Aumento de la manteca de cerdo en raciones a base de maíz-sorgo: efecto sobre la producción, canal y calidad de grasa

El sorgo puede sustituir al maíz, y así evitar una mayor blandura de los depósitos grasos cuando se aumenta el nivel energético de las raciones añadiendo manteca.

Viernes 14 octubre 2011 (hace 5 años 1 meses 20 días)

Se utilizaron un total de 120 cerdos (60 machos y 60 hembras; 54,4 kg de PV inicial) en un estudio de 83 d de duración para evaluar los efectos de añadir una grasa a dietas a base de maíz y sorgo sobre los parámetros productivos, las características de la canal y la calidad de la grasa de la canal. Los tratamientos se establecieron mediante un diseño factorial de 2 x 3, con la fuente de cereal (maíz o sorgo) y la cantidad de grasa añadida (0, 2,5 o 5% de manteca, M) como factores principales. Se alojaron 2 cerdos (1 macho y 1 hembra) por corral y 10 réplicas por tratamiento. Los cerdos y los comederos se pesaron en los días 12, 22, 39, 53, 67 y 83 para calcular la GMD, el CMD y el índice de transformación. Al final del ensayo, se sacrificaron a los cerdos y se tomaron muestras de grasa de la papada y de la grasa dorsal, para el análisis del perfil de ácidos grasos.

No se observaron interacciones para los parámetros productivos. Los cerdos alimentados con las raciones a base de sorgo presentaron una GMD superior (P < 0,01) que los cerdos alimentados con las raciones a base de maíz. La adición de M mejoró (lineal, P < 0,01) la GMD. Los cerdos alimentados con las raciones a base de maíz tendieron a presentar mayores (P < 0,09) rendimientos de la canal, más grasa dorsal a nivel de la décima costilla y mayor porcentaje de magro que los cerdos alimentados con las raciones a base de sorgo. La adición de M provocó un aumento (lineal, P = 0,02) del espesor de grasa dorsal a nivel de la décima costilla, tendió a aumentar (lineal, P = 0,08) el peso de las canales en caliente y tendió a disminuir (lineal, P = 0,07) el porcentaje de magro. No hubo interacción entre la fuente de cereal y el nivel de grasa añadido para el valor de iodo (VI) de la grasa dorsal, pero sí que se observó la interacción (P = 0,03) para el VI de de la grasa de la papada. Así, al añadir M aumentó (P < 0,01) el VI de la grasa de la papada en los cerdos alimentados con las raciones a base de sorgo y maíz. Sin embargo, el mayor aumento se observó entre el 0 y el 2,5% de M en las raciones a base de sorgo. Los cerdos alimentados con las raciones a base de maíz presentaron menor contenido (P = 0,01) de C18:1 cis-9 y de MUFA, pero mayor contenido (P = 0,01) de C18:2n-6 y de PUFA, y VI más elevados en la grasa dorsal en comparación con los de los cerdos alimentados con las raciones a base de sorgo. Al aumentar la proporción de M en la ración provocó un incremento (lineal, P = 0,01) de los VI de la grasa dorsal. De los dos depósitos de grasa, la grasa dorsal generalmente fue la que presentó VI inferiores a los de la grasa de la papada.

En resumen, ofrecer raciones a base de sorgo se traduce en una reducción de los VI de la grasa de la canal y de los ácidos grasos insaturados, en comparación con los de las raciones a base de maíz. Como era de esperar, la adición de M provocó un incremento de los VI de la grasa de la canal, a pesar de la fuente de cereal utilizada en la dieta.

JM Benz, MD Tokach, S Dritz, JL Nelssen, JM DeRouchey, RC Sulabo and RD Goodband, 2011. Journal of Animal Science, 89: 773-782. http://dx.doi.org/10.2527/jas.2010-3033

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Nutrimail

Un boletín mensual de noticias sobre la nutrición porcina

No estás suscrito a la lista

24-nov-201627-oct-201629-sep-201625-ago-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí