Homogeneidad de mezcla, aspectos legales y mecanismos de control

La mezcla de aditivos es la más crítica y debe presentar una homogeneidad correcta para evitar pérdidas de calidad
Lunes 12 septiembre 2005 (hace 11 años 2 meses 27 días)
El mezclado es un proceso crucial durante la fabricación del pienso. Entre los factores que pueden afectarlo se encuentran: el tipo de ingrediente, secuencia de volcado, tamaño de carga, tiempo y velocidad de mezclado y el mantenimiento de los equipos. La mezcla de aditivos es la más crítica y debe presentar una homogeneidad correcta (coeficiente de variación, CV, bajo) para cumplir con la legislación vigente y para evitar pérdidas de calidad nutricional del pienso.

a) Aspectos legales

Un mezclado poco homogéneo puede comprometer tanto la conformidad con las especificaciones de nutrientes de la etiqueta (RD 56/2002) como el respeto de los límites de incorporación de los aditivos y de los medicamentos.

Diferentes reglamentos como el RD 1191/1998, sobre requisitos para la autorización y registro de establecimientos del sector de la alimentación animal, el nuevo reglamento CE/183/2005 sobre higiene de piensos, el RD 157/1995 sobre piensos medicamentosos, e incluso el reglamento técnico de la marca de garantía "Cesfac certificada", contemplan la necesidad de que el fabricante de piensos verifique y garantice que las mezclas presentan una correcta homogeneidad de aditivos.

La legislación es particularmente meticulosa con la homogeneidad de mezcla de algunos aditivos como los antibióticos, los coccidiostáticos, los factores de crecimiento, el Cu y el Se, las vitaminas A y D (RD 2599/1998), y también con los medicamentos (RD 157/1995). Para procurar una mezcla homogénea de estos aditivos se exige que se añadan al pienso en forma de premezcla y en una concentración no inferior a 2 kilogramos por tonelada.

b) Efecto sobre la calidad nutricional

Lo idóneo sería que en cada bocado, o al menos en la ingesta total diaria, el animal pudiera disponer de manera simultánea de todos los nutrientes en la proporción adecuada.

Cuanto menor es la ingestión diaria de pienso en un animal, más probable es el efecto negativo de una baja homogeneidad. Este efecto es por lo tanto muy evidente en el caso de animales pequeños, como los pollos, pero también ocurre en porcino, especialmente en lechones. En 1994 Traylor y col., de la Universidad de Kansas, observaron que los lechones mejoraban su crecimiento e índice de conversión en un 5% cuando se incrementaba la homogeneidad de la mezcla desde un 28 a un 12% de CV (óxido de cromo como trazador).

c) El control de la homogeneidad.

Según la legislación anteriormente citada, el control de calidad ha de realizarse conforme a procedimientos escritos que tengan en cuenta los puntos críticos del proceso, entre ellos el mezclado. Sin embargo no se concreta cuales han de ser los procedimientos a aplicar: frecuencia de muestreo, método de análisis, CV aceptables, etc.

El código de buenas prácticas de la FEFAC recomienda al menos dos controles anuales de homogeneidad de mezcla. Este es también el criterio que utilizan algunos de los organismos oficiales de inspección para considerar que un fabricante está llevando a cabo un correcto control en la mezcladora (DARP).

A la hora de elegir el tipo de test, en Europa existen varios institutos o asociaciones tecnológicas, como por ejemplo IFF y DIL en Alemania, o Tecaliman en Francia, e incluso fabricantes de maquinaria o de aditivos para la industria del pienso, que han optimizado técnicas para la evaluación de la homogeneidad de mezclado.

Los principales aspectos a tener en cuenta son:

- Elección del marcador o trazador. Puede ser un aditivo habitual del pienso o ser añadido expresamente, pero no debe estar presente en otros ingredientes de la mezcla. Debe tener un pequeño tamaño de partícula (≥ 1.000.000 partículas/g) y ser añadido a un bajo nivel de inclusión (10-500 ppm). Su analítica debe ser barata pero muy precisa y sensible para no incrementar el CV que se obtiene.

El CV obtenido varía dependiendo de las características del trazador elegido; tamaño de partícula y forma, densidad, propiedades electrostáticas y estado físico: sólido o líquido. Es más complejo mezclar aditivos líquidos, aunque también se pueden obtener correctos CV siempre que se alarguen correspondientemente los tiempos de mezclado y se mantengan los difusores en buen estado.

- Muestreo. Ha de ser representativo de la mezcla. El número y tamaño de las muestras afectan a la sensibilidad del test. Se recomienda tomar de 10 a 20 muestras por mezcla de un tamaño entre 50 y 200 g (el mismo para todas las muestras). Tecaliman recomienda que el tamaño sea función de la ingestión diaria en la especie de destino.

Aunque no se especifica en la normativa vigente, considerando las tolerancias legales de contenido de aditivos en el pienso, un buen mezclado debería ser capaz de distribuir el aditivo (trazador) en el pienso a una concentración de 1:10.000 (1:100.000 para premezclas) sin desviarse en más de un 10% de la concentración nominal y con un CV ≤ 7% (recomendaciones IFF y DIL).

Escribe C. Dapoza carlos.dapoza@degussa.com

Nutrición

Digestibilidad del almidón en porcino30-ago-2005 hace 11 años 3 meses 9 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags