PPA: la mayor amenaza para la industria porcina mundial. ¿Qué podemos hacer?

José Manuel Sánchez-VizcaínoCristina Jurado Diaz
28-sep-2018 (hace 4 años 4 meses 2 días)

Antecedentes

La peste porcina africana (PPA) es una enfermedad infecciosa del cerdo que causa un gran impacto a diferentes niveles. Dado que se trata de una enfermedad de declaración obligatoria a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), su notificación da lugar a restricciones comerciales inmediatas. Además, cuando se notifica un caso de PPA en una granja porcina, hay que sacrificar a todos los cerdos y deben establecerse medidas sanitarias estrictas. Todas estas acciones dan lugar a pérdidas económicas directas e indirectas, y tienen consecuencias sociales en las regiones afectadas.

Durante la última década, la PPA se ha extendido por Europa del Este. Al principio la enfermedad se extendió por la región del Cáucaso y luego hacia el norte, llegando hasta la Federación de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. En 2014 la infección alcanzó a cuatro países de la Unión Europea: Estonia, Letonia, Polonia y Lituania. Desde entonces, se han notificado casos de PPA en otros países europeos como Moldavia, República Checa, Rumania, Hungría y Bulgaria. Además, China informó de la presencia de la enfermedad en agosto de 2018 y, hasta el momento, ocho provincias distintas han notificado casos de PPA, con más de 90 000 animales sacrificados. Por si esto fuera poco, Bélgica notificó varios casos en jabalíes el 14 de septiembre de 2018.

Por lo tanto, la situación epidemiológica de la PPA podría clasificarse como una grave amenaza para la industria porcina en todo el mundo. Este artículo se centrará pues en revisar las principales características de la epidemia actual y en proponer soluciones a los retos identificados.

Principales características de la epidemia actual

1. En la situación global actual se han observado diferentes escenarios epidemiológicos.

2. Las poblaciones de jabalíes y la evolución del virus desempeñan un papel clave en la propagación y persistencia de la PPA. Esto se debe a:

3. Las acciones humanas todavía impulsan la propagación de la PPA en algunas de las zonas afectadas.

Rutas de transmisión del virus de la PPA

Recomendaciones para hacer frente a esta amenaza

  1. No subestimar la enfermedad ni el virus. La PPA es una enfermedad compleja, desde la estructura del virus hasta su epidemiología.
  2. Estudiar a fondo la enfermedad, sus mecanismos de propagación (aerosol es poco importante, pero la sangre representa un enorme riesgo; los vehículos contaminados y los fómites son uno de los mayores riesgos), su evolución clínica (de aguda a asintomática), su presentación en granja (que no suele ser explosiva).
  3. Los programas de detección temprana y los planes de contingencia deben ser revisados y actualizados. Todos los miembros de la cadena que luchan contra la PPA deben ser informados y trabajar juntos (ganaderos, veterinarios, laboratorios privados y oficiales, funcionarios forestales, investigadores, políticos, etc.).
  4. Diagnóstico. Es importante introducir un programa de formación en clínica para la detección de la enfermedad con el fin de obtener un buen sistema de detección temprana. Al mismo tiempo, debería realizarse en paralelo la detección de anticuerpos (ELISA o inmunoperoxidasa) y de virus (PCR en tiempo real) , ya que hay animales con y sin presencia de virus y/o anticuerpos.
  5. El programa de control (compartimentación o zonificación) debe revisarse de acuerdo con las características del escenario epidemiológico. Podrían mezclarse estrategias de compartimentación y de zonificación.
  6. Interrumpir la importación de cerdos vivos y productos porcinos de las zonas de riesgo.
  7. Reforzar las medidas de bioseguridad en las granjas de cerdos, especialmente en las explotaciones de traspatio, donde es probable el contacto con jabalíes. Si es factible, ubique las granjas fuera o lejos de las zonas donde es más probable que haya jabalíes. En caso contrario, las medidas de bioseguridad como la doble valla, el cambio de ropa o la colocación de redes en las ventanas, entre otras, serán imprescindibles para evitar la entrada de la PPA.
  8. Establecer medidas de control para reducir la población de jabalíes. Es necesario tener a los cazadores de jabalíes de nuestro lado y conseguir su colaboración y compromiso para controlar y erradicar la PPA.
  9. Continuar educando a las personas que pueden transmitir el virus a los animales susceptibles, no solo los granjeros, sino también los turistas y cualquier otra persona que esté en contacto con animales susceptibles.
  10. Seguir investigando para obtener una vacuna contra la PPA. En la Universidad Complutense de Madrid, en colaboración con CISA-INIA, se está intentando obtener una vacuna segura y eficaz y los resultados parecen prometedores.

Conclusión

El virus de la PPA está haciendo un gran trabajo a pesar de los esfuerzos realizados para controlarlo. Desde 2014, nueve países de la Unión Europea han notificado la enfermedad. Por lo tanto, debe mejorarse el sistema utilizado para luchar y controlar la PPA. Si no revertimos esta situación, es probable que la infección se vuelva endémica en el jabalí europeo, que se convertirá en una fuente recurrente de infección para otros jabalíes, pero también para el cerdo doméstico. Por lo tanto, todo el sector porcino corre un gran riesgo, que debemos reducir en la medida de lo posible.