Efectos interactivos de la fuente de grasa de la dieta y el peso al sacrificio en cerdos en fase de crecimiento y acabado: I. Rendimientos productivos y composición de ácidos grasos en el lomo

Los rendimientos productivos durante el engorde no se ven afectados por la fuente de grasa utilizada en las dietas de crecimiento
Jueves 10 septiembre 2009 (hace 7 años 2 meses 25 días)
Los cambios en la composición de ácidos grasos del tejido adiposo y el tejido muscular pueden estar relacionados con la saturación de la concentración de la fuente de grasa de la dieta y el nivel de inclusión de una fuente particular de grasa. Además, se dispone de poca información sobre los efectos de la fuente de grasa diferentes del sebo sobre los cambios de composición de los ácidos grasos en el lomo después de un tiempo de alimentación. El objetivo del presente experimento fue estudiar los efectos interactivos, si hay alguno, de la incorporación del 5% de fuentes de grasa y el peso al sacrificio sobre la composición de ácidos grasos del lomo en cerdos en fase de crecimiento y engorde.

Se utilizaron un total de 288 cerdos cruzados distribuidos en bloques en función del peso vivo inicial y, dentro de cada uno de los 9 bloques, los corrales (8 animales /corral) fueron asignados aleatoriamente a una de las dietas experimentales en base a maíz y harina de soja durante la fase de crecimiento y engorde. Los tratamientos experimentales se realizaron a partir de la adición de un 5% de grasa a la dieta basal (sebo (S), grasa de aves (A) o aceite de soja (AS). Inmediatamente después de la administración de los tratamientos experimentales, así como cuando la media de peso del bloque fue de 45,5, 68,1, 90,9 y 113,6 kg, se seleccionó al azar un animal por corral, se sacrificó y se mantuvo en refrigeración a 1ºC durante 48 h. Se determinó el espesor de grasa dorsal del lado derecho y se recogieron muestras de lomo para la determinación de la composición de ácidos grasos.

Se pudo observar que ni el tipo de grasa ni el nivel de inclusión presentaron ningún efecto (P>0,349) sobre el consumo, ganancia de peso o índice de conversión. Además, las canales correspondientes a los animales alimentados con las dietas formuladas con un 5% de grasa presentaron mayor (P=0,013) espesor de grasa que los animales alimentados con la dieta basal (control). El peso vivo, el peso de la canal y el espesor de grasa aumentaron (P<0,001) a medida que el peso al sacrificio aumentó de los 28,8 a los 113,6 kg. La proporción de ácidos grasos saturados en el lomo se vio incrementada (P<0,001) a medida que aumentó el peso al sacrificio de 28,1 a 68,1 kg, pero el porcentaje de ácidos grasos saturados fue similar entre los 68,1 y los 113,6 kg, y los animales alimentados con la dieta control presentaron mayor proporción de ácidos grasos saturados (P=0,032) que los animales alimentados con S o con A. Además, la proporción de todos los ácidos grasos monoinsaturados aumentó (P<0,001) en 9,4 unidades porcentuales desde los 21,8 a los 113,6 kg; de todos modos, solo los animales alimentados con AS presentaron una reducción (P=0,004) del porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados respecto a los alimentados con la dieta control, S y A. Además, la proporción de ácidos grasos poliinsaturados en el lomo se vio reducida al aumentar el peso al sacrificio, los animales alimentados con AS presentaron mayores porcentajes de ácidos grasos poliinsaturados, mayor ratio poliinsaturados:saturados y mayores valores de yodo que los animales alimentados con el resto de tratamientos experimentales cuando se sacrificaron a 45,5 kg o más (fuente de grasa x peso al sacrificio; P<0,001).

Se puede concluir que la fuente de grasa tiene poca incidencia sobre los rendimientos productivos a lo largo de la vida productiva del cerdo, pero ofreciendo una fuente de grasa polinsaturada se puede alterar el perfil de ácidos grasos del lomo dentro de los primeros 17,4 kg de ganancia de PV. De forma más específica, la inclusión de un 5% de aceite de soja en las dietas de porcino puede derivar en problemas asociados a carnes y grasas blandas.

JK Apple, CV Maxwell, DL Galloway, S Hutchison and CR Hamilton. 2009. Journal of Animal Science. 87:1407-1422

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Nutrimail

Un boletín mensual de noticias sobre la nutrición porcina

No estás suscrito a la lista

24-nov-201627-oct-201629-sep-201625-ago-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí