Estabilidad del Senecavirus A en los ingredientes para alimentos e infección tras el consumo

Caserta LC, Noll JCG, Singrey, A, Niederwerder MC, Dee S, Nelson EA, Diel DG. Stability of Senecavirus A in animal feed ingredients and infection following consumption of contaminated feed. Transboundary and Emerging Diseases. 2022. 69: 88-96. https://doi.org/10.1111/tbed.14310

07-jun-2022 (hace 3 meses 20 días)

Los alimentos y sus ingredientes se han investigado recientemente como fuentes de introducción de patógenos en las granjas y como fuente potencial de infección para los animales después del consumo de alimentos contaminados. La supervivencia de varios virus en el alimento durante largos periodos de tiempo ha sido demostrada. En este estudio, se determinó la tasa de desintegración del Senecavirus A en ingredientes para alimentos porcinos en función del tiempo y la temperatura y se establecieron estimaciones de la vida media del virus. A determinados ingredientes para aliementos se les añadió una cantidad constante de Senecavirus A (105 dosis infecciosa media en cultivos tisulares) y se incubaron a 4, 15 y 30ºC durante un máximo de 91 días. Después se evaluó la viabilidad del virus y la presencia de ARN viral en las muestras recogidas.

En las tres temperaturas estudiadas, los granos secos de destilería con solubles y la harina de soya proporcionaron las matrices más estables para el Senecavirus A, resultando en vidas medias de 25,6 y 9,8 días, respectivamente. A 30°C, el Senecavirus A se inactivó por completo en todos los ingredientes y en la muestra control, que no contenía una matriz de alimentos. Aunque el virus perdió la infectividad, el ARN viral permaneció estable y en niveles consistentes durante todo el período experimental. Además, se investigó la capacidad del Senecavirus A para infectar a través del consumo de alimentos contaminados en lechones destetados de 3 semanas de edad. A los animales se les suministró un alimento completo mezclado con tres concentraciones de Senecavirus A (105, 106 y 107 por 200 g de alimento) y se les dejó consumir el alimento contaminado. Este procedimiento se repitió durante tres días consecutivos. La infección a través del consumo de alimento contaminado se confirmó mediante una prueba de neutralización del virus y la detección del Senecavirus A en suero, heces y tonsilas de los animales expuestos mediante RT-PCR en tiempo real.

Estos resultados demuestran que las matrices de alimentos son capaces de prolongar la supervivencia del Senecavirus A, protegiendo al virus de la desintegración. Además, demostró que el consumo de alimentos contaminados puede dar lugar a una infección de Senecavirus A.