Manejo alimentario de las cerdas lactantes durante el verano (II)

Josep Farreres EscuerVicente Talamantes
17-ago-2012 (hace 10 años 3 meses 16 días)

En esta segunda entrega los veterinarios Vicente Talamantes y Josep Farreres hablarán sobre las estrategias de manejo alimentario de las cerdas durante el verano en la fase de lactación.

Josep Farreres

En Lleida cuando llega el verano debemos afrontar temperaturas mínimas de 20ºC y máximas de 40ºC que, junto con una humedad elevada, nos supone un problema en nuestras explotaciones.

El verdadero problema lo encontramos en lactación. Conseguir la máxima ingesta nos supone un gran reto. El descenso de ésta conlleva una menor producción de leche, un menor peso de camada al destete, y sobretodo, una peor condición corporal a la salida de maternidad, con la consecuente infertilidad en el siguiente ciclo.

Ya hemos hablado del engrasamiento excesivo en gestación; una cerda grasa, junto con el aumento de temperatura interna debido al parto, más un exceso de temperatura en el ambiente, es una firme candidata a mostrar anorexia postparto. Sobretodo en primíparas.

Las mejoras en instalaciones y el control del ambiente en las maternidades (ventilación forzada, coolings) son de gran ayuda pero a veces no suficientes, así que tenemos algunas estrategias para intentar que no caiga la ingesta.

Frecuencia de la alimentación:

Presentación del alimento:

Concentración del pienso:

A nivel de fábrica preferimos utilizar un corrector con mayor cantidad de vitamina E, y a nivel de granja, en primíparas y en cerdas que llevan once o más lechones, darles algún aporte extra con suplementos a base de aceites de pescado, aminoácidos y minerales. Con estas estrategias buscamos mantener el peso de la camada y evitar caídas excesivas de las fertilidades. Nosotros llevamos realizando estas estrategias desde hace 5 años con resultados más que aceptables.

Vicente Talamantes

En esta fase es donde tenemos mayores necesidades nutricionales y donde tenemos que esforzarnos más por conseguir refrigerar a la cerda para evitar la disminución de la ingesta.

La temperatura de termoneutralidad de las cerdas en paridera está entre 18 ºC y 20 ºC pero la reducción del consumo de pienso no guarda una relación lineal con el aumento de la temperatura ambiente.

El consumo disminuye mucho a partir de los 25 ºC y las pérdidas de peso de las cerdas en lactación pueden ser de 23 kg estando a 25 ºC o de 36 kg si la temperatura ambiente sube a 29 ºC.

Consumos en lactación en función de la Tª ambiental

Consumos en lactación en función de la Tª ambiental

Quiniou and J Noblet 1999

Lo mismo ocurre con la producción láctea. Lechones que a 25ºC crecen 241g/día pasan a crecer tan solo 189g/día cuando la temperatura de la sala de partos es de 29ºC.

Independientemente de los sistemas de refrigeración que hay en el mercado, a nivel nutricional podemos realizar ciertas estrategias:

La grafica muestra el resultado de una prueba realizada por Nanta en dos granjas de cerdas en verano. Es ese caso vimos que forzando al máximo el consumo de las cerdas, podemos conseguir que coman más de lo que a menudo creemos, en realidad los granjeros no creían a priori que las cerdas llegarían a alcanzar dichos consumos.

Pruebas de estrés térmico Valencia 2008, Tortosa 2009.SRC.Tª min 25 ºC máx 32 ºC

Pruebas de estrés térmico