Puntos críticos en granja en el reparto del pienso

Normalmente se presta poca atención a los riesgos que puede tener el almacenamiento y su posterior distribución
Martes 11 abril 2006 (hace 10 años 7 meses 21 días)
Cuando el camión descarga el pienso en el silo, la mayoría de gente que trabaja en una granja se despreocupa del mismo, normalmente se presta poca atención a los riesgos que puede tener el almacenamiento y su posterior distribución. Analizaremos lo que pasa en la alimentación en seco ya que la alimentación en húmedo tiene asociada una problemática diferente.

No nos detendremos en hacer un análisis de los riesgos concretos, sino que analizaremos los puntos de riesgo intentando dar algunas pistas que nos ayuden a minimizarlos.

Empezaremos haciendo un repaso del circuito que sigue nuestro pienso desde que entra en nuestra granja hasta que llega a la boca del cerdo, para después analizar los puntos críticos del mismo.

El pienso puede llegar por dos vías: a granel (entonces se deposita en silos) o bien en sacos

Existiría una premisa básica: considerar que lo que repartimos es “comida”. Con ello no queremos decir que se tendrían que seguir los criterios de higiene que se siguen en una cocina, pero tampoco se tienen que seguir los criterios de reparto de “cemento”.

Si bien los dos casos expuestos son diferentes, tienen algunos puntos comunes al final del circuito de reparto (tolva, comedero, suelo) que trataremos al final del artículo.


Reparto a granel

Enumeramos como puntos críticos en este circuito, el silo, el tornillo sin fin y el dosificador.

El silo es probablemente, por el volumen que suele albergar, uno de los puntos más críticos del circuito. Un silo es como una nevera ¿verdad que no nos imaginamos una nevera que tuviera agujeros, o que no la limpiáramos nunca?. Entre otros los elementos a controlar en un silo son:

Su estanqueidad. No puede tener ningún tipo de fisuras ni agujeros que permitan entrar el agua.

Cerrado de la tapa. Es muy frecuente dejar la tapa abierta al descargar el pienso o bien al mirar su nivel, esto permitiría la entrada de agua y favorecer la fermentación no deseada que puede desembocar en aparición de contaminaciones.

Limpieza y desinfección del silo. Sería necesaria hacerla por lo menos dos veces al año, la limpieza tendría que ir acompañada de una desinfección (las pastillas de formaldehído son muy útiles). Es muy poco frecuente ver dos silos que puedan suministrar a una misma línea, pero sería lo más conveniente.

Material de construcción del silo. Existen diferentes materiales con los que se hacen los silos, entre los que respetan más los principios de estanqueidad y limpieza destacaremos los de poliéster. Los metálicos o los de obra son menos seguros a este nivel.

El tornillo sin fin.
Es el más complicado de limpiar por su naturaleza, no obstante sería interesante realizar alguna limpieza (en seco) por lo menos una vez al año. Cuidado con las limpiezas en húmedo en épocas que sea difícil el secado!

El dosificador.
Existen diferentes tipos de dosificador, no obstante la mayoría son fácilmente desmontables y por lo tanto limpiables. Al igual que el silo, un par de limpiezas y desinfecciones al año serían aconsejables.


Reparto en sacos


El reparto en sacos es un sistema que normalmente se suele dar en piensos de los cuales tenemos un bajo consumo. Además suelen ser piensos de primeras edades que son más delicados ya que tienen componentes más perecederos. Ante esta situación, la idea es no tener cantidades excesivas en el almacén para tener siempre el pienso lo más fresco posible. Los puntos principales en este caso son el almacén y la carretilla.

Respecto al almacén, destacaremos:

Debe ser realmente un almacén y no un pasillo, o una corralina o “cualquier” otro rincón de la granja. Esto quiere decir que sea una habitación perfectamente cerrada, seca y con cierta ventilación en la que podamos tener los sacos guardados
Los sacos no deben tener contacto con el suelo.

Debemos tener control sobre el buen estado de los sacos (que no se humedezcan o se vean degradados por roedores..).

La carretilla vendría a ser como una fuente en la que ponemos las ensaladas. Tenemos que mantener la higiene de esta carretilla, así como garantizar que no tenga humedad.


Elementos comunes: tolva, comedero, suelo

Estos elementos son en definitiva “los platos” de nuestro “restaurante”. Es importante mantener los principios de higiene en estos elementos, a los que podríamos añadir platos, cazoletas…

Tanto la tolva como el comedero pueden tener la misma consideración. Respecto al suelo (que se suele dar en ocasiones) tenemos que considerar que la superficie en la que se dé el alimento se pueda limpiar con facilidad, por lo que descartaremos hacerlo sobre superficies de cemento deterioradas.

Finalmente queremos destacar que la reutilización piensos por derrames o retirada de productos. Se debe ser muy precavido en este aspecto, desechando cualquier producto que suponga un riesgo por antiguo, húmedo o heterogéneo. Es frecuente ver como después de haber barrido un pasillo el producto del barrido se tira a los animales, (¿ustedes comerían esto?)

Miquel Collell. Marco i Collell. España

Riesgos en piensos

Alimentación líquida: puntos críticos04-may-2006 hace 10 años 6 meses 28 días
Limpieza y desinfección 203-mar-2006 hace 10 años 8 meses 29 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags