La transferencia de ácidos grasos de la cerda a los lechones varía para los distintos ácidos grasos poliinsaturados (AGPI)

El transporte de AGPI n-3 de la cerda a los lechones es superior a través de la leche que a través del intercambio sanguíneo en el útero.

Martes 9 agosto 2011 (hace 5 años 4 meses 1 días)

Hasta ahora, las raciones para cerdas se han formulado respecto a las demandas proteicas, vitamínicas, minerales y energéticas, mientras que las necesidades en ácidos grasos (AG) esenciales n-3 en la alimentación animal no se han tenido en consideración. Sin embargo, está bien establecido que para mantener un crecimiento y desarrollo óptimos, tanto previos como posteriores al nacimiento, los lechones requieren AGPI n-3. De hecho, los AGPI son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso de los animales. El objetivo del presente estudio fue investigar cómo el contenido en grasa y el perfil en AG de la ración de las cerdas influyen sobre la composición en AG del cerebro de lechones recién nacidos y del hígado y el cerebro de lechones de un día de vida, respectivamente. Para ello, se utilizaron 39 camadas de lechones procedentes de cerdas multíparas Yorkshire Suecas, desde el destete de la camada previa hasta el destete de la camada experimental. Los tratamientos consistieron en una ración base de cuatro cereales (con soja como principal fuente proteica) para la obtención de un pienso convencional bajo en grasa (BG) (3 %) y tres piensos altos en grasa (6 %); alto en grasa saturada (AGS), alto en grasa de avena (AGA), rica en ácido linoleico (LA), y alto en grasa de linaza (AGL), rica en ácido α-linolénico (ALA). El cociente AGPI n-6/n-3 fue de 11 para tres de las raciones (BG, AGS y AGA), mientras que el cociente de la ración AGL fue de 2.

El aumento de la proporción de ALA en la ración incrementó (P < 0,05) el contenido en ALA y en ácido eicosapentaenoico (EPA) de los lípidos neutros y polares del hígado y el contenido en AGPI de cadena larga, como el EPA, el ácido docosapentaenoico (DPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) del cerebro de los lechones. Los resultados muestran la posibilidad de aumentar el contenido en n-3 del hígado mediante la adición de ALA en el pienso de las cerdas. Paralelamente, el aumento (P < 0,001) de las proporciones de DPA y DHA en el cerebro indica que la inclusión de una cierta proporción de ALA en la ración de las cerdas puede influenciar la composición en AGPI de cadena larga del cerebro de los lechones después del nacimiento. Además, los resultados muestran que el transporte de AG de la cerda a los lechones varía en los diferentes AG. Mientras que el ALA se transporta preferentemente a través de la leche, el DHA probablemente sea más bien transportado a través del intercambio sanguíneo en el útero. Como se ha demostrado en el presente experimento, la diferencia en la relación n-6/n-3 de las raciones de las cerdas y la consiguiente diferencia en la relación de los diferentes tejidos de los lechones, indica que el equilibrio entre los AG esenciales LA y ALA podría ser de gran importancia para la supervivencia de los lechones.

S Sampels, J Pickova, A Högberg and M Neil, 2011. Physiological Research, 60: 113-124.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Nutrimail

Un boletín mensual de noticias sobre la nutrición porcina

No estás suscrito a la lista

24-nov-201627-oct-201629-sep-201625-ago-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí