Interacción entre nutrición y patología en porcino

Una buena formulación de los piensos, procesado o higiene pueden evitar patologías.
Martes 31 enero 2006 (hace 10 años 10 meses 4 días)
Factores antinutricionales. Su presencia e importancia varía según el tipo de planta, variedad, sustancia y edad del animal. Algunos de ellos son termolábiles y se inhiben con el procesado térmico. Otros se han reducido por selección genética de las semillas. Las nuevas técnicas de ingeniería genética pueden ser de gran utilidad para la eliminación de estos factores antinutricionales. En general su presencia en exceso suele mermar las producciones, no presentándose cuadros clínicos con los niveles habituales de utilización de las materias primas, siendo los lechones los animales más sensibles.

  • Inhibidor de la tripsina, presente en importancia en la soja, el cual se inactiva con el tratamiento térmico, aislamiento o la hidrólisis con enzimas específicos. Su presencia en exceso reduce la digestibilidad de la proteína.
  • Glucosinolatos, de importancia el la colza. Las variedades doble cero deben tener un contenido inferior a 20 moles/gr. Tiene efectos goitrogénicos, produciendo en exceso un cuadro clínico de bocio. Con niveles más moderados de inclusión se observará un empeoramiento de los crecimientos y producciones. " Taninos (p.e. en le sorgo), reducen la digestibilidad de la proteína.
  • " Lectinas (hemoaglutininas), son proteínas capaces de unirse a los azucares presentes en la glicoproteínas. Se unirán y dañarán la mucosa intestinal, educiendo su capacidad de digestión y absorción de nutrientes.
  • Saponinas, son sustancias complejas con un efecto parecido al de los detergentes " Compuestos con sabor amargo (p.e. sinapina), que pueden reducir el consumo. " Proteínas antigénicas que estimulen en exceso el sistema inmune y produzcan anticuerpos frente a ellas.

Formulación de los piensos. (nutrientes e ingredientes)

  • Pueden presentarse patologías por la deficiencia de ciertos nutrientes esenciales como el zinc (paraqueratosis) o la vitamina E + selenio (distrofia muscular, hepatosis dietética y enfermedad del corazón de mora). Estos déficit pueden ser debidos a:
    • Niveles de inclusión en el pienso deficientes por errores de dosificación o márgenes de seguridad insuficientes.
    • Baja biodisponibilidad por tipo de presentación del nutriente o interacción con otras sustancias.
    • Mayores requerimientos según el estado fisiológico, de enfermedad, estrés o presencia de ciertos tóxicos.
  • Dietas con altos niveles de proteína bruta pueden incrementar la presencia de diarreas.
  • Dietas ricas en ciertos polisacáridos no amiláceos y muy viscosas pueden reducir la absorción de los nutrientes y modificar la microbiota intestinal, produciendo heces más blandas o patología digestiva.
  • Altos niveles de inclusión de trigo se considera como un factor predisponente de las úlceras gástricas.

EEfecto procesado y presentación del pienso:

  • La molturación fina se ha descrito como un factor predisponente úlceras gástricas.
  • La granulación del pienso

    • Suelen presentarse heces más blandas.
    • Diferentes estudios epidemiológicos han determinado la granulación como un factor riesgo de mayor presencia de animales seropositivos y portadores a Salmonella en el matadero (a pesar de conseguirse una muy buena higienización del pienso con el procesado térmico de la granulación).

  • Alimentación líquida ácidas por le uso de subproductos o la fermentación controlada de la misma, confieren una mayor robustez intestinal frente a las patologías digestivas o la presencia de determinados patógenos (p.e. Salmonella). Sin embargo una mala calida o conservación de los subproductos líquidos puede provocar diarreas.
  • El procesado térmico en general mejora la digestibilidad de los nutrientes (en especial del almidón), aunque una mayor viscosidad (gelatinización almidones, solubilización polisacáridos) puede causar una mayor incidencia de diarreas. Sin embargo, parece ser beneficioso para la reducción de la manifestación clínica de la disentería porcina (dietas en base a arroz cocido y proteínas animales vs. trigo-cebada y altramuces).

Higiene. El procesado térmico y la adición de ciertos conservantes (p.e. ácidos orgánicos) aseguran una correcta higiene del pienso hasta el comedero del animal.

  • Un mal estado de conservación o elevada presencia de ciertos microorganismos patógenos producirán la aparición de diarreas.
  • Vehicular ciertas zoonosis (p.e. Salmonella) con mayores implicaciones a nivel de seguridad alimentaria.
  • Micotoxinas por una contaminación fúngica en cualquier etapa desde el cultivo de las materias primas hasta la ingestión del pienso por el animal. Las micotoxinas en altas concentraciones pueden provocar cuadro clínicos de infertilidad, inapetencia y mal estado del animal, pero en general niveles inferiores serán difíciles de diagnosticar, produciéndose un empeoramiento de las producciones.
  • Formación de aminas biógenas por una degradación de la proteína (de especial importancia en la harina de pescado).

Así lo ve Imasde

Nutrición

Cereales para lechones08-feb-2006 hace 10 años 9 meses 27 días
Interacción entre nutrición y patología en porcino20-ene-2006 hace 10 años 10 meses 15 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags