Modulación de la respuesta inmune mediante la dieta

El lechón al destete sufre un " bache inmunitario" que coincide con la caída de la defensa pasiva dotada por la madre al nacer mediante el calostro.

Lunes 29 julio 2002 (hace 14 años 4 meses 7 días)

El lechón al destete sufre un " bache inmunitario" que coincide con la caída de la defensa pasiva dotada por la madre al nacer mediante el calostro y el desarrollo de sus sistemas de defensa activa ( de 3 a 8 semanas aproximadamente). Este período coincide además con la fase de destete y su estrés asociado (nutricional, ambiental y emocional), lo que deriva en que esta fase sea un periodo difícil y con alta probabilidad de desarrollo de patologías.

Por ello es importante hacer todo lo posible por potenciar el desarrollo inmunitario de los animales, para afrontar con éxito esta fase. El problema se plantea al conseguir un equilibrio, ya que si el sistema se activa demasiado, el animal se prepara para rechazar una agresión y su potencial de crecimiento se ve reducido. Por el contrario, si no existe nada de estimulación, el animal expresa todo un potencial genético (si la alimentación y el manejo lo permiten) pero es tremendamente sensible a posibles infecciones. De hecho, está ampliamente demostrado que los animales con un sistema inmune responden en mayor medida a dietas ricas en nutrientes (especialmente en aminoácidos).

Otro problema a solucionar son los parámetros que miden el nivel inmunitario del animal. Así pueden ser diferentes células del sistema inmune, la relación CD4/CD8, el nivel de anticuerpos, etc. Al ser un sistema tan complejo y dinámico, en función de lo que medimos, seguramente casi siempre encontramos un efecto de la nutrición.

Dentro del sistema inmune, quizá el que más interese modular desde un punto de vista de la nutrición es el asociado al aparato digestivo, pues será una primera línea de defensa. Las estrategias nutricionales recomendables se resumen a continuación:

  • Dietas digestibles y palatables exentas de factores antinutricionales, que fomenten el consumo de pienso y la ausencia de exceso de material fermentable por microorganismos patógenos intestinales (especialmente proteína poco digestible)
  • Potenciar la flora beneficiosa en el medio intestinal, mediante dietas digestibles o directamente probióticos (Enterococcus, Bacillus, Sacharomyces) o prebióticos tales como fructooligosacáridos que los estimulen (incluyendo la lactosa) o mediante acidificantes (que además de mejorar la digestibilidad de la proteína atacan directamente a los patógenos) o aceites esenciales/extractos vegetales.
  • Incluir niveles adecuados de vitaminas y minerales relacionados con la inmunidad, tales como Vitamina A, el Zn, el Cu y especialmente la Vitamina E ( > 50 ppm) y el Se (0.3 - 0.4 mg/kg)
  • Aporte directo de inmunoglobulinas mediante plasma o yema de huevo, aunque lo primero está actualmente prohibido en la U.E.
  • Fomentar un buen desarrollo de enterocitos, estimulando el consumo, evitando proteínas antigénicas y fomentando la existencia de nutrientes específicos (butirato, glutamina)
  • La inclusión de aceite de pescado potencia la respuesta inmune, pero si no hay estímulo se podrían reducir los rendimientos. Dosis de 1% aproximadamente de ácido linoleico conjugado también estimula la respuesta inmune.

Como conclusión la nutrición ayuda a modular el sistema inmune del lechón, y debe contribuir al correcto desarrollo de los animales limitando la expresión de la respuesta inmune para potenciar la productividad, pero manteniendo los sistemas inmunitarios alerta contra cualquier eventualidad.

Así lo ve Imasde

Nutrición

Modulación de la respuesta inmune mediante la dieta18-jul-2002 hace 14 años 4 meses 18 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags