Manejo alimenticio de reproductoras en épocas de estrés por calor

Este mes trataremos el manejo alimenticio de las reproductoras en épocas de estrés por calor.

Lunes 9 agosto 2004 (hace 12 años 4 meses 1 días)

Las exigencias nutricionales de los cerdos vienen influenciadas por numerosos factores, entre los que podemos destacar la genética, el sexo, la edad, las condiciones sanitarias y el clima.

Durante las épocas de calor elevado, se suele observar en las explotaciones porcinas una disminución de los rendimientos reproductivos (menores tasas de parto, mayor número de días de retorno al celo post-destete, mayor número de abortos, pubertad más tardía, etc...). Estos menores rendimientos en muchos casos ocasionan un incremento en la eliminación de cerdas reproductoras en una explotación.

En el caso concreto de las cerdas lactantes, cuyos requerimientos nutritivos son muy elevados, se produce una drástica reducción de la ingesta de pienso debido al estrés por calor. Por esta razón, la energía disponible para los procesos productivos disminuye, obligando al animal a hacer uso de sus reservas y aumentando la pérdida de peso en el período parto-destete. Todo ello también ocasiona una disminución del peso de los lechones al destete, así como una mayor predisposición a la aparición de trastornos patológicos tanto en los lechones como en la madre.

Algunas sugerencias para tratar de minimizar los efectos de estas elevadas temperaturas sobre el rendimiento de las cerdas se indican a continuación:

Proteína bruta
Es frecuente encontrar artículos bibliográficos que hablan de una disminución de la proteína de la dieta para de este modo reducir el calor metabólico que se ocasiona en la digestión de los alimentos. No obstante, no debemos olvidar que las necesidades proteicas de la cerda en lactación son elevadas y debemos ser capaces de cubrirlas con los aportes de la dieta.

Nuestra experiencia nos indica que no existen grandes diferencias productivas entre dietas con proteína alta o baja, siempre que las diferencias no sean excesivas y se mantenga un correcto aporte aminoacídico mediante la incorporación de aminoácidos sintéticos en la dieta con el objetivo de acercarnos al concepto de proteína ideal.
Grasa
A medida que aumenta la temperatura, la eficacia de retención de energía por parte de la cerda se reduce, por lo que sus necesidades energéticas son mayores que las que requiere en condiciones ambientales normales. Al aumentar la densidad calórica de la dieta logramos que la falta de apetito se vea compensada en parte con un mayor aporte energético a través de la ración.

Además, al aumentar el nivel de grasa en la ración, aumenta también el contenido graso de la leche de la cerda, con lo que el rendimiento de los lechones se eleva.
Fibra
En la digestión de los alimentos ricos en fibra se produce una gran cantidad de calor metabólico. El aporte de éste tipo de alimentos es muy positivo en épocas de frío pero debe reducirse en épocas de calor.
Peletización
Puesto que este tipo de presentación de la dieta ocasiona una mejor digestión de sus componentes, la cantidad de calor metabólico producido en el proceso de digestión es menor, con lo que se recomienda este tipo de presentación en meses veraniegos.
Alimentación húmeda
Es una de las prácticas más eficaces para aumentar el consumo de pienso en los meses de calor. No obstante, requiere un correcto manejo de los comederos para evitar ofrecer alimento en mal estado.
Frecuencia de comidas
En los meses de calor se recomienda aumentar el número de comidas diarias, porque de este modo estimulamos a la cerda a movilizarse y el alimento está más fresco. Como contrapunto, se produce un mayor número de aplastamientos y las necesidades de personal son mayores.
Horario de comidas
Debe evitarse la alimentación de la cerda en las horas de mediodía durante el verano, mientras que la alimentación durante la noche presenta efectos positivos.
Agua
El agua es un nutriente esencial para los cerdos, debiendo asegurar un buen acceso al agua, tanto en términos de calidad como de cantidad, a todos los animales presentes en una explotación.

Además, el consumo de pienso está estrechamente relacionado con el consumo de agua.
Manejo alimenticio de la cerda en gestación
Existe una relación inversa entre el consumo de alimento en gestación y en lactación: planos altos de alimentación en gestación disminuyen el consumo en la lactación.
Calidad de las materias primas
Se debe prestar especial atención a las micotoxicosis y, más en concreto, a la zearalenona, ya que se manifiesta típicamente con síntomas reproductivos, aunque de todos modos, se suele presentar acompañada de alguna otra fusariotoxina.
Elección de materias primas
Tiene gran interés la incorporación de harina de pescado en las dietas de cerdas en lactación porque dicha materia prima, además de tener un gran valor nutricional, aumenta el consumo de la cerda.


Conclusión

Además de determinadas medidas de manejo, se puede luchar contra el efecto del calor sobre la ingesta a través de determinadas medidas nutricionales, de las que destacamos 4:

· Aumento de la concentración energética de la dieta a través de la incorporación de grasa.
· Aporte aminoacídico equilibrado tanto en cantidad como en las proporciones entre los distintos aminoácidos.
· Disminución de la cantidad de fibra.
· Incorporación en la dieta de materias primas muy apetecibles como la harina de pescado.

Artículos relacionados

Nutrición

Utilización de secuestrantes de micotoxinas en el pienso30-jul-2004 hace 12 años 4 meses 10 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags