Uso de cereales tratados térmicamente en dietas para lechones destetados precozmente

Las dietas para lechones destetados precozmente se caracterizan por su alta densidad nutritiva y su elevada digestibilidad y palatabilidad.

Miércoles 11 abril 2001 (hace 15 años 7 meses 23 días)

1.Justificación

Las dietas para lechones destetados precozmente se caracterizan por su alta densidad nutritiva y su elevada digestibilidad y palatabilidad. Gran parte de la energía contenida en estas dietas es suministrada por el almidón de los cereales. Sin embargo, al destete, el sistema digestivo del lechón tiene ciertas limitaciones fisiológicas (capacidad de acidificación, reducción de enzimas digestivas) para adaptarse a la dieta sólida. El almidón de los cereales está empaquetado en gránulos envueltos en una matriz proteica cuya naturaleza difiere según el tipo de grano. Los procesos térmicos liberan e hidrolizan en parte este almidón facilitando la acción de las amilasas endógenas, y por tanto su digestión. Además el proceso mejora la palatabilidad de la dieta y su aceptación por el lechón.

2.Procesados Térmicos y Control de Calidad

Existen diferentes procesos tecnológicos para tratar térmicamente los cereales, a costes muy diferentes. Por orden de magnitud, en Europa destaca la cocción-expansión, la extrusión, el cocido-laminado, la micronización y la expansión. Las diferencias entre tratamientos radican tanto en la metodología como en las condiciones físico-químicas alcanzadas (temperatura, presión, humedad y tiempo). La calidad del procesado puede ser medida a través de la tasa de gelatinización del almidón, que da una idea de la fracción fácilmente degradable in vitro. Éste es un buen índice para ver el grado de procesado, aunque la bibliografía existente, indica que en condiciones experimentales la correlación entre la gelatinización y la productividad o la digestibilidad es limitada. Por el contrario si el tratamiento es excesivo, pueden generarse nuevos enlaces entre las cadenas de almidón, formándose almidón retrogradado, que en principio no es deseable por su capacidad fermentativa en el intestino grueso. Un tratamiento térmico desnaturaliza las proteínas mejorando su digestibilidad, aunque si es excesivo reduce la disponibilidad de los aminoácidos, en particular de la lisina por la formación de productos de Maillard. Además solubiliza parte de la fibra, y aunque las implicaciones nutricionales no están bien definidas, podría afectar de forma positiva la fisiología digestiva del animal, mejorando así la digestibilidad de los nutrientes y la productividad.

3.Efectos del procesado

Aunque la respuesta es variable, el procesado térmico mejora la productividad de los animales entre un 2 y un 10% en función de la edad, del cereal, tipo de dieta y características de los animales, y la digestibilidad de los nutrientes entre un 2 y un 5%. La respuesta es mayor en la primera fase post-destete (hasta 10-12 kg), disminuyendo el interés de su uso a partir de esta edad. Asimismo, podría ser conveniente dejar parte del cereal sin tratar (10 a 30% en función de la edad de destete) para fomentar la adaptación digestiva del lechón a los nutrientes contenidos en los cereales. Estas diferencias en cuanto a la magnitud de los efectos positivos podrían deberse, al menos en parte, a tres causas: i) mejor palatabilidad, ii) mejora de la digestibilidad del almidón y de la proteína, iii) influencia sobre la calidad de la fibra.

4. Cereal a procesar

Partiendo de la base de un conocimiento actual bastante limitado, y a pesar de que tradicionalmente se ha elegido al maíz como cereal para procesar, recientes investigaciones indican que los procesos térmicos mejoran la cebada más que al maíz, probablemente por la diferente disposición de los gránulos de almidón. Los resultados con trigo son más dispares probablemente debido al efecto del tratamiento sobre la proteína de este cereal. Otros cereales de interés son la avena y el arroz. En el caso de la avena, además de los citados efectos sobre el almidón, si es entera probablemente exista un efecto sobre la fibra, y en el caso de la avena descascarillada, por inhibir el enranciamiento de la grasa. El arroz es una buena fuente de carbohidratos altamente digestible en dietas para lechones. Nuestra experiencia con este cereal tratado en lechones es francamente positivo a pesar de su alto precio.

5. Recomendación práctica

Se recomienda el procesado térmico de una fracción en torno al 70-90% del cereal contenido en la dieta. Su uso es altamente beneficioso en dietas de inicio, menos en dietas prestarter (7-12 kg) y de interés limitado en animales de mayor peso. En cualquier caso y mientras no haya más datos disponibles se recomienda utilizar una mezcla de al menos tres cereales en piensos de iniciación para lechones.

Así lo ve Imasde

Artículos relacionados

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags