Agilizan exportaciones a través del Programa de Inspección Conjunta entre México y Estados Unidos

30 de junio de 2022 | Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural | México. https://www.gob.mx/agricultura/prensa/

05-jul-2022 (hace 1 años 7 meses 17 días)

Las agencias sanitarias y aduaneras de ambos países redujeron en promedio 3.5 horas el tiempo que tardan los cargamentos de mercancías agropecuarias en cruzar la frontera.

Autoridades sanitarias y aduaneras de México y Estados Unidos agilizaron la exportación de más d 30 mil toneladas de productos agroalimentarios, al reducir a una hora y media en promedio el tiempo de cruce.

El 97% de las exportaciones corresponden a alimentos de origen vegetal, para lo cual en 2021 Agricultura expidió 2,073 Certificados Fitosanitarios Internacionales, que ampararon la exportación de 29,634.8 toneladas de mercancías agrícolas, bajo esta modalidad.

Respecto a los alimentos de origen animal, abundó, los productores mexicanos exportaron 1,018 toneladas de cárnicos, amparados con 62 certificados zoosanitarios de exportación.

Durante este lapso, cruzaron por la aduana de Colombia 559 toneladas carne de res fresca, 307 de carne fresca deshuesada, 127 de carne con hueso de res, 214 de despojos y vísceras de res.

El programa consiste en que los transportes que cuenten con la certificación de seguridad estadounidense de la Asociación de Aduanas y Comercio contra el Terrorismo (C-TPAT, en inglés) crucen la aduana mexicana sin necesidad de inspección, mediante un carril especial denominado “Fast”, lo que permite que el tiempo para cruzar la frontera disminuya en promedio 3.5 horas.

En el procedimiento normal, los vehículos que pretenden cruzar la frontera, pasan por un sistema de seguridad —denominado Semáforo Fiscal—, el cual determina si la unidad es motivo o no de inspección. Está inspección se realiza de manera independiente en las instalaciones de cada país, operación que tarda entre cinco y siete horas.

Con el Programa de Inspección Conjunta, el cargamento se va directo a la aduana estadounidense, en donde es inspeccionado por personal del CBP, el SAT y del Senasica, a fin de verificar que cumple con las normativas oficiales de los dos países y constatar que no existan riesgos sanitarios.