los siguientes dos artículos de esta serie nos centraremos en la bioseguridad de: 1) la cadena de suministro de ingredientes (es decir, peligros previos a la fabricación) y 2) la parte de la cadena de suministro de molienda y distribución de piensos (es decir, fabricación y post-fabricación) como se define a continuación y se resume en la imagen 1.

Cadena de suministro de ingredientes

Etapa previa a la fabricación: riesgo según el tipo de ingrediente (origen animal y no animal) y el estado de los patógenos de los ingredientes del pienso en el momento de la entrada.

Molienda y distribución de piensos

Etapa de fabricación: riesgo de contaminación cruzada y supervivencia de patógenos durante la recepción, almacenamiento y fabricación del pienso.

Etapa posterior a la fabricación: riesgo de contaminación cruzada y supervivencia de patógenos durante el proceso de distribución del alimento en la granja y de regreso a la fábrica de alimentos.

<p>Imagen 1. Diagrama de flujo de la cadena de suministro de alimentos. Fuente: Evaluaci&oacute;n de riesgos de la Universidad de Minnesota (2014, Snider)</p>