Esperando el frío

En diciembre de 2.006 se transaccionaron cerdos en la cotización mínima del año. Enero ha transcurrido con mucha atonía (tres repeticiones de ese mínimo) hasta el último mercado que ha marcado el inicio del repunte que, todo parece indicarlo, será definitivo.

Miércoles 31 enero 2007 (hace 9 años 10 meses 9 días)

En diciembre de 2.006 se transaccionaron cerdos en la cotización mínima del año. Enero ha transcurrido con mucha atonía (tres repeticiones de ese mínimo) hasta el último mercado que ha marcado el inicio del repunte que, todo parece indicarlo, será definitivo.

En noviembre y en diciembre la meteorología ha sido extraordinariamente benigna, no sólo en nuestra península sino también en general en toda la Unión Europea. En la Bretaña francesa ni los más viejos del lugar recuerdan nada semejante y se nos ha comentado que el aumento de peso diario del ganado en diciembre ha roto cualquier registro precedente. En Alemania tres cuartos de lo mismo.

El panorama en España es claro: la cantidad de cerdos aptos para sacrificio ha sido excesiva en razón de las temperaturas y de los retrasos acumulados en las fiestas navideñas; después de tres semanas a pleno ritmo de sacrificios se ha conseguido reducir el peso medio de las canales y de continuar la cadencia fuerte de matanzas, la firmeza del precio está asegurada.

Por poco que persistan las inclemencias del tiempo (heladas importantes por doquier), el crecimiento del ganado se resentirá, aportando otro factor de seguridad a la cotización.

La situación europea no difiere mucho de la española, los cerdos se han venido sacrificando más jóvenes de lo normal (pero más bien pasados de peso) y ahora puede darse el caso que se retrasen claramente.

La demanda de carne no despega, el ritmo de matanzas es alto como ya se ha indicado y como resultado los frigoríficos desbordan de existencias (hasta hoy a nadie le ha asustado ver crecer los stocks de carne proviniente de cerdos baratos). A resaltar que una de las circunstancias que más ha variado en la última década es la capacidad frigorífica existente, que fácilmente se habrá doblado entre la pública (empresas de alquiler) y la privada (los mismos operadores de sacrificio y despiece). Pensamos que este factor puede ayudar en según que casos a enmascarar la realidad, amortiguando los movimientos de la cotización en los dos sentidos.

Sólo queda esperar que la demanda reaccione. Si llegara a ocurrir y ello se solapara con fríos intensos, podríamos ver un mercado desbocado por un corto período de tiempo.

En términos de precio, está claro que lo peor ya ha pasado.

Sólo nos queda –como casi siempre– esperar y ver.

Con esfuerzo y esperanza todo se alcanza.


Guillem Burset

Comentarios del mercado porcino

Falso espejismo28-feb-2007 hace 9 años 9 meses 12 días
Navidades 2006: turrón con regusto amargo22-dic-2006 hace 9 años 11 meses 18 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags